jueves, 17 de diciembre de 2015

Nos mudamos...

Queridos amigos, 

hoy en lugar de receta tenemos una pequeña despedida :) Este es el último post y el último día en que trabajamos en nuestro despacho de siempre. 


Hace algo más de nueve años, una calurosa tarde de Julio, de esas en las que las piedras de Salamanca desprenden tanto calor que casi parecen una fogata medio encendida, prendió una chispa en nuestras cabezas (me refiero a la de Roberto y a la mía). 


Una chispa que en pocas horas se hizo tan potente que supimos que ese era nuestro camino: crear una clínica de nutrición y dietética en nuestra ciudad. 

Cuando comentamos la idea entre nuestros amigos y familiares, la mayoría de ellos pensó que estábamos un poco locos. ¿Emprender un negocio en pleno ascenso de la crisis mundial? ¿Con los estudios recién terminados? ¿Y si no funciona? ¿Y si no lo hacéis bien? ¿Y si...? 
Pero ¿sabéis qué? Nuestra ilusión, nuestras ganas de trabajar codo con codo y el convencimiento de que haríamos las cosas de forma precisa, cuidadosa y eficaz, fueron acicates suficientes como para que en unos pocos meses pusiéramos todo en marcha.

Encontramos el sitio más bonito y céntrico con el podíamos soñar. Salamanca es una ciudad vieja pero tuvimos la suerte de estrenar un edificio en pleno centro y además lo hicimos con la casera más buena del mundo (no exageramos).
Trabajamos muy, muy, muy duro para darnos a conocer. Nuestra ciudad es tradicional y como empresario es difícil abrirse camino porque los salmantinos prefieren la experiencia a la novedad. Pero con esfuerzo la voz empezó a correrse y en pocos meses vinieron a nuestra clínica personas de todos los rincones de la provincia. Nos convertimos en "los chicos de la calle Azafranal". 
Y muy poquito tiempo después, gracias precisamente a esas personas que nos recomendaban, surgió la necesidad de llegar a más lugares, porque muchas personas nos llamaban desde otras ciudades preguntándonos si éramos franquicia y si teníamos alguna clínica en su ciudad. Como no era el caso pusimos en marcha la maquinaria para llegar hasta los interesados gracias a internet. Así nació aleaDIETS :) 



Otro sueño hecho realidad fue la publicación de nuestro libro. Para ello contamos con otros dos profesionales (porque cuatro cerebros piensan más que dos) y con la editorial más potente del mercado español, Planeta. Y llegamos a más periódicos, cadenas de radio, revistas e incluso televisión. 

Hoy tenemos mi despacho invadido por cajas para la mudanza. Esta tarde comenzaremos a empaquetarlo todo para, dentro de unos días, darle un nuevo hogar en otro rincón de la ciudad. 
Entre medias han quedado muchísimos días de esfuerzo, de emociones, de ilusión, de cansancio, de satisfacción... Estas paredes que nos han arropado son testigos de ello. Nos han visto crecer como personas y como profesionales. Deseo que si pudieran hablar os contaran que salimos de aquí siendo mejores :) Aunque gracias a vosotros, a todas las personas que hemos conocido y que nos han enseñado a hacer las cosas mejor, no lo dudo.


El día 11 de enero iniciamos una nueva etapa en un espacio de trabajo más grande, moderno y cómodo. Tenemos más luz, vemos más cielo y más plantas. Y seguimos estando en pleno centro de la ciudad. Os esperamos allí con la misma ilusión del primer día (aunque sinceramente creo que tenemos más...). 

Gracias a todos por todos estos años, por todo el aprendizaje, por todas las alegrías que hemos vivido juntos. 


Para todos aquellos que podáis acercaros, 
os esperamos en la Plaza de Gabriel y Galán, nº1 de Salamanca. 

Feliz Navidad :) 


martes, 15 de diciembre de 2015

Que la Navidad no te fastidie la dieta

¡Buenos días, amigos! 

Si estáis leyendo esto es que vuestro peso y vuestra salud os importa y puede que os preocupe un poco (o un mucho) las fechas que se avecinan.
La Navidad tiene días de comilonas, de fiestas, de copas y pinchos, de dulces dulcísimos y de cocinar poco y comer de sobras... Todas estas cosas parecen casi incompatibles con seguir una alimentación equilibrada y ligera, pero por algo hemos dicho "casi". 



Y es que no es imposible en absoluto. Si uno tiene en cuenta cuatro trucos de nada conseguirá pasar por estas fechas como por cualquier otro mes. 

Vamos por lo fácil, por la base del cotarro.

Navidad a dieta

Sí, repasa qué tienes que comer y cenar durante las próximas semanas y elabora una lista con todos los alimentos que necesitarás. 
En nuestras dietas y en nuestro libro detallamos el planin de comidas y cenas de cada semana, pero si no es tu caso, elabora tu propio plan. Hace unas semanas te contábamos cómo hacer un plan saludable de comidas, puedes verlo aquí

Llena tu frutero de fruta, será el mejor postre. Y llena de tu despensa y tu nevera de hortalizas y verduras, recuerda que deben ocupar la mitad de tus recetas.

