jueves, 17 de mayo de 2018

Desayunos ALEA #3

Muchas personas nos habéis preguntado por la crema de cacahuete. Hoy os contamos cómo introducirla en el desayuno y os hablamos un poquito sobre este alimento. La combinación elegida (crema de cacahuete + plátano) es... ¡deliciosa!

Desayunos ALEA #3
Tostada de pan con crema de cacahuete y plátano más té americano




Ingredientes Plan 1Plan 2Plan 3Plan 4
Crema de cacahuete1 cucharada de postre1 cucharada de postre2 cucharadas de postre2 cucharadas de postre
Plátano1 pequeño1 pequeño1 mediano1 mediano
Pan30 g35 g40 g45 g
Leche desnatada o bebida vegetal *100 mL125 mL150 mL175 mL

* Para este desayuno optamos como bebida por un té americano: calentamos media taza de agua, pusimos una cucharadita de una mezcla de té riquísima que teníamos en casa y lo dejamos reposar 4-5 minutos. (Si tienes a sufrir estreñimiento ten cuidado con el té: su efecto astringente hará que te cueste más ir al baño. En esos casos opta por dejar sumergido el té menos tiempo, 2-3 minutos nada más, y quedará más suave.)
Después le añadimos un poquito de  leche (si te gusta puedes ponerle canela en polvo) y listo :) 


¿De dónde sale la crema o mantequilla de cacahuete?

De los cacahuetes, por supuesto :) Es una pasta grasa que puede ser suave o tener tropezones. 
Uno de los datos más curiosos sobre el cacahuete es que aunque lo incluimos dentro de grupo de los frutos secos por sus características nutricionales, en realidad se trata de una planta leguminosa. Es decir, pertenece a la familia botánica de las lentejas, alubias o garbanzos.

Es una semilla mur rica en nutrientes: su contenido en fibra es alto, también de vitaminas como la E y varias del grupo B y es fuente importante de proteínas. Sus grasas, además, son saludables (dentro de nuestro organismo funcionan elevando el colesterol bueno y bajando el malo).

El único inconveniente que podemos atribuirle es el siguiente:
- Es un alimento con una alta carga energética, o sea: engorda un montón. Por ello debemos no abusar de sus cantidad y aprender a tomar una ración pequeña. 
Si tenemos en cuenta ese pequeño detalle, podremos disfrutarla sin miedo :) 







Si deseas perder peso y sobre todo, 
deseas aprender a comer mejor, 
pincha sobre mí :)



Soy María Astudillo Montero, 
fundadora y codirectora de ALEA desde el año 2006.
Coautora de La dieta ALEA, 2015 Ed. Zenith/Planeta.


martes, 15 de mayo de 2018

¿Cirugía bariátrica?

Si tienes obesidad y te has planteado alguna vez la realización de la cirugía bariátrica, hay algunas cosas que deberías saber antes de tomar una decisión. 



En primer lugar no todas las personas con obesidad son candidatos a ser operados y esto deberá valorarlo el personal sanitario en función de parámetros como el IMC, siendo mayor de 40 kg/m2 o mayor de 35 kg/m2 con presencia de enfermedades asociadas. 

Por otro lado es muy importante tener muy claro que la obesidad, es en sí misma una enfermedad grave causada por diversos factores genéticos y ambientales. Que conlleva, en comparación a un adulto en normopeso, un mayor riesgo de padecer diabetes, hipertensión arterial, hipercolesterolemia, asma, artritis, mala calidad de vida, además de que disminuye la esperanza de vida 

Es cierto que en muchos casos existe una predisposición genética que puede hacer que algunas personas desarrollen esta enfermedad con mayor facilidad que otras y más aún en un entorno obesogénico como el que tenemos, donde productos con un gran contenido energético y con un mal perfil nutricional están a la orden del día. 
A este entorno desfavorable se le suma un estilo de vida sedentario, dedicando poco o nada de tiempo a la actividad física y pasando muchas horas sentados. Estos factores ambientales son tremendamente importantes y aunque no es fácil, se puede intentar mejorar. 


Muchas personas en esta situación, cuando sienten que ya han tocado fondo, cuando creen que lo han intentado todo y no ha funcionado, se plantean la cirugía bariátrica. Sin embargo, se debe tener muy claro que no funcionará si no hay educación nutricional detrás. De hecho un porcentaje importante de personas operadas aumentan de peso entre el tercer y el sexto año postoperatorio debido a aspectos conductuales y psicológicos. 


