jueves, 17 de diciembre de 2015

Nos mudamos...

Queridos amigos, 

hoy en lugar de receta tenemos una pequeña despedida :) Este es el último post y el último día en que trabajamos en nuestro despacho de siempre. 


Hace algo más de nueve años, una calurosa tarde de Julio, de esas en las que las piedras de Salamanca desprenden tanto calor que casi parecen una fogata medio encendida, prendió una chispa en nuestras cabezas (me refiero a la de Roberto y a la mía). 


Una chispa que en pocas horas se hizo tan potente que supimos que ese era nuestro camino: crear una clínica de nutrición y dietética en nuestra ciudad. 

Cuando comentamos la idea entre nuestros amigos y familiares, la mayoría de ellos pensó que estábamos un poco locos. ¿Emprender un negocio en pleno ascenso de la crisis mundial? ¿Con los estudios recién terminados? ¿Y si no funciona? ¿Y si no lo hacéis bien? ¿Y si...? 
Pero ¿sabéis qué? Nuestra ilusión, nuestras ganas de trabajar codo con codo y el convencimiento de que haríamos las cosas de forma precisa, cuidadosa y eficaz, fueron acicates suficientes como para que en unos pocos meses pusiéramos todo en marcha.

Encontramos el sitio más bonito y céntrico con el podíamos soñar. Salamanca es una ciudad vieja pero tuvimos la suerte de estrenar un edificio en pleno centro y además lo hicimos con la casera más buena del mundo (no exageramos).
Trabajamos muy, muy, muy duro para darnos a conocer. Nuestra ciudad es tradicional y como empresario es difícil abrirse camino porque los salmantinos prefieren la experiencia a la novedad. Pero con esfuerzo la voz empezó a correrse y en pocos meses vinieron a nuestra clínica personas de todos los rincones de la provincia. Nos convertimos en "los chicos de la calle Azafranal". 
Y muy poquito tiempo después, gracias precisamente a esas personas que nos recomendaban, surgió la necesidad de llegar a más lugares, porque muchas personas nos llamaban desde otras ciudades preguntándonos si éramos franquicia y si teníamos alguna clínica en su ciudad. Como no era el caso pusimos en marcha la maquinaria para llegar hasta los interesados gracias a internet. Así nació aleaDIETS :) 



Otro sueño hecho realidad fue la publicación de nuestro libro. Para ello contamos con otros dos profesionales (porque cuatro cerebros piensan más que dos) y con la editorial más potente del mercado español, Planeta. Y llegamos a más periódicos, cadenas de radio, revistas e incluso televisión. 

Hoy tenemos mi despacho invadido por cajas para la mudanza. Esta tarde comenzaremos a empaquetarlo todo para, dentro de unos días, darle un nuevo hogar en otro rincón de la ciudad. 
Entre medias han quedado muchísimos días de esfuerzo, de emociones, de ilusión, de cansancio, de satisfacción... Estas paredes que nos han arropado son testigos de ello. Nos han visto crecer como personas y como profesionales. Deseo que si pudieran hablar os contaran que salimos de aquí siendo mejores :) Aunque gracias a vosotros, a todas las personas que hemos conocido y que nos han enseñado a hacer las cosas mejor, no lo dudo.


El día 11 de enero iniciamos una nueva etapa en un espacio de trabajo más grande, moderno y cómodo. Tenemos más luz, vemos más cielo y más plantas. Y seguimos estando en pleno centro de la ciudad. Os esperamos allí con la misma ilusión del primer día (aunque sinceramente creo que tenemos más...). 

Gracias a todos por todos estos años, por todo el aprendizaje, por todas las alegrías que hemos vivido juntos. 


Para todos aquellos que podáis acercaros, 
os esperamos en la Plaza de Gabriel y Galán, nº1 de Salamanca. 

Feliz Navidad :) 


martes, 15 de diciembre de 2015

Que la Navidad no te fastidie la dieta

¡Buenos días, amigos! 