Cuando vayas al super no compres (o compra poca cantidad) de dulces típicos o alimentos que te tienten. Esos dulces son bombas de grasa y azúcar y cuantos menos tomemos mejor para nuestra salud. Así que dosifica las veces y la ración que tomes. 



Navidad a dieta

Sabemos que con el frío apetece poquísimo beber agua, pero es muy, muy, muy importante que no dejes de beber entre 1.5 y 2 litros diarios. 
Empieza la jornada con un vaso en ayunas, te ayudará a ir mejor al baño.
Ten a mano una botellita de agua y oblígate a terminarla.

Mucho ojo con el alcohol. Estas fechas son dadas a brindar por cualquier motivo, eso es genial, pero recuerda que el alcohol engorda casi tanto como las grasas y que si deseas cuidarte es mejor que consumas muy poquito o nada. 



Navidad a dieta

Sí, cada día. Y nunca dejes de hacerlo cuando tengas una comida o cena especial. No "pre-compenses". 
Si meriendas tarde, a eso de las 19:30 por ejemplo, conseguirás llegar a la cena con el estómago muy tranquilo (y la mente sin ansia alguna) y podrás cenar más ligero porque tu cabeza tomará mejores decisiones que si llegas con un hambre atroz. 



Navidad a dieta

Aha, observa y pregunta cuál será el menú de esa comida o cena especial si no es tu casa. 
Saberlo de antemano te ayudará a planificar tus elecciones. Si hay cinco recetas distintas sabrás que puedes comer un poquito de cada una. 
Si solo hay dos platos, sabrás que las raciones de cada uno deberán ser un poco mayores. 
Intenta tomar la misma cantidad (visualmente) que la que tomas en tu recetas diarias. 

Siempre podrás tomar lo mismo que los demás, pero en menor cantidad :) No hay alimentos prohibidos, pero sí algunos de que los debemos tomar más o menos cantidad. 



jueves, 10 de diciembre de 2015

Hamburguesa sorprendente

¡Muy buenos días, amigos! 

Para ir despidiendo el año os traemos una receta de esas resultonas, tan fácil y tan rica que os preguntaréis cómo no la habíais hecho antes.

Ahí donde la veis la "carne" de la hamburguesa es totalmente vegetal. Tengo un sobrino la mar de "salao" que desde hace tiempo optó por una alimentación vegana (esto es, sin tomar ningún alimento de origen animal). Gracias a él (y a muchos de nuestros pacientes que son vegetarianos o veganos) hemos descubierto una variedad de alimentos sanos, equilibrados que le dan a nuestra alimentación diaria un puntito de alegría y sabor extra. 

Por eso hoy queremos compartir con vosotros esta idea de hamburguesa. Desde que la probamos en casa no hemos vuelto a comprar hamburguesas hechas porque esta está realmente mejor, más rica, más sabrosa, más ligera, más sana. 


Este filete de hamburguesa lo compramos ya preparado en el supermercado ALDI. Estas tiendas tienen una variedad de productos vegetales y ecológicos que cada día crece y mejora. Estas burguers han sido todo un descubrimiento, os doy mi palabra de que si las probáis, repetiréis. 

Vamos con la receta:

Cada hamburguesa tiene 380 calorías.
Sería ideal para CENAR 
(y también para comer si la acompañamos con una ensalada mixta de verduras).


INGREDIENTES 
- Pan de hamburguesa pequeño. (Nosotros optamos por unos panecillos al horno de "Bimbo", cada uno solo tiene 100 calorías y contiene menos de la mitad de grasas saturadas y azúcares que los panes de hamburguesa tradicionales).
- 1 filete de tofu de hamburguesa (Nosotros compramos el de la marca GutBio de ALDI, pero podría servir cualquier otro. La media de calorías ronda las 180 por unidad).
- 1 loncha de queso desnatado
- 1 rodaja de tomate con un poquito de sal
- unas hojas de lechuga o similar
- 1 cucharada de postre de mayonesa baja en calorías
1 cucharada de postre de ketchup bajo en calorías

ELABORACIÓN
1. Parte el pan por la mitad y tuéstalo en la tostadora.
2. Entre medias prepara el filete en una sartén antiadherente sin añadir aceite.
3. En un plato por la base del pan y coloca los ingredientes así: queso, lechuga, tomate, hamburguesa, ketchup y mayonesa.

* Para darle un toque espectacular, toma el pan superior y ponlo en la sartén unos segundos (con el fuego ya quitado). Échale por encima unas gota de agua con la mano y tapa la sartén. Tras diez/quince segundos quedará brillante, crujiente y calentito. Tapa la hamburguesa con el pan y sirve tal cual... 





Si quieres más recetas ricas y ligeras puedes encontrarlas en nuestro libro :) 

La dieta ALEA segunda edición

jueves, 3 de diciembre de 2015

Rollitos de primavera light con salsa agridulce casera

¡Hola amigos! 
Hoy os proponemos una receta increíble... Surgió una tarde en la que a unos cuantos de ALEA se nos antojó unos rollitos de primavera. Pero sabiendo que la mayoría de los que se compran hechos contienen "vete tú a saber qué" y encima son super grasos nos pusimos a pensar cómo podríamos hacer una VERSION CASERA, light y riquísima de ese plato típico. 

El resultado es el que veis. Y os aseguro que cuando los probéis no querréis comprarlos fuera nunca más porque estos están realmente ricos y se cocinan super rápido. 
¡Vamos allá!

rollitos de primavera, salsa agridulce casera

Cada ración de 3 rollitos 573 tiene calorías. 
Sería ideal para COMER.
(Si los prefieres para cenar bastaría con dos rollitos hechos con el mismo relleno.)





INGREDIENTES 

Para los rollitos:
- 3 pliegos de pasta brick
- 300 g de repollo
- 60 g de cebolla
- 120 g de zanahoria
- 1 cucharada de postre de aceite de oliva virgen extra
- 100 g de pechuga de pollo o bien 75 g de filete vegetal (nosotros usamos un escalope de tofu comprado en Aldi)
- Salsa de soja (la de Heinz es muy suave) y pimienta negra
* 1 huevo batido

Para la salsa agridulce:
- 2 cucharadas soperas de vinagre de manzana
- 2 cucharadas de postre de azúcar
- 1 cucharada sopera de ketchup
- 1 cucharada de postre de aceite de oliva virgen extra
- 1 pizca de sal y pimienta negra molida
- 3 cucharadas soperas de agua


ELABORACIÓN
1. Enciende el horno y pon el grill a calentar. Entre tanto parte la cebolla en tiras finitas y póchalas en la sartén con el aceite.
2. Cuando esté dorada añade la zanahoria rallada y el repollo picado en tiras también. Añade una pizca de sal y pimienta.
3. Pasados 3 minutos añade el pollo o el filete vegetal troceado y deja que se haga unos minutos.
4. Cuando la mezcla esté lista añade un chorrito de salsa de soja y mezcla bien.

Ahora es el turno de rellenar los rollitos. 
1. Toma uno de los pliegos de pasta brick y sitúa en el centro una tercera parte de la mezcla de la sartén. 
2. Enrolla el rollito por cada parte (como preparando un paquete) y repite la operación otras dos veces.
3. Sitúa los rollitos en una fuente de horno y píntalos con el huevo batido.
4. Mételos en el grill unos minutos y sácalos cuando los veas dorados.

En lo que se doran puedes ir preparando la salsa agridulce, ¡te chuparás los dedos! 
1. En una sartén pequeña añade todos los ingredientes de la salsa y lleva a ebullición. Mueve a menudo.
2. Debes tenerlo a fuego medio unos 5 minutos (más o menos el tiempo en que se doran los rollitos), se irá espesando y tendrá esa textura característica de la salsa agridulce de toda la vida.

Para terminar, sirve los rollitos regados con esta salsa y ¡disfruta con todos los sentidos! 


rollitos de primavera, salsa agridulce casera




Si quieres más recetas ricas y ligeras puedes encontrarlas en nuestro libro :) 

La dieta ALEA segunda edición

martes, 1 de diciembre de 2015

Mitos de otoño (2/2)

Siguiendo con la tanda "tirar mitos alimentarios a la basura", hoy hablamos de cuatro cosas que seguro habréis oído o leído en algún medio de comunicación. 



1# La sacarina es cancerígena.
No, no lo es. 
Cualquier producto comercializado en Europa para una serie de controles que garantizan la seguridad del alimento en cuestión. Hace tiempo que se escucha que la sacarina es cancerígena, escudándose en datos aislados que nada tienen que ver con su consumo real en humanos. 
Si en vez de tomar 2 gotitas en cada café, tomásemos el bote entero sí notaríamos efectos negativos en nuestra salud. Pero ocurriría lo mismo que con una caja de aspirinas. 


2# La estevia es más química que natural.

¿No es natural? ¿Es un químico? Todas las sustancias que te rodean ahora mismo (el plástico de tu pantalla, el zumo que estás tomando, las gafas que llevas puestas, la manzana que vas comer...) son productos químicos: unos naturales y otros manipulados, pero químicos todos. 
La definición "natural" se ha pervertido de tal forma que ya no tiene mucho sentido. La estevia es una planta de cuyas hojas se extrae una sustancia extremadamente dulce. Tan dulce que para comercializarla se necesita incluir una sustancia denominada "agente de carga". Lo que éste  hace es dar volumen al dulzor "natural". 
Al igual que la sacarina la estevia comercializada es totalmente inocua para la salud. 


3# Con el colesterol alto, mejor no tomar huevos.

Pues no, no hace falta evitarlos. 
Desde hace tiempo está comprobado que el colesterol presente en los huevos no afecta a los niveles de colesterol sanguíneo de las personas, así que si tú o alguien que conozcas tiene hipercolesterolemia, no olvidéis que podéis seguir disfrutando de una rica tortilla o de una menestra con huevo un par de veces por semana.


4# Los refrescos ZERO sí que engordan.

Mentira, los refrescos zero engordan lo mismo que los light de toda la vida, o sea, casi nada. La diferencia entre ellos es el edulcorante sin calorías que contienen. Revisando la etiqueta de cualquier lata podréis ver las poquísimas calorías que aportan, así que si quieres evitar calorías vacías y azúcares innecesarios, opta por un refresco light o zero.


jueves, 26 de noviembre de 2015

Ensalada de quinoa y pepino

¡Buenos días, amigos! 
Hoy os traemos una receta que probamos en casa no hace mucho (en uno de esos días en los que el otoño nos regaló un día soleado) y que nos gustó muchísimo, por eso queremos compartirla hoy.
Es una ensalada con un alimento que cada vez va sonando más (aparece en los programas de cocina, en las revistas, se habla de ella en la radio...), la QUINOA.

La quinoa no es exactamente un cereal, aunque por su aspecto lo parece y se trata como tal. Tiene cierto parecido a las legumbres (de hecho desde el punto de vista botánico se acerca más a éstas). Se considera un "seudocereal" (seudo=falso), su composición nutricional recuerda al arroz, por ejemplo. 

Se vende en bolsitas de medio kilo o de un kilo. Para prepararla simplemente ha de cocerse en agua salada, escurrir y añadir un rico aderezo. En nuestro caso fueron unas cuantas verduras frescas para tomarla fresquita. Pero se puede preparar en caliente a modo de guiso ya sea caldoso o más seco.

Os contamos cómo hacer esta estupenda ensalada ya mismo :) 


quinoa en ensalada


Cada ración tiene 302 calorías. 
Sería ideal como PRIMER PLATO en la COMIDA o como CENA.



INGREDIENTES 
- 40 g de quinoa cruda
- 1 botecito de aceitunas verdes 
- 100 g de pepino
- 1 latita de pimiento rojo enlatado
- 1 cucharada de postre de aceite de oliva virgen extra
- 2 cucharadas de vinagre balsámico
- una pizca de sal


ELABORACIÓN
1. Cuece la quinoa en agua salada durante unos 15 minutos.
2. Entre medias ve partiendo las verduras indicadas y disponlas en un cuenco.
3. Escurre la quinoa cocina y añádela al cuenco de las verduras. 
4. Aliña con el aceite de oliva virgen extra, el vinagre balsámico y una pizca de sal. 



La dieta ALEA segunda edición
Pinchando en la imagen irás tendrás más información de nuestro libro.


martes, 24 de noviembre de 2015

Mitos de otoño (1/2)

Si pudiéramos hacer un listado con la cantidad de dudas que los pacientes nos preguntan en la consulta podríamos escribir varios libros desmintiendo mitos y explicando la verdadera naturaleza de las cuestiones.



Casi en todos los campos del conocimiento Humano surgen falacias cimentadas en datos pseudocientíficos que poco a poco se van filtrando a la sociedad llegando al punto de confundir a más de uno y más de dos. 
Cuando creamos este blog lo hicimos con el firme convencimiento de aportar algo de luz a muchas de esas cuestiones. La luz es potente porque nos la da la ciencia, los datos contrastados, los libros científicos y años de estudio de grandes investigadores.

Como teníamos en la recámara unos cuantos mitos hemos pensado tratarlos en dos artículos. Este será el primero de ellos, dentro de una semana iremos con la segunda parte.


1# Si bebes agua durante las comidas, ¿engorda?

Para nada :) 
El agua no aporta calorías así que no engorda jamás. Da igual que la tomes antes, después o durante las comidas, engordará lo mismo o sea: nada. 

Se recomienda beber entre 6 y 8 vasos de agua al día. Lo idóneo es repartirlos a lo largo de la jornada, algo como esto:
  • 1 vaso en el desayuno (además te ayudará a movilizar el intestino).
  • 1 vaso a media mañana.
  • 2 vasos en la comida.
  • 1 vaso en la merienda.
  • 2 vasos en la cena. 
  • TOTAL: 7 vasos diarios.


2# ¿Engorda más la fruta si la tomamos al final de la comida?

En absoluto. 

1 naranja engordará lo mismo a las 14:00 (antes de comer) que a las 14:30 (después de comer). 

Se recomienda terminar las comidas y las cenas con un postre a elegir entre una pieza de fruta o un lácteo (mejor desnatado). 
Es la forma de cerrar la toma de forma agradable y fresquita. 


3# El vino es buenísimo para la salud.

Ni tanto ni tan calvo... 
Mucho se ha hablado de las bondades del vino (contiene antioxidantes, sí, pero también alcohol) sin tener en cuenta que el alcohol es perjudicial para la salud. Hace años, cuando yo era pequeña, se decía que una copa de vino al día era beneficiosa para el corazón. 
Esa información se extraía de un texto más largo y no se decía que el vino engorda mucho y que en el caso del alcohol, cuanto menos, mejor. 
Los antioxidantes podemos encontrarlos de forma natural en frutas, verduras y hortalizas, acompañados además de vitaminas, minerales y fibra, así que mejor un poco de pimiento, calabacín o manzana al día que una copa de vino. 



jueves, 19 de noviembre de 2015

Sándwich de pavo, pera y queso

¡Buenos días! 
Cuando uno piensa en un "sándwich" se le viene a la cabeza lo típico: jamón queso o vegetal. Pero en realidad hay tantos ingredientes que combinados bien quedan super ricos, que podemos preparar una receta distinta cada día y no repetir en un año entero.
Y si os parce exagerado os mostramos esta receta exquisita y sencilla, pero tan deliciosa y sorprendente que seguro que la repetiréis. 

Se trata de un sándwich de pechuga de pavo, lechuga iceberg, láminas de pera conferencia y trocitos de queso Roquefort. ¿Suena un poco raro? ¡Pues está de vicio! Atentos...

Sándwich especial

Cada sándwich tiene 270 calorías. 
Sería ideal para una cena ligera (para chicos, mejor dos sándwiches).



INGREDIENTES 
- 2 rebanadas de pan de molde (nosotros usamos el Panrico Sveltia, tiene muy poquitas calorías y muy pocas grasas saturadas)
- 20 g de lechuga iceberg
- 1 pera conferencia pequeña
- 1 loncha de pavo bajo en grasa y en sal
- 20 g de queso Roquefort (si os parece muy fuerte se puede sustituir por otro más suave o por quesitos de La vaca que ríe sabor roquefort, son muy muy livianos)


ELABORACIÓN
1. Tuesta el pan en la tostadora y entre medias parte el queso en trocitos y pela la pera.
2. Sobre el pan tostado, coloca el queso (y apriétalo un poquito extendiéndolo con un cuchillo para que no se caiga al comerlo), luego el pavo, la lechuga y unas lonchas de pera conferencia.
3. Tapa el sándwich con la segunda rebanada tostada y ¡disfruta! 



martes, 17 de noviembre de 2015

Deportista, planifica tu hidratación

Hace unos días, un chico que tuvimos el placer de conocer gracias a aleaDIETS, nos escribió para proponernos un tema que nos pareció sumamente interesante y muy importante: la hidratación en el deporte
Nos contó algo que nos dejó impactados. Concretamente el titular de la noticia dice así: El trágico rastro de la Behobia-San Sebastián: un muerto y cuatro en la UCI

Behobia es una carrera de 20 km que tiene lugar en la ciudad de San Sebastián a primeros de Noviembre. Este año lamentablemente ha sido noticia debido a una persona fallecida, cuatro ingresos en la Unidad de Cuidados Intensivos y otras quince en observación. Nuestro amigo nos proponía hablar de la importancia que tiene una correcta hidratación en ese y en otros deportes. Y como no podemos estar más de acuerdo con él vamos allá. 

Hidratarse durante el ejercicio

Parece que todos tenemos claro que cuando vamos a practicar un deporte es importante estar bien alimentados antes y durante la práctica. Y sin embargo la mayoría de personas se olvidan de hidratarse correctamente. Algunos por falta de información y otros por despiste dejan a un lado la reposición de líquidos y electrolitos durante la práctica de ejercicio.
Estar bien hidratado supone la diferencia entre disfrutar con el deporte y sufrir con ello. Y como vemos, también traza una línea entre la vida y la muerte. 

Cuando practicamos ejercicio podemos perder mediante el sudor entre 1.5 y 3.5 litros de agua por hora. Si no la reponemos correctamente nos pondremos en grave peligro.
Una pérdida del 2% del peso en sudor hará que no rindamos todo lo que podemos.
Pero una pérdida del 4% del peso en sudor nos pondrá en peligro cardíaco. Para una chica de 60 kilos eso supondría sudar unos 2.5 litros, como veis entra dentro de la media comentada hace unas líneas. Es muy fácil sobrepasar nuestros límites. Pero en realidad es más fácil cuidarnos y alejarnos del peligro.

Como imagen vale más que mil palabras hemos decidido elaborar esta infografía para que todos los deportistas que nos siguen tengan muy presente cómo y cuándo deben hidratarse. A los veteranos un recuerdo no les vendrá mal y a los nuevos ni os cuento :) 

Hidratación durante del deporte


Esas cifras son muy básicas. Hay que tener en cuenta el clima en que la persona hace deporte (cuanto más calor y humedad, más debería beber), la edad, el sexo, la preparación física y también la intensidad del ejercicio: no es lo mismo practicar una hora de pilates que una hora de spinning. 


¿Y qué pasa con las bebidas deportivas?
Esas bebidas tienen la ventaja de que nos ayudan a reponer electrolitos. El sodio, el cloruro y el potasio principalmente se pierden cuando uno suda y es importante recuperar los niveles normales sobre todo tras ejercicios intensos y practicados durante más de una hora. 

Para ello este tipo de bebidas comerciales vienen muy bien. A la hora de elegirlas fijáos en un detalle: que indique que son ISOTÓNICAS (si no lo fueran, serán demasiado concentradas y retrasarán la absorción de líquidos).



jueves, 12 de noviembre de 2015

Bacalao con salsa tártara y champiñones al ajillo

¡Buenos días, amigos! 
Madre mía, menuda receta que os traemos hoy... ¿Conocéis la salsa tártara? Seguramente sí, pero... ¿alguna vez la habéis hecho en casa? Nosotros sí, y está muchísimo más rica y es más saludable que las industriales. Tomad buena nota, repetiréis con cualquier pescado, marisco o lo que se tercie... 
Esta es una receta ideal para hacer una noche especial y sorprender a tus invitados, o... mejor: es una receta ideal para darle un gustazo al paladar trabajando muy poquito en la cocina.
Y además, ya que usamos el horno (esta receta también se podría hacer en la sartén), usémoslo por partida doble. Os contamos cómo a continuación.


Bacalao con salsa tártara y champiñones al ajillo


Cada ración tiene 319 calorías. 
Junto con un pedazo de pan y un postre sería una cena ideal.



INGREDIENTES
- Bacalao: 150 g
- Champiñones: 200 g 
- Ajo: 1 diente
- 1 cucharada de postre de aceite de oliva virgen extra, pimienta negra, la ralladura de un limón y perejil

• 50 g de pepinillos agridulces (un día no tenía y en su lugar puse cebolletas en vinagre, ¡me encantó!)
• 1 cucharada de postre de alcaparras en vinagre
• 2 anchoas en aceite de oliva
• 1 cucharada de mayonesa baja en calorías
• el zumo de medio limón 
• una pizca de pimentón dulce 
• una pizca de perejil picado


ELABORACIÓN
(Esta receta puede prepararse en una buena sartén antiadherente pero nosotros la preparamos en el horno.)
* Precalienta el horno a 200ºC. En lo que se calienta vas a preparar los champiñones y el bacalao.
1. Corta dos pedazos grandes de papel de aluminio y sitúalos en tu encimera. Sobre uno de ellos pon los champiñones con una pizca de sal, pimienta negra, el ajo picado y perejil. Haz un paquetito sin dejar huecos y reserva.
2. Sobre el otro pedazo de papel de aluminio coloca el bacalao y sobre él echa: la ralladura de limón, pimienta negra molida, un poquito de sal y el aceite de oliva indicado. Repite la operación: prepara un paquetito con el papel de aluminio evitando los huecos.
3. Pon estos dos paquetes sobre la bandeja de horno y déjalos hacer durante 18/20 minutos. 

Durante ese tiempo puedes poner la mesa, recoger la cocina y preparar la tártara. Está será tan sencilla como mezclar todos los ingredientes con la batidora y preparar una pasta (si queda algún tropezón,mejor, así notarás cada uno de los ingredientes). 

* Cuando esos 18/20 minutos hayan pasado prepara el plato: coloca el bacalao en una zona, a su lado los champiñones al ajillo y entre ambos la increíble salsa tártara casera. 


martes, 10 de noviembre de 2015

¿Por qué engordamos más fácilmente con la edad?

Parece que a medida que cumplimos años nos cuesta más adelgazar y es más fácil engordar. ¿Te suena? ¿Sí? Es normal, nos pasa a todos. 
Pero, ¿es verdad que engordamos más fácilmente con la edad? Es una pregunta recurrente en la consulta. Es algo que preocupa a muchos pacientes y hoy queremos explicar brevemente qué hay de cierto en esto. 



Nuestro cuerpo es un pequeño (gran) ecosistema en el que todo evoluciona sin cesar. No hay ninguna estructura que permanezca exactamente igual desde que se crea cuando somos niños hasta que nos hacemos mayores. Nuestro cerebro cambia, nuestros huesos también. También evolucionan nuestros músculos y nuestro metabolismo cambia con el tiempo. 

El cuerpo de un niño de doce años no funciona igual con esa edad que con veinticinco, o con treinta y siete o con cincuenta y dos. Además de que el metabolismo no funciona de la misma manera el propio cuerpo es distinto: con treinta años cualquier persona contiene más músculo que la misma persona con sesenta años. 
Entre que el cuerpo cambia y la forma de funcionar también, es lógico que notemos cambios con el tiempo.
Una de las quejas más oídas aquí en la clínica en las primeras consultas es la siguiente: "No sé qué hago mal. Como igual que hace unos años y ahora a nada que me paso engordo. Y encima me cuesta más quitarme los kilos".


¿Por qué ocurre esto?
Ocurre porque el gasto basal de energía de las personas cambia con el tiempo. Cuando somos más jóvenes nuestro gasto es mayor. Pero a medida que nos hacemos mayores esa cifra baja un poco. El resultado es que tomando la misma cantidad de energía que hace unos años, "la aprovechamos mejor". 
Nuestro gasto basal disminuye fundamentalmente por dos motivos: 

Gasto basal


Primero: a medida que nos hacemos mayores nuestra composición corporal varía: perdemos músculo y ganamos grasa. 
Os mostramos el porcentaje aproximado ideal que deberíamos tener según nuestro sexo y edad. Observaréis que a medida que cumplimos años el porcentaje va aumentando de forma natural.


Edad
Hombres
Mujeres
20-30
18-21%
22-24%
31-40
21-23%
24-27%
41-50
23-25%
27-30%
51-60
25-26%
30-31%
>60
>26%
>31%

La grasa aumenta de forma natural y el músculo disminuye. El músculo es el tejido del cuerpo que más energía gasta. Si perdemos músculo perderemos capacidad de gastar energía. 
Pongamos un ejemplo: 
* Mujer de 31 años con gasto basal de 2000 calorías diarias que mantiene constante un peso de 60 kilos. Mantiene su peso porque cuando se alimenta toma unas 2000 calorías al día.
* Cuando esa misma mujer tenga 46 años su gasto basal será de unas 1850 calorías diarias. Si sigue tomando esas 2000 calorías al día cuando se alimenta, habrá un pequeño exceso (unas 150 calorías de más). No parece mucho, pero al cabo de mes y medio ganará un kilo de grasa. En seis meses ganará cuatro kilos. 

Segundo: el segundo motivo es que nuestro patrón hormonal (tanto el de hombres como mujeres) cambia a medida que cumplimos años y nos vuelve "más ahorradores" de energía. Eso significa que acumularemos más fácilmente grasa (se nota especialmente alrededor de la cintura). 


¿Hay solución?
¡Claro que sí! Y no es tan complicada. 
Hay dos cosas en las que las personas podemos intervenir:
Primera: Si con el tiempo tendemos a perder músculo, practiquemos algo más ejercicio para no perder músculo e incluso ganarlo. 

Vida activa


Segunda: No podemos modificar nuestro patrón hormonal a voluntad pero sí podemos modificar nuestros hábitos alimentarios. Podemos (y debemos) adaptar nuestra alimentación a nuestra etapa fisiológica. Podemos aprender a comer más ligero disfrutando de la comida exactamente igual que antes.

Comer sano y ligero




En estos artículos dimos algunos consejos para llevar una vida más sana:



 ••••    ••••    ••••     ••••    ••••    ••••     ••••    ••••    ••••     ••••

Recordamos que nuestro primer libro está a la venta desde hace unos meses.  
Con él podrás aprender a alimentarte más ligero de forma equilibrada. 
Podrás adelgazar si lo necesitas o simplemente mantener tu peso cuidando tu alimentación diaria (contiene un mes de dieta con recetas super ricas, ligeras y mediterráneas). 

Más información aquí

 ••••    ••••    ••••     ••••    ••••    ••••     ••••    ••••    ••••     ••••

jueves, 5 de noviembre de 2015

Gachas de avena

¡Buenos días, amigos! 
Si la semana pasada terminábamos con una rica receta de crêpes hoy hemos decidido proponeros otra idea de desayuno (o de merienda) estupenda.
Se trata de una receta tan fácil de hacer que casi da cosa llamarla "receta". Son las famosas gachas de avena. Algunos nos habéis pedido recetas con avena hace tiempo así que empezamos por esta que casi seguro es de las más fáciles y resultonas que podemos hacer. 
El sabor (y la forma de hacerlas) es similar al del arroz con leche, pero la avena aporta un matiz distinto tanto en el paladar como por su textura.

Algunas personas optan por la avena mejor que otros cereales porque piensan que engorda menos y que tiene más proteínas. Sin embargo se trata de un cereal más, muy parecido al trigo y al arroz. La ventaja de la avena es que la encontramos en crudo; sin azúcares añadidos, ni trozos de chocolate o frutas desecadas. Se vende en paquetes tal cual para que cada uno la aderece como quiera.

** Si no tenéis avena a mano pero os apetece algo calentito para desayunar o merendar podéis hacer esta receta con arroz en lugar de avena y servirlo calentito. 

Gachas de avena


Cada ración aporta 185 calorías. 
Acompañado de una fruta sería un desayuno ideal.
Tomado solo podría ser una estupenda merienda.


INGREDIENTES
- 200 mL de leche desnatada
- 100 mL de agua
- 20 g de avena
- 1 cucharada de postre de azúcar o estevia o similar
- 1 pizca de canela (al gusto)

ELABORACIÓN
1. Dispón todos los ingredientes en una cazuela y llévalos a ebullición. 
2. Deja pasar (a fuego medio y removiendo de ven en cuando) unos 12-15 minutos y sirve aún caliente.

* A algunas personas les encanta añadir trocitos de fruta al cuenco de gachas. Por ejemplo con un plátano picado por encima tendríamos un desayuno completo.


martes, 3 de noviembre de 2015

Trucos para incrementar la actividad física

La mayoría de nosotros tenemos vidas sedentarias, es un hecho. 
Si me comparo a mí misma con mi yo de hace quince años noto una diferencia abismal en la cantidad de horas semanales dedicadas al deporte. Antes practicaba baloncesto, gimnasia rítmica y dos horas de deporte semanal en el instituto. Ahora, si consigo caminar dos horas a la semana, casi me pongo una medalla... Pero ya me he plantado, he decidido que las cosas van a cambiar y he planeado hacer cada semana al menos 3 horas de deporte activo. ¡Nunca es tarde! 

Hace unos meses leíamos en la clínica un estudio que decía que el español medio camina al día 200 metros. Quizá parezca exageradamente poco, pero si lo analizáis os daréis cuenta de que es cierto en muchos casos.
La actividad física es la gran asignatura pendiente. Y por ello hoy vamos a daros unos consejos para manteneros más activos, flexibles y menos doloridos.

1. Estírate cada mañana y cada noche.
Dedica dos o tres minutos al despertarte y al irte a acostar a estirar tu cuerpo. Estira los músculos de la espalda, del cuello, los brazos y las piernas. No te excedas, casi seguro las primeras veces que te estires conseguirás desplazar muy poco los músculos pero a medida que repitas el proceso te costará menos y será más satisfactorio.

-imagen de www.onlinepersonaltrainer.es-


2. Camina siempre que puedas.
Interioriza esta frase y repítela varias veces al día. 
Siempre que puedas ve caminando a los sitios: llevar a los niños al cole, hacer la compra, ir de compras, acudir a una cita...etc. Cualquier ocasión es bienvenida para dar un paseo. Es cierto que ahora viene una época de mal tiempo, ¡pero no vivimos en Groenlandia! Ponte un abrigo mullidito, buen calzado y cómete el mundo...




3. Fortalece brazos y piernas de forma fácil.
Brazos: toma un par de botellas de agua (puedes empezar por botellas de medio litro, luego ir subiendo a 750 mL, 1 litro...), coloca una en cada mano y levántalas por encima de tu cabeza en repeticiones de 20. Hazlo 4 veces al día.
Piernas: Con los pies a la altura de los hombros, flexiona las rodillas y agáchate. Repite 10 veces, hazlo 5 veces al día. 

- imagen de www.fitnessalud.com-


4. ¿Te atreves a endurecer tu abdomen?
El objetivo no es tener una "tableta" en el abdomen, sino fortalecer los músculos de nuestra cintura, desde el ombligo hasta la columna. 
Puedes probar lo siguiente: túmbate en el suelo con la piernas estiradas. Sin levantar la espalda levanta la piernas todo lo que puedas (y todo lo estiradas que puedas). Hazlo 5 veces y repite 10 veces al día. 

- imagen de www.josemief.com-


5. Quizá serías más constante en grupo...
Cuando queremos aprender un idioma nuevo suele darnos mejor resultado apuntarnos a una academia que estudiarlo en casa por nuestra cuenta. Con el deporte para un poco lo mismo. Solemos ser más constantes cuando alguien nos motiva o nos obliga de alguna manera. 
Si crees que el gimnasio no es lo tuyo podrías probar en un grupo de deporte colectivo. Asociaciones como La Cruz Roja organizan actividades abiertas y gratuitas en donde más gente como tú acude para practicar deporte en grupo. Salen a caminar por la ciudad, hacen estiramientos y ejercicios en parques e incluso en algunas localidades cuentan con instalaciones cerradas. 
En otros casos el ayuntamiento de turno organiza grupos de ejercicio dos o tres días por semana. Suelen ser clases muy económicas impartidas por un monitor competente. 



jueves, 29 de octubre de 2015

¡Ricas crêpes para desayunar!

¡Muy buenos días, amigos!
Y este día empieza bien: con una idea de desayuno especial que se hace en un periquete y resultona a más no poder...
Son unas crêpes sin huevo, ligeras, sabrosas y super blanditas que podréis rellenar con casi todo lo que se os ocurra para un desayuno maravilloso. Ahora mismo os contamos cómo hacerlas y con qué rellenarlas.


ALEA Consulta dietética Salamanca dietista online nutricionista online


ALEA Consulta dietética Salamanca dietista online nutricionista online

Cada crêpe aporta (sin relleno) unas 40 calorías (poco más que una galleta maría)
Podemos tomar la mitad para desayunar (junto con una pieza de fruta y un café con leche desnatada) y la otra mitad para merendar (junto con un café con leche desnatada o pieza de fruta). 
También podemos tomar 2 unidades como postre en la comida o en la cena. 


INGREDIENTES para 7-9 crêpes
- 65 g de harina
- 125 mL de leche desnatada
- media cucharada de postre de azúcar o bien un cuarto de estevia o similar
- 1 cucharada de postre de aceite de oliva
- un pellizquito de sal
- un pizca de mantequilla para la sartén

ELABORACIÓN
1. Mezcla todos los ingredientes con una batidora sencilla, debe quedar una masa más bien líquida.
2. Calienta una sartén (muy) antiadherente, echa una pizca de mantequilla y cuando se funda reparte por la superficie.
3. Añade un chorrito de la masa para hacer la primera crêpe, toma la sartén por el mango y vuélcala de un lado a otro para extender la masa por la superficie. Sabrás que la primera cara está lista cuando aparezcan una montón de agujeritos en la crêpe. En ese momento, y con la ayuda de una espátula de madera o silicona, da la vuelta.
4. Repite el proceso hasta terminar la masa. 

RELLENO
DULCES: (Utiliza por cada crêpe como la mitad de una cucharita de postre de cada ingrediente.)
* De nutella
* De mermelada y philadelphia LIGHT. 
* De crema de cacahuete.

SALADAS: (Utiliza por cada crêpe una loncha y un poquito de queso.)
* De pechuga de pavo y philaldephia light.
* De queso Roquefort.
* De jamón serrano y tomate fresco.