Esto ocurre porque aunque se reduzca la capacidad del estómago se puede seguir comiendo alimentos que en poco volumen aportan mucha energía y haciendo muchas ingestas a lo largo del día. Además al margen del contenido calórico, el tipo de alimento que se coma también afecta al peso corporal ya que su contenido en macronutrientes influye en las sensaciones de saciedad y por consiguiente en la regulación del apetito. Por ejemplo las proteínas y los carbohidratos complejos tienen mayor capacidad saciante que las grasas. 

Otro factor que también puede influir es el desorden en las comidas. De hecho el factor mas relevante en el aumento de peso después de la cirugía bariátrica, es la pérdida del control de la alimentación volviendo a una conducta alimentaria inapropiada que se caracteriza fundamentalmente por el desorden en los horarios de comida, con picoteo frecuente de snacks, ingestión de alimentos por ansiedad o relacionada con otros estímulos emocionales junto con una mala elección de alimentos, decantándose por aquellos con alta carga glucémica. 


Como se puede ver los hábitos, la información y la educación nutricional son muy importantes, son la clave del éxito a largo plazo. Os dejo aquí la experiencia de un paciente al que le plantearon la cirugía pero que se lo pensó y acudió a nuestra clínica. Su vida cambió radicalmente. 

Así que si estás en esta situación, empezando a plantearte algo tan drástico como este tipo de cirugía, plantéate primero si existen algunos hábitos en tu vida que podrías mejorar y si es así pide la ayuda que necesites para ello. 

Además recuerda que no eres obeso, sino que sufres obesidad, que es diferente. 
Quizás lo leas y te suene a lo mismo, pero no lo es. 
No es lo mismo ser que tener, ser estigmatiza y no motiva. Por eso empieza por cambiar el chip: cambiando ese concepto que tienes de ti mismo/a puede ser el primer paso para un cambio en tu estilo de vida hacia otro más saludable y con ello disminuir tu grasa corporal y así ganar en salud y en calidad de vida.



Cada día en la clínica vemos que el cambio es posible: si necesitas ayuda, será un placer escucharte. Pinchando sobre mi imagen accederás a la web de nuestro centro de trabajo.


Soy Leticia Álvarez Musetti, 
dietista-nutricionista y máster en Nutrición Clínica.
Puedes encontrarme en ALEA Consulta dietética. 

jueves, 10 de mayo de 2018

Desayunos ALEA #2

Seguimos con esta pequeña serie de post temáticos sobre desayunos :) 
En esta ocasión os contamos cómo hacer un bol de desayuno hiper-nutritivo y super-rico. Y os contamos qué cereales hemos usado y dónde encontrarlos si os gustan. ¡Vamos allá!

Desayunos ALEA #2
Cuenco de cereales, nueces y semillas de chía


Ingredientes Plan 1Plan 2Plan 3Plan 4
Yogur *1122
Cereales **25 g30 g35 g40 g
Nueces (o cualquier otro fruto seco)15 g20 g25 g30 g
Semillas de chía5 g5 g10 g10 g


* ¿Qué yogur elegir? 

Nosotros solemos usar el edulcorado desnatado de Danone, porque nos gusta mucho su sabor. 
Pero si os gusta más otra variedad, tened en cuenta que uno correcto aportaría entre 60 y 90 calorías por unidad (así nos aseguramos un aporte de azúcares simples y de grasas, no excesivo).



** ¿Qué cereales elegir?

Aunque hemos hablado de cómo elegir cereales en otra ocasión, hoy os damos un repaso rápido y os mostramos una variedad muy interesante que hemos localizado hace poco.
Recordad estas tres pautas al comparar varias variedades:
1. Elegid los que más fibra aporten (para ello una pista es que se explique que son "integrales" o de "grano entero".
2. Los que menos azúcares simples posean.
3. Los que menos grasas saturadas posean.



Los que encontramos hace unos días fueron estos: que son los que hemos usado en la receta. El aspecto blanquecino de los copos se debe al polvillo que hay en la parte final del paquete (¡no es azúcar glass!).
Los compramos en el supermercado  Carrefour express :) 




Por cierto y hablando de todo un poco.... ¡ya hemos superado las 4 millones de visitas en el blog! 
¡Muchísimas gracias de parte de todos nosotros, es emocionante!



Si deseas perder peso y sobre todo, 
deseas aprender a comer mejor, 
pincha sobre mí :)



Soy María Astudillo Montero, 
fundadora y codirectora de ALEA desde el año 2006.
Coautora de La dieta ALEA, 2015 Ed. Zenith/Planeta.

martes, 8 de mayo de 2018

¿No tomas carnes?

Cada día hay más personas preocupadas por su salud y que, a causa de ello, minimizan la cantidad de carne que ingieren o, incluso, la eliminan de su patrón alimentario. Por ello, al aumentar la demanda de otros alimentos, la oferta de productos o alimentos alternativos a ella ha crecido tanto que, en casi cualquier supermercado, se pueden encontrar multitud de opciones. 