Si estáis leyendo esto es que vuestro peso y vuestra salud os importa y puede que os preocupe un poco (o un mucho) las fechas que se avecinan.
La Navidad tiene días de comilonas, de fiestas, de copas y pinchos, de dulces dulcísimos y de cocinar poco y comer de sobras... Todas estas cosas parecen casi incompatibles con seguir una alimentación equilibrada y ligera, pero por algo hemos dicho "casi". 



Y es que no es imposible en absoluto. Si uno tiene en cuenta cuatro trucos de nada conseguirá pasar por estas fechas como por cualquier otro mes. 

Vamos por lo fácil, por la base del cotarro.

Navidad a dieta

Sí, repasa qué tienes que comer y cenar durante las próximas semanas y elabora una lista con todos los alimentos que necesitarás. 
En nuestras dietas y en nuestro libro detallamos el planin de comidas y cenas de cada semana, pero si no es tu caso, elabora tu propio plan. Hace unas semanas te contábamos cómo hacer un plan saludable de comidas, puedes verlo aquí

Llena tu frutero de fruta, será el mejor postre. Y llena de tu despensa y tu nevera de hortalizas y verduras, recuerda que deben ocupar la mitad de tus recetas.

Cuando vayas al super no compres (o compra poca cantidad) de dulces típicos o alimentos que te tienten. Esos dulces son bombas de grasa y azúcar y cuantos menos tomemos mejor para nuestra salud. Así que dosifica las veces y la ración que tomes. 



Navidad a dieta

Sabemos que con el frío apetece poquísimo beber agua, pero es muy, muy, muy importante que no dejes de beber entre 1.5 y 2 litros diarios. 
Empieza la jornada con un vaso en ayunas, te ayudará a ir mejor al baño.
Ten a mano una botellita de agua y oblígate a terminarla.

Mucho ojo con el alcohol. Estas fechas son dadas a brindar por cualquier motivo, eso es genial, pero recuerda que el alcohol engorda casi tanto como las grasas y que si deseas cuidarte es mejor que consumas muy poquito o nada. 



Navidad a dieta

Sí, cada día. Y nunca dejes de hacerlo cuando tengas una comida o cena especial. No "pre-compenses". 
Si meriendas tarde, a eso de las 19:30 por ejemplo, conseguirás llegar a la cena con el estómago muy tranquilo (y la mente sin ansia alguna) y podrás cenar más ligero porque tu cabeza tomará mejores decisiones que si llegas con un hambre atroz. 



Navidad a dieta

Aha, observa y pregunta cuál será el menú de esa comida o cena especial si no es tu casa. 
Saberlo de antemano te ayudará a planificar tus elecciones. Si hay cinco recetas distintas sabrás que puedes comer un poquito de cada una. 
Si solo hay dos platos, sabrás que las raciones de cada uno deberán ser un poco mayores. 
Intenta tomar la misma cantidad (visualmente) que la que tomas en tu recetas diarias. 

Siempre podrás tomar lo mismo que los demás, pero en menor cantidad :) No hay alimentos prohibidos, pero sí algunos de que los debemos tomar más o menos cantidad. 



jueves, 10 de diciembre de 2015

Hamburguesa sorprendente

¡Muy buenos días, amigos! 

Para ir despidiendo el año os traemos una receta de esas resultonas, tan fácil y tan rica que os preguntaréis cómo no la habíais hecho antes.

Ahí donde la veis la "carne" de la hamburguesa es totalmente vegetal. Tengo un sobrino la mar de "salao" que desde hace tiempo optó por una alimentación vegana (esto es, sin tomar ningún alimento de origen animal). Gracias a él (y a muchos de nuestros pacientes que son vegetarianos o veganos) hemos descubierto una variedad de alimentos sanos, equilibrados que le dan a nuestra alimentación diaria un puntito de alegría y sabor extra. 

Por eso hoy queremos compartir con vosotros esta idea de hamburguesa. Desde que la probamos en casa no hemos vuelto a comprar hamburguesas hechas porque esta está realmente mejor, más rica, más sabrosa, más ligera, más sana. 


Este filete de hamburguesa lo compramos ya preparado en el supermercado ALDI. Estas tiendas tienen una variedad de productos vegetales y ecológicos que cada día crece y mejora. Estas burguers han sido todo un descubrimiento, os doy mi palabra de que si las probáis, repetiréis. 

Vamos con la receta:

Cada hamburguesa tiene 380 calorías.
Sería ideal para CENAR 
(y también para comer si la acompañamos con una ensalada mixta de verduras).


INGREDIENTES 
- Pan de hamburguesa pequeño. (Nosotros optamos por unos panecillos al horno de "Bimbo", cada uno solo tiene 100 calorías y contiene menos de la mitad de grasas saturadas y azúcares que los panes de hamburguesa tradicionales).
- 1 filete de tofu de hamburguesa (Nosotros compramos el de la marca GutBio de ALDI, pero podría servir cualquier otro. La media de calorías ronda las 180 por unidad).
- 1 loncha de queso desnatado
- 1 rodaja de tomate con un poquito de sal
- unas hojas de lechuga o similar
- 1 cucharada de postre de mayonesa baja en calorías
1 cucharada de postre de ketchup bajo en calorías

ELABORACIÓN
1. Parte el pan por la mitad y tuéstalo en la tostadora.
2. Entre medias prepara el filete en una sartén antiadherente sin añadir aceite.
3. En un plato por la base del pan y coloca los ingredientes así: queso, lechuga, tomate, hamburguesa, ketchup y mayonesa.

* Para darle un toque espectacular, toma el pan superior y ponlo en la sartén unos segundos (con el fuego ya quitado). Échale por encima unas gota de agua con la mano y tapa la sartén. Tras diez/quince segundos quedará brillante, crujiente y calentito. Tapa la hamburguesa con el pan y sirve tal cual... 





Si quieres más recetas ricas y ligeras puedes encontrarlas en nuestro libro :) 

La dieta ALEA segunda edición

jueves, 3 de diciembre de 2015

Rollitos de primavera light con salsa agridulce casera

¡Hola amigos! 
Hoy os proponemos una receta increíble... Surgió una tarde en la que a unos cuantos de ALEA se nos antojó unos rollitos de primavera. Pero sabiendo que la mayoría de los que se compran hechos contienen "vete tú a saber qué" y encima son super grasos nos pusimos a pensar cómo podríamos hacer una VERSION CASERA, light y riquísima de ese plato típico. 

El resultado es el que veis. Y os aseguro que cuando los probéis no querréis comprarlos fuera nunca más porque estos están realmente ricos y se cocinan super rápido. 
¡Vamos allá!

rollitos de primavera, salsa agridulce casera

Cada ración de 3 rollitos 573 tiene calorías. 
Sería ideal para COMER.
(Si los prefieres para cenar bastaría con dos rollitos hechos con el mismo relleno.)





INGREDIENTES 

Para los rollitos:
- 3 pliegos de pasta brick
- 300 g de repollo
- 60 g de cebolla
- 120 g de zanahoria
- 1 cucharada de postre de aceite de oliva virgen extra
- 100 g de pechuga de pollo o bien 75 g de filete vegetal (nosotros usamos un escalope de tofu comprado en Aldi)
- Salsa de soja (la de Heinz es muy suave) y pimienta negra
* 1 huevo batido

Para la salsa agridulce:
- 2 cucharadas soperas de vinagre de manzana
- 2 cucharadas de postre de azúcar
- 1 cucharada sopera de ketchup
- 1 cucharada de postre de aceite de oliva virgen extra
- 1 pizca de sal y pimienta negra molida
- 3 cucharadas soperas de agua


ELABORACIÓN
1. Enciende el horno y pon el grill a calentar. Entre tanto parte la cebolla en tiras finitas y póchalas en la sartén con el aceite.
2. Cuando esté dorada añade la zanahoria rallada y el repollo picado en tiras también. Añade una pizca de sal y pimienta.
3. Pasados 3 minutos añade el pollo o el filete vegetal troceado y deja que se haga unos minutos.
4. Cuando la mezcla esté lista añade un chorrito de salsa de soja y mezcla bien.

Ahora es el turno de rellenar los rollitos. 
1. Toma uno de los pliegos de pasta brick y sitúa en el centro una tercera parte de la mezcla de la sartén. 
2. Enrolla el rollito por cada parte (como preparando un paquete) y repite la operación otras dos veces.
3. Sitúa los rollitos en una fuente de horno y píntalos con el huevo batido.
4. Mételos en el grill unos minutos y sácalos cuando los veas dorados.

En lo que se doran puedes ir preparando la salsa agridulce, ¡te chuparás los dedos! 
1. En una sartén pequeña añade todos los ingredientes de la salsa y lleva a ebullición. Mueve a menudo.
2. Debes tenerlo a fuego medio unos 5 minutos (más o menos el tiempo en que se doran los rollitos), se irá espesando y tendrá esa textura característica de la salsa agridulce de toda la vida.

Para terminar, sirve los rollitos regados con esta salsa y ¡disfruta con todos los sentidos! 


rollitos de primavera, salsa agridulce casera




Si quieres más recetas ricas y ligeras puedes encontrarlas en nuestro libro :) 

La dieta ALEA segunda edición

martes, 1 de diciembre de 2015

Mitos de otoño (2/2)

Siguiendo con la tanda "tirar mitos alimentarios a la basura", hoy hablamos de cuatro cosas que seguro habréis oído o leído en algún medio de comunicación. 



1# La sacarina es cancerígena.
No, no lo es. 
Cualquier producto comercializado en Europa para una serie de controles que garantizan la seguridad del alimento en cuestión. Hace tiempo que se escucha que la sacarina es cancerígena, escudándose en datos aislados que nada tienen que ver con su consumo real en humanos. 
Si en vez de tomar 2 gotitas en cada café, tomásemos el bote entero sí notaríamos efectos negativos en nuestra salud. Pero ocurriría lo mismo que con una caja de aspirinas. 


2# La estevia es más química que natural.

¿No es natural? ¿Es un químico? Todas las sustancias que te rodean ahora mismo (el plástico de tu pantalla, el zumo que estás tomando, las gafas que llevas puestas, la manzana que vas comer...) son productos químicos: unos naturales y otros manipulados, pero químicos todos. 
La definición "natural" se ha pervertido de tal forma que ya no tiene mucho sentido. La estevia es una planta de cuyas hojas se extrae una sustancia extremadamente dulce. Tan dulce que para comercializarla se necesita incluir una sustancia denominada "agente de carga". Lo que éste  hace es dar volumen al dulzor "natural". 
Al igual que la sacarina la estevia comercializada es totalmente inocua para la salud. 


3# Con el colesterol alto, mejor no tomar huevos.

Pues no, no hace falta evitarlos. 
Desde hace tiempo está comprobado que el colesterol presente en los huevos no afecta a los niveles de colesterol sanguíneo de las personas, así que si tú o alguien que conozcas tiene hipercolesterolemia, no olvidéis que podéis seguir disfrutando de una rica tortilla o de una menestra con huevo un par de veces por semana.


4# Los refrescos ZERO sí que engordan.

Mentira, los refrescos zero engordan lo mismo que los light de toda la vida, o sea, casi nada. La diferencia entre ellos es el edulcorante sin calorías que contienen. Revisando la etiqueta de cualquier lata podréis ver las poquísimas calorías que aportan, así que si quieres evitar calorías vacías y azúcares innecesarios, opta por un refresco light o zero.