martes, 30 de abril de 2013

Garbanzos con espinacas

Hola a tod@s!! ♥

Varias personas nos han pedido que pongamos recetas de legumbres, porque es algo que no se suele ver en los programas de televisión y en los libros de cocina suelen prepararse con recetas bastante complicadas.

Así que para convenceros de que hacer un plato de lentejas, alubias o garbanzos puede ser súper sencillo y agradecido, hoy os muestro cómo preparar unos garbanzos con espinacas al estilo tradicional, pero con un toque moderno, para adaptarlo a la vida-rápida-sin tiempo-para-cocinar-y-cansada que muchos llevamos ;)

Sin más os muestro el resultado, y después ingredientes y forma de preparación:



INGREDIENTES:
- Garbanzos cocidos (de los enlatados o envasados en cristal): 150 g 
- Pimiento rojo y cebolla: 60 g
- Espinacas congeladas: 150 g
- Media cucharada de aceite, sal, pimentón dulce, pimienta y perejil


:) SÓLO 290 CALORÍAS (Ideal para un primer plato en la comida)



ELABORACIÓN:

1. Prepara en la cazuela un sofrito con el aceite bien caliente, la cebolla y el pimiento rojo bien picados. Hazlo a fuego lento para que no se te queme. Y si te gusta, añade una pizca de pimentón dulce para ensalzar el sabor.

2. Añade las espinacas (que podrán inr incluso congeladas, en pocos minutos en la cazuela se deshará el bloque), un poquito de pimienta y perejil. 
Añade también los garbanzos cocidos y mezcla muy bien.

3. Añade agua hasta cubrir (no te pases de agua, es mejor quedarse corto y añadir más después si es necesario) y pon a punto de sal. Tapa la cazuela y deja cocer todos los ingredientes unos 8-10 minutos para que el caldo espese.

Tras 15 minutos máximo tendrás preparado un pedazo de plato tradicional, mediterráneo y sabrosísimo!!! Y como siempre, bajo en calorías ;)


♥ aleaCONSEJO: 
Si temes problemas con los gases, añade durante la preparación un poquito de comino y clavo. Estas especias no aportarán calorías, pero sí sabor y además su efecto carminativo te ayudará con los gases.


DIABETES: qué es, cómo prevenirla y cómo vivir con ella.


¿Qué es la diabetes mellitus?

La diabetes mellitus es una enfermedad del sistema endocrino, que afecta en concreto, al páncreas.

El páncreas tiene, entre sus funciones, la de regular la producción de insulina cuando los niveles de glucosa en sangre aumentan, como cuando ingerimos alimentos. La insulina actúa de tal manera que las células de nuestro cuerpo puedan absorber la glucosa,  fabricar proteínas y ácidos grasos.

Cuando el páncreas no puede producir o utilizar la insulina con normalidad hablamos entonces de diabetes.


Hay dos tipos de diabetes mellitus…

Existen dos tipos principales de diabetes mellitus: tipo I y tipo II.

Las personas que sufren diabetes mellitus tipo I son aquellas cuyo páncreas no produce insulina. Es necesario entonces administrar esa insulina mediante inyecciones regulares.

Las personas que padecen diabetes mellitus tipo II o bien producen cantidades insuficientes de insulina o las células no son capaces de absorber la insulina que producen. Se debe tratar con medicamentos que estimulen la secreción de insulina o, en muchos casos, los síntomas se pueden controlar mediante pautas de dieta y ejercicio.


¿Quién tiene más riesgo de padecer diabetes?

La diabetes tipo I se suele dar con más frecuencia en niños y personas jóvenes, aunque también en personas adultas con antecedentes familiares.

La diabetes tipo II se da en adultos y niños con sobrepeso y obesidad, ya que el aumento de peso puede provocar resistencia a la insulina.
También son grupos de riesgo de sufrir este tipo de diabetes personas de determinadas etnias, como personas asiáticas o indígenas americanos; en personas con antecedentes familiares de diabetes y en mujeres embarazadas (diabetes gestacional).


Cada día afecta a más personas

Se calcula que alrededor de 171 millones de personas sufren diabetes en todo el mundo; y es muy probable que en 2030 el número de personas que la sufren se duplique.

Este aumento está relacionado envejecimiento de la población, la obesidad, las dietas no saludables y el estilo de vida sedentarios.

Además, otro dato importante, relacionado con la economía, es que en muchos países, la diabetes supone un gasto de entre el 5% y el 10% del presupuesto sanitario, y más del 50% de este coste se destina al tratamiento de las complicaciones de la diabetes.




Hábitos saludables y diabetes

Las personas diabéticas pueden llevar una vida normal, sin mayores complicaciones en su día a día, si aplican una serie de pautas relacionadas con la dieta y el estilo de vida saludables.

El diabético debe mantener unos niveles de glucemia lo mas normales posibles mediante el equilibrio entre dieta, insulina y actividad física; individualizando cada uno de estos factores en cada caso personal.

En cuanto a la alimentación, la dieta debe ser equilibrada, variada y suficiente. Se presta  especial atención a los hidratos de carbono. Es importante controlar la glucemia cuando se ingieren, procurando repartir varias raciones a lo largo del día, evitando los azúcares simples (dulces y azúcares), consumiendo más hidratos de carbono complejos, presentes en frutas, legumbres o vegetales.

También hay que tener en cuenta que el riesgo de sufrir determinadas enfermedades cardiovasculares en personas diabéticas es mayor, y por ello hay que controlar la ingesta de grasas.

Además el control del peso corporal es importante. Se ha visto que las personas que sufren diabetes tipo II, al reducir de peso reducen los niveles de glucemia, lípidos y  tensión arterial.

En cuanto al ejercicio, éste debe formar parte del tratamiento del diabético, ya que mejora la sensibilidad a la insulina, ayuda a controlar el peso y a reducir los factores de riesgo cardiovascular. Para ello se tienen que controlar los niveles de glucemia antes y después del ejercicio, incluso se ajustaría la dosificación de la insulina, todo ellos en función de la persona y tipo de ejercicio.


AUTORA Raquel León Larios
Diplomada en Nutrición humana y dietética 
Licenciada en Ciencia y tecnología de los alimentos



BIBLIOGRAFÍA

Direcciones URL:

Informe de la inicitiva conjunta de la Organización Mundial de la Salud y la Federación Internacional de Diabetes.
 ¡Actuemos ya! contra la diabetes.

Libros:
Principios de anatomía y fisiología
Tortora Grabowski

Nutrición y dietoterapia de, Krause
L. Kathleen Mahan
Sylvia Escott- Stump

lunes, 29 de abril de 2013

Pero si hago deporte, ¿por qué no adelgazo ?

Buenas tardes amigos!!

Lo primero que me gustaría transmitir es que ojalá el día tuviera unas cuantas horas más para poder dedicarlas a publicar cosillas interesantes que sé que os hacen la vida más fácil. 
Los Lunes son un día matador porque pasamos la mañana poniendo al día las bandejas de correo electrónico, ultimando los detalles de las  consultas de la semana en la clínica y mil historias más que nosotros denominamos "autonomear" (<-- de ser autónomo jeje!, suelo inventarme palabras...).

Dicho esto, hoy me gustaría hablaros de un tema sobre el que llevo tiempo pensando hacer un post, pero entre unos y otros se me van pasando los días... Hace unas semanas un chico me contó por email en una consulta que a pesar de practicar ejercicio físico intenso en el gimnasio, no conseguía adelgazar.
Seguramente esto os sonará a más de un@, ¿verdad?

Es la situación típica: nos matamos a hacer deporte con el objetivo claro de mejorar nuestra forma y estado físico, pero vemos que la báscula se mantiene casi en la misma cifra a pesar de nuestros súper esfuerzos entrenando.

¿Por qué no adelgazo? -Me preguntaba el chico del email. Buena pregunta sí señor.

Trataré de responderla porque sé de sobra que es una de las más se plantean las personas cuando quieren perder peso y para ello hacen ejercicio.


Para bajar un kilo en la báscula, hace falta quemar 7000 calorías.
Dicho de otra forma: obligando a nuestro cuerpo a utilizar 7000 calorías, conseguiremos perder un kilo de grasa.

¿Y cómo podemos gastar 7000 calorías de nuestras reservas?
De dos formas básicamente:
  • PRIMERA: Haciendo dieta.
  • SEGUNDA: Haciendo ejercicio diario.



Vayamos con la primera parte: HACER DIETA.
En una dieta equilibrada, tenemos que cada día la persona deja de tomar 700 calorías. 
O sea, al cabo de 10 días a dieta, la persona perderá 1 kilo de grasa. 

Bien, para quemar 7000 calorías haciendo deporte, hemos  de practicar una gran cantidad!!!
Voy a dejaros la información extraída de la web "puleva salud", en donde nos muestran cómo calcular las calorías gastadas con distintos ejercicios en función del tiempo que lo practiquemos y de nuestro peso:

Deporte (Cal x Kg x min)
Correr suave (a 5,5 Km/h)
Correr moderado (a 7,5 Km/h)
Correr intenso (a 9 Km/h)
Saltar a la cuerda
Jugar a:
............. Petanca
............. Bolos
............. Billar
............. Golf
............. Ping-pong
............. Baloncesto
............. Balón volea
............. Fútbol
............. Tenis
............. Squash
Alpinismo
Judo y Karate
Esquí moderado
Esquí intenso
Hacer montañismo
Natación:
............. Libre
............. Mariposa
............. Braza de espalda 30 m/min
............. Pecho 27 m/min
............. Crawl 40 m/min
Baile:
............. Moderno moderado
............. Moderno vigoroso
............. Vals
............. Rumba
............. Ballet clásico
Montar a caballo
Conducir bicicletas a 14 Km/h
Conducir motos
Conducir coches
0,100
0,200
0,300
0,175

0,052
0,098
0,026
0,079
0,057
0,140
0,120
0,137
0,101
0,152
0,140
0,185
0,142
0,235
0.147

0,085
0,200
0,100
0,106
0,128

0,061
0,083
0,075
0,101
0,110
0,107
0,100
0,053
0,043

Tomemos como ejemplo, a una chica de 75 kilos, que practica 3 veces por semana natación.
Para calcular el gasto energético cada vez que va a la piscina, deberemos multiplicar las calorías de la actividad en cuestión, por el peso de la chica y por los minutos que la practique.
0.085 calorías x 75 kg x 30 minutos = 191 calorías.

Como va tres veces a la semana: 191 x 3 = 573 calorías a la semana.

O sea, una chica que vaya 3 días a la semana a nadar a la piscina, tardará en perder un kilo 12 semanas!!! En esas 12 semanas habrá consumido las 7000 calorías necesarias para perder el kilo.
Por eso, al tratarse de tanto tiempo, parece que la báscula no evoluciona.


Sin embargo si esa misma chica, además de practicar deporte, está siguiendo una dieta equilibrada baja en calorías, conseguirá mejores resultados en menos tiempo.


Para conseguir un peso adecuado, en un intervalo de tiempo óptimo, lo mejor es hacer una dieta equilibrada mediterránea y complementarla con ejercicio físico para seguir en forma, no perder músculo y sentirnos plenos anímicamente. 

No dejes de calcular tu gasto enmergético si hacer deporte, te sorprenderá seguro!! 



♥♥ Recuerda que nosotros podemos ayudarte a seguir una dieta equilibrada!! 
Si no sabes cómo, pregúntanos :)









viernes, 26 de abril de 2013

Comer o cenar en Burger King estando a dieta :)

Muy buenos días amig@s!

Hace una semana  os conté qué comer o cenar el McDonald's cuando un@ está a dieta o simplemente cuando un@ quiere cuidarse.
Pues hoy os hablaré de las posibilidades que nos brinda otra hamburguesería típica, el Burger King. Hay muchas personas que prefieren este local antes que el McDonald's, así que no podíamos dejar de hablar de él :)

Ahora voy a repetirme! Pero es que si esta es la primera vez que alguien nos lee, me gustaría que sepa de dónde salen los datos y el por qué de las cosas. 
Digo que voy a repetirme porque voy a resumir cómo hice en el otro artículo, el tema de las calorías en la comida y en la cena.

Si tomamos como ejemplo una dieta de 1500 calorías, observaremos que la mayor cantidad de esas calorías se reparte en la comida y la cena. Concretamente tenemos que: 

  • Calorías COMIDA (en dieta de 1500 Kcal) --> 35% = 525 Kcal
  • Calorías CENA (en dieta de 1500 Kcal) --> 23% = 345 Kcal
Así conociendo esto podemos buscar opciones que se adapten a esas calorías tanto en la comida como en la cena.
Antes de empezar quería comentaros que me he quedado sorprendida al revisar las calorías de sus productos. En general, aportan bastante más que los de McDonald's, aunque acaban de poner en marcha no hace mucho unos cuantos productos denominados "Delight" que son mucho más ligeros.



En el otro artículo evité incluir fritos, pero como varias personas me lo pidieron, en esta ocasión os muestro opciones con palitos de pollo crujiente y patatas fritas :) Así todo el mundo podrá elegir lo que le gusta sin saltarse la dieta.

Un punto importantísimo, y en el que hacemos mucho hincapié en la consulta, es el tema de los aliños de la ensalada.
Os dejo los datos para que flipéis un rato:
  • Vinagre de Jerez: 1.3 Kcal (entre eso y nada, casi no hay diferencia! Esta sería la mejor opción, un chorrito de vinagre y listo).
  • Aliño Italiano: 37.5 Kcal (está muy bien también, os recomiendo este para las ensaladas grandes, le dará mucho sabor y textura sin subir las calorías demasiado).
  • Aliño Francés: 155 Kcal (con este ya nos pasamos bastante, así que mejor, lo dejamos de lado)
  • Aceite de oliva: 380 Kcal (Qué decir!! Tiene más calorías que la propia ensalada!!! Desde luego, como nos vamos a pasar en grasas, mejor dejamos el aceite de oliva para otro día, y optamos por algo más ligero como el aliño Italiano o el vinagre de Jerez).
Y ahora sí, vamos con las mejores opciones del Burger si estás a dieta o quieres cuidarte:


PARA COMER:


Opción 1:  540 Kcal

Whopper Junior 350 Kcal

Patatas fritas pequeñas 190 Kcal

+ Refresco Light/Zero/Agua (0 calorías)  



Opción 2:  552.3 Kcal

Crispy Chicken 510 Kcal

  + Refresco Light/Zero/Agua (0 calorías)  

  + Ensalada Delight (41 Kcal) con vinagre de Jerez (1.3 Kcal)









Opción 3: 508.5 Kcal


Ensalada Delight con pollo crujiente 281 Kcal
Patatas fritas pequeñas 190 Kcal




+ Refresco Light/Zero/Agua (0 calorías)

+ Aliño Italiano (37.5)







PARA CENAR:




Opción 1:  392.3 Kcal

Whopper Junior 350 Kcal


+ Refresco Light/Zero/Agua (0 calorías)  

+ Ensalada Delight (41 Kcal) con vinagre de Jerez (1.3 Kcal)




Opción 2: 326 Kcal 

Ensalada Delight con pollo al a parrilla 136 Kcal

+ Refresco Light/Zero/Agua (0 calorías) +

Pequeñas 190 Kcal


 Opción 3: 322.3 Kcal

Chicken Fries 280 Kcal


 + Refresco Light/Zero/Agua (0 calorías)  

 + Ensalada Delight (41 Kcal) con vinagre de Jerez (1.3 Kcal)











En la web de Burger King  podéis ver la composición nutricional de cada producto. Así además podréis revisar las calorías y hacer vuestros propios menús "saludables" :)

La semana que viene plantearé las opciones de otro tipo de restaurante. ¡¡Se aceptan ideas!!


Un abrazo grande, espero que esto os ayude en el día a día :)

jueves, 25 de abril de 2013

Soltando el lastre de antiguas dietas y otros "peros"


AUTOR Rubén Pérez Elvira
Psicólogo



Los seres humanos somos perfectos anclándonos en el pasado. 
Algo debe haber de excepcional para que esto ocurra porque lo cierto es que lo hace en todos los ámbitos de nuestra vida. 
Quizás sea la seguridad de lo cierto, ante lo incierto del futuro, y es que desde luego el homo sapiens no está diseñado para ser tolerante con la incertidumbre.

Cuantas veces hemos aconsejado a algún amig@ sobre “olvidar un desengaño amoroso”, o le hemos animado a “pasar página por alguna vieja disputa”, o le hemos “insistido para que venga con nosotros a una cena de amigos prometiéndole que no sería como aquella última vez…”.

La forma en que el ser humano se enfrenta a su realidad está mediada por su interacción con el mundo, el futuro y el propio yo. De esta tríada, llamada tríada de Beck, parten, quizás, todos los filtros con los que cada uno de nosotros percibe la realidad y a través de los cuales organizamos nuestra actuación sobre ella.

En esta entrada nos centraremos en parte en el yo de la tríada de Beck.

A lo largo de nuestra historia vamos acumulando experiencia, experiencia de todo tipo, que no tiene porqué ser ni mejor ni peor, es tan sólo la nuestra. Pero poco a poco, esta experiencia nuestra nos va dando la base para interpretar la realidad que nos rodea y lo que nosotros haremos en ese medio, en esa realidad. Así, no significa lo mismo la palabra “mar” para una persona de Ribadesella (o cualquier otro pueblo costero) que para alguien de Guijuelo (o cualquier otro pueblo del interior). Las vivencias que cada uno de los habitantes de uno y otro pueblo han tenido referidas al mar son, con toda probabilidad,  muy diferentes, y de este modo la misma palabra evocará recuerdos bien distintos.

Pero bajemos a un nivel más cotidiano. Cualquiera de nosotros que haya ido una vez a la ópera y no le haya gustado, que haya ido por segunda vez con el mismo resultado, e incluso haya acudido por tercera vez sin diferencias en el resultado pensará que es algo poco divertido y no volverá, y sin embargo mucha otra gente disfruta de la ópera. Puede que en el primer caso se trate de alguien que ha tenido tan mala suerte que a las tres sesiones de ópera que acudió resultaron ser representaciones de óperas menos divertidas, más serias o más “duras”, casualidad o no esto habrá configurado sus conductas futuras relativas a la ópera. Esta persona habría establecido un filtro, sí, un filtro porque sólo deja pasar parte de lo que seguramente sea la ópera, y es a través de ese filtro por el que percibe la ópera como algo aburrido, y  desde esa percepción que ha generado programa su conducta en relación a la ópera (no volver nunca más)… Que experiencias tan distintas habrán tenido las personas del segundo caso, los amantes de la ópera, ¿verdad?.

Un motivo muy bueno, buenísimo, para no someternos a una intervención dietética es de hecho haber tenido ya experiencia con muchas dietas. Esto es lo mejor para aprender a no hacer dieta…haberla hecho muchas veces. Parece paradójico ¿no?, que el tener mucha experiencia con dietas nos haga más difícil hacerlas.

Claro, llegado cierto punto y tras mucho esfuerzo y poco rendimiento ya hemos aprendido que hacer dieta es pan para hoy y hambre para mañana, aunque a lo que estamos acostumbrados con las dietas es más bien a lo contrario: hambre para hoy y pan para mañana. De esta forma, nuestro filtro sólo deja pasar información del tipo “perderé peso ahora pero ya lo cogeré más adelante”.


Es este un lastre tremendo a la hora de aligerar nuestro peso: tener bien aprendido que la dieta es igual a esfuerzo pero no siempre a rendimiento.

Nuestro propio yo se ve atado a otros pesos que ralentizarán o pararán nuestro avance hacia la consecución de nuestros objetivos, en este caso nuestro peso ideal.

Todos tenemos un concepto de nosotros mismos que hemos ido creando a partir de la experiencia y de nuestra relación con nuestro medio. Este concepto se compone de lo que somos y percibimos que somos, y de lo que querríamos ser (y es cuando hay mucha distancia percibida entre ambos –lo que somos y lo que nos gustaría- cuando decimos que la autoestima no está en su sitio). Este concepto en ocasiones se forma de un modo espiral: “como hago esto soy esto….y….como soy esto hago esto”. Nos catalogamos nosotros mismos por nuestro comportamiento y puesto que tenemos un comportamiento nos catalogamos nosotros mismos, cerrando así una espiral que hace que no sepamos muy bien donde empieza lo que somos y donde termina lo que hacemos.


Con un ejemplo será más claro:
“Carlos acudió una tarde a su dietista, pensando en que debía hacer algo para comenzar a controlar su peso. Cuando realizaron la entrevista inicial, entre otras, cosas su dietista se interesó por sus hábitos de alimentación y deporte encontrando respuestas como:

-Nunca he hecho deporte.
-Anda, y por qué?
-Porque yo soy así.
-Cómo, cómo eres?
-Soy poco activo, siempre lo he sido, es mi forma de ser.
-Y por qué crees que has sido siempre poco activo?
-Pues porque no hago nada de deporte.”

Parece una conversación muy tonta pero podría ser real. Cuando le pregunta por qué no hace deporte responde que porque no es activo, y cuando pregunta que por qué no es activo responde que porque no hace deporte. Es decir, lo que es pregunta pasa a ser respuesta y viceversa. En este caso Carlos se habría autocatalogado (colocado una etiqueta) por su conducta para más tarde explicar su conducta por su etiqueta, o viceversa.


Las catalogaciones que hacemos de nosotros mismos y que pertenecen a ese concepto que tenemos de nuestro yo tienden a mantenerse muy estables por muchas razones, pero yo resaltaría un para de ellas:




1)      Si nosotros estamos catalogados y tenemos catalogados a los demás ya no tendremos que luchar con la incertidumbre, que como decíamos es poco tolerada por el ser humano. Ya sabemos lo que somos y lo que tenemos delante. Tensión eliminada.
2)      En muchas ocasiones nos ayudan a evitar o facilitar cosas. “Como yo soy así y los demás lo saben pues no tendré que hacer esto o lo otro; o como yo soy así alguien hará esto por mí”. “Como soy muy nervioso y mis compañeros de clase lo saben, ya harán ellos la presentación del trabajo por mí, porque si no todos tendremos mala nota”.

Con respecto a la dieta nos puede aparecer varias etiquetas sobre nosotros mismos que no nos favorecen para nada, como: “yo soy gordito” (¿no sería mejor “yo estoy gordito”?, “soy muy poco activo”, “soy indisciplinado para seguir una dieta”, “soy comilón”, “soy poco constante”, etc.

Para cada una de estas etiquetas que hemos puesto como ejemplo podríamos encontrar encrucijadas del tipo:

-Soy poco constante
-¿Por qué?
-Porque nunca termino nada de lo que empiezo.
-Y por qué haces eso, ¿por qué nunca terminas lo que empiezas?
-Porque no soy constante.

Ahí está servida la pescadilla que se muerde la cola.



¿Y qué podemos hacer?

1)      En primer lugar, tenemos que localizar las etiquetas que tenemos sobre nosotros mismos: vamos a repasar todas estas excusas que ponemos a la hora de explicarnos a nosotros mismos y explicar a los demás por qué no conseguimos hacer las dietas. A través de estas excusas podremos llegar al tipo de etiqueta que nos hemos (o nos han) colocado.
2)      Vamos a centrarnos en cada una de las etiquetas por separado, una por una.
a.       Por ejemplo “soy poco activo”. Podemos probar a salir una tarde a hacer un poco de deporte, si lo hacemos significará que no somos inactivos sino que estamos inactivos, que preferimos no hacer deporte pero que si lo proponemos, como cualquier cosa, podremos hacerlo.
b.      Podemos cambiar nuestro lenguaje, esto puede cambiar nuestra actitud: Cambiaremos el “soy poco activo” por el “era poco activo”.
c.       Podemos estar muy atentos a las excepciones a la etiqueta, así cuando nos descubramos haciendo algo contrario a la inactividad (por seguir el ejemplo) podremos tener algunas evidencias para combatir nuestra etiqueta. Esto deberíamos hacerlo de una manera muy activa, estar muy pendientes de “pillarnos” en esa excepción.
d.      Decide lanzando una moneda ser o no lo que dice tu etiqueta. Por ejemplo, lanza el próximo lunes la moneda. Si sale cara serás lo que dice la etiqueta, si sale cruz harás lo contrario. De esta forma descubrirás lo arbitrario que puede ser el valor de la etiqueta, puesto que si es algo tan voluble que puede ser modificado a placer pues entonces no será algo tan constitutivo de nosotros mismos como algo meramente accidental.
e.       Busca qué cosas evitas hacer gracias a cada una de tus etiquetas, y que cosas consigues gracias a las mismas. Una vez las tengas localizadas haz justo lo contrario. Si el ser olvidadizo hace que tu mujer sea siempre quien haga la compra tu etiqueta “olvidadizo” tenderá a acompañarte siempre. Proponte de vez en cuando ser tu quien hace la compra, de esta forma “ser olvidadizo” dejará de tener recompensa y dejará de tener fuerza para mantenerse como etiqueta en tu concepto de ti mismo.


Hay una infinidad más de cosas que se pueden hacer para ir eliminando nuestras etiquetas, las negativas claro.

Comienza a quitarte este peso y a tu dietista le costará poco trabajo hacer que la báscula deje de tratarte de usted y empiece a tutearte ;)


miércoles, 24 de abril de 2013

Salmón a la piña

Hola amigos!!

Llevamos unos días de no parar... Ayer aunque tuvimos el día libre, tampoco paramos de hacer cosas: aprovechamos para poner al día un montón de asuntos!
Seguro que esta historia os suena a la mayoría ¿verdad?

Hay un dicho que dice "en casa del herrero, cuchillo de palo". Pues tratamos de no aplicarnos ese cuento, y a pesar de no tener mucho tiempo, intentamos cada semana organizar nuestras comidas y cenas para estar bien alimentados.
Hoy os muestro una sencilla receta, pero de lo más sabrosa y fácil de elaborar. Es ideal para esos días en lo que vamos con poco tiempo. Se trata de un salmón a la piña, con un toque de pimienta irresistible... Muchos conoceréis esta receta ¿verdad? Suele salir en nuestras dietas, porque es una de vuestras fovoritas!

Sin más, ahí va la forma de preparar un plato tan delicioso en sólo 2 pasos:




INGREDIENTES:
- Filetes de salmón: 90 g
- Piña en su jugo: 3 rodajas
- Media cucharada de aceite
- Medio diente de ajo
- Sal y pimienta

:) SÓLO 320 CALORÍAS (Ideal para una cena o bien como segundo palto de una comida ligera.)


ELABORACIÓN:


1. Retira la piel del salmón con un cuchillo y échalo a la sartén cuando el aceite esté muy caliente. Añade el ajo picado.

2. Puedes partir las rodajas de piña en pedacitos o bien dejarlas enteras. En cualquier caso, el truco de esta receta está en el jugo de la piña: Cuando el salmón esté súper dorado, echa pimienta, sal, los trocitos de piña y por último su jugo. Sube el fuego a tope, y deja que la salsa espese... 

** Devorarás este salmón y su salsa, hasta la última gota. Palabra.


lunes, 22 de abril de 2013

Ñoquis en salsa de la huerta

¡¡Buenos días!!

Hace algunos días os lo adelantaba: quería hablaros de la comida precocinada
Es algo de lo que a veces todos tiramos si no tenemos tiempo o ganas de cocinar.  En este caso os voy a hablar de los ñoquis precocinados. Otro día hablaré de las sopas de sobre.


¿Que no sabes qué son los ñoquis? Pues ahora mismo te lo cuento: es un plato típico italiano; son unas bolitas de masa que se cuecen súper rápido. Algunos los preparan con patata otros con sémola de trigo.

En este caso en vez de daros la receta, os planteo la opción de comprarlos directamente hechos en el súper. 
Voy a explicaros cuántas calorías tienen  y cómo preparalos de forma ligera para darnos un gustazo culinario sin estropear nuestra dieta :)






Compré estos de la marca Giovanni Rana.
Podéis encontrarlos en la sección de frío del súper (junto a tortillas de patata precocinacas, pizzas de frigorífico...etc.).
El contenido en calorías no está mal a pesar de  contener mantequilla.
<--Aquí os dejo la info nutricional resumida: 135 calorías por 100 gramos.

En verdad no es mucho, pero lo cierto es que nadie se conformará con una ración de 100 gramos de ñoquis con tomate frito ¿verdad? 

De hecho en la bolsita que vienen 500 gramos, indican que es para dos raciones
Una ración de 250 gramos aportaría casi 300 calorías. 
Súmale la salsa y el segundo plato... Al final nos pasaríamos seguro!!


Voy a mostraros cómo hacer de esa bolsa de dos raciones, CUATRO mucho más saludables y ligeras.


ÑOQUIS EN SALSA DE LA HUERTA

INGREDIENTES para 4 personas:
- 1 bolsa de ñoquis de 500 g
- Calabacín 300 g
- Puerro: 100 g
- Pimiento rojo y cebolla: 100 g
- Tomate para salsa: 200 g
- Aceite: 2 cucharadas soperas

:) 215 calorías por ración (ideal para un primer plato de la comida)


ELABORACIÓN:


1. Parte el pimiento y la cebolla en cuadraditos y ponlos a dorar en una sartén. 

2. Añade el calabacín troceado con la piel y echa también el tomate, en este caso, sin piel.

3. Pon a punto de sal y deja hacer unos 6-7 minutos. (Tiempo en que podrás poner la mesa o preparar el segundo plato).

4. Cuece los ñoquis en agua salada: en 2 minutos estarán listos. Lo sabrás porque flotarán en la parte de arriba de la cazuela.

5. Escurre los ñoquis y añádelos a la sartén. Muévelos con cuidado para no romperlos y a disfrutar sin remordimientos!!! 





viernes, 19 de abril de 2013

¿SABES CÓMO PUEDES HACER DIETA CON NOSOTROS DESDE TU CASA?

Te lo explicamos en menos de un minuto con este vídeo recién salido del horno ;)






Qué comer o cenar en McDonald's estando a dieta ;)

Comida rápida: a algunos les encanta, a otros ni fu ni fa y otros casi la aborrecen.
Sin embargo casi en todas las ciudades podemos encontrarnos con un local tipo McDonald's o Burger King y a veces es imposible evitar ir: bien porque te apetezca, porque te resulte lo más fácil si te quedas a comer un día fuera de casa o porque tus amigos y familia se empeñen.

Parece que ese tipo de comida resulta incompatible con la dieta, pero de forma puntual os mostraré cómo podéis hacer para que os afecte lo menos posible :)


Primero vamos a recordar algo fundamental.
De toda la energía que tomamos en un día, los mayores porcentajes se reparten en la comida y en la cena.
Concretamente, y tomando como ejemplo, una dieta de 1500 calorías voy a mostraros cuántas van a parar a la hora de comer y cuántas a la hora de cenar:

Calorías COMIDA (en dieta de 1500Kcal) --> 35% = 525 Kcal
Calorías CENA (en dieta de 1500Kcal) --> 23% = 345 Kcal

Ahora, ya sabemos que en una dieta de 1500 calorías para comer podemos tomar hasta 525 calorías, y para cenar podemos tomar hasta 345 calorías :)


Haré un repaso por los principales productos de McDonald's para que podáis ir sin miedo incluso estando a dieta :) 
En el mostrador del restaurante podéis optar por un montón de posibilidades pero me centraré en lo más típico para no hacer el post más largo del mundo.
No obstante al final, os dejaré la dirección web para que ya sabiendo estos datos, podáis revisar cualquier opción que os apetezca más.





PARA COMER:


Opción 1:  MENÚ CON BIGMAC TOTAL: 565 Kcal
Big Mac (510 Kcal)

                 




+ Ensalada de la huerta (30 Kcal) con salsa vinagreta (25 Kcal)

+ Refresco Light/Zero/Agua (0 calorías)


                                               




Opción 2: MENÚ CON ENSALADA CÉSAR TOTAL: 370 Kcal
Ensalada César con pollo crujiente (315 Kcal)



  + Salsa césar: 55 calorías

  + Refresco Light/Zero/Agua (0 calorías)






Opción 3: MENÚ CON CHEESE BURGER TOTAL 390 Kcal

Fresh Cheese Burger (335 Kcal)



 + Ensalada de la huerta (30 Kcal) con salsa vinagreta (25 Kcal)

 + Refresco Light/Zero/Agua (0 calorías)                                      






PARA CENAR:


Opción 1: MENÚ HAMBURGUESA SIN QUESO TOTAL:  310 Kcal
Hamburguesa sin queso (255 Kcal)





+ Ensalada de la huerta (30 Kcal) con salsa vinagreta (25 Kcal)

 + Refresco Light/Zero/Agua (0 calorías)                                      





Opción 2:  MENÚ MCNUGGUETS TOTAL:  325 Kcal
McNuggets (270 Kcal)



+ Ensalada de la huerta (30 Kcal) con salsa vinagreta (25 Kcal)

 + Refresco Light/Zero/Agua (0 calorías)






Opción 3:  MENÚ ENSALADA MEDITERRÁNEA TOTAL:  235 Kcal
Ensalada Mediterránea (210 Kcal)



+ Salsa vinagreta (25 Kcal)

Refresco Light/Zero/Agua (0 calorías)








TRUQUITO PARA EL POSTRE:

De verdad asusta la cantidad de calorías que aporta cualquier helado tipo McFlurry (de media unas 400 calorías!!!!!!!!!!!!!!): aporta más que muchas de las hamburguesas... Pero si apetece tomar algo de postre, una opción sería elegir la opción más ligera en la comida o la cena y tomar un cono helado (sin choco) que tiene 155 calorías. 
A mi personalmente no me compensa! Prefiero comer un poco mejor y más completo y pasar del cono de helado.
Una opción muuuuucho más saludable sería la bolsita de uvas limpias o manzana que ofrecen. (40 y 50 calorías respectivamente).



Bien amig@s espero haberos aclarado un poquito las distintas opciones que tenéis si toca ir a comer o cenar al McDonald's. 
Como os dije al principio os dejo una web de McDonald's habilitada para revisar calorías e ingredientes.

Un saludo y feliz fin de semana!!!!!