No tomar carne no significa que la cesta de la compra tenga que ser ni menos sana (casi justo lo contrario) ni más cara, es decir, no es obligatorio comprar productos vegetales ricos en proteínas como el tofu, seitán, soja texturizada o tempeh para mantener una dieta equilibrada y saludable pero, por supuesto que sí, son una muy buena alternativa a ella y un apoyo en cuanto a vitaminas del grupo B. 
Pueden introducirse para darle una consistencia y sabor muy parecidos a la carne, así, se podrán cocinar muchos platos que de forma habitual se cocinan con carne, disfrutándolos como si así fuera. Un ejemplo súper rico son los macarrones con soja texturizada (quedan súper buenos y te sabrán igual de ricos), en vez de echarle chorizo o carne picada, se echa la soja texturizada previamente hidratada. 


Hay ciertos grupos de alimentos, además de los pescados, mariscos, lácteos y huevos, que aportan una buena cantidad de proteínas y de alta calidad. Son las legumbres, las semillas y los frutos secos. Son alimentos saludables que deberían tener más presencia en nuestras cocinas. A continuación os doy algunas ideas, pero antes, os dejo esta imagen extraída de nuestro nuevo libro en donde hacemos un mini-repaso de la cantidad de proteínas que aportan algunos alimentos: 



LEGUMBRES:
Quizá uno piense más en las típicas lentejas, alubias, guisantes o cocido de toda la vida, pero hay que tener en cuenta que pueden realizarse ensaladas templadas, purés, hummus… De la misma forma podríamos hablar de la soja, puede tomarse como legumbre, o en brotes en cualquier ensalada o como guarnición de platos como arroces, pastas, purés o sopas, y por supuesto en forma de tofu y tempeh, productos producidos con ella y de consistencia parecida a la carne. 

SEMILLAS:
Respecto al grupo de las semillas, siempre se pueden añadir a desayunos, a nuestros platos a la hora de comer o cenar y al pan, muy de moda desde hace unos años también. Estas semillas pueden ser pipas de girasol, de calabaza, semillas de lino (mejor molidas), de amapola, de sésamo, de chía… ¡hay un montón! 

FRUTOS SECOS: 
Con los frutos secos nos pasa parecido: podemos añadirlos a nuestros platos y tendrán un toque diferente, más crujiente e innovador; ¡ojo!, son hipercalóricos por lo que habrá que consumirlos en raciones moderadas, como podrían ser unos 15 g o un puñadito diario. 


Por lo tanto, una persona puede tomar proteínas suficientes sin tomar carnes (además, hay que tener en cuenta que la tendencia de la población actual es tomar demasiadas proteínas animales, superando las recomendaciones actuales cada día) así que, tomando alimentos del resto de grupos y de productos vegetales anteriormente citados, la calidad de la dieta será muy buena, minimizando grasas saturadas y proteínas de origen animal. 

Quizá algunos de vosotros, os preguntaréis si se podrá crear un déficit en la vitamina B12 procedente de no tomar carne: pues bien, al seguir consumiendo lácteos, huevos, pescados y mariscos no debería verse afectada, ya que esos alimentos son ricos en ella. 


Como veis, alternativas hay muchas, por lo que si ya estás tomando menos carne, sobre todo menos carne roja, estarás haciendo que tu salud cardiovascular se encuentre más protegida :) 


Si quieres ver recetas con alimentos vegetales ricos en proteínas, pincha aquí: 




Y recuerda que si deseas comenzar una alimentación vegetariana o vegana, nosotros podemos echarte una mano: pasamos consulta en Salamanca y también tenemos servicio online. Si deseas saber más, pincha sobre mi imagen :) 

Soy Jéssica Ramos Ribeiro, 
dietista-nutricionista y antropometrista ISAK nivel I.
Puedes encontrarme en ALEA Consulta dietética


miércoles, 2 de mayo de 2018

Hablamos para el ABC

La publicación del libro nuevo (Adelgaza por fin con la dieta ALEA) nos está trayendo más movimiento en los medios de comunicación.
Aquí os dejamos una entrevista para el periódico ABC que salió hace unos días en primera plana :)  


jueves, 26 de abril de 2018

Desayunos ALEA #1

Durante la promoción del nuevo libro muchos periodistas nos están preguntando sobre el desayuno. Sobre cómo debería ser, sobre ideas saludables, incluso nos preguntan qué desayuna el equipo ALEA. Esa respuesta es muy fácil: lo mismo que recomendamos a nuestros lectores y pacientes :)
Así que hoy vamos a comenzar una serie de post sobre desayunos: queremos demostraros que hay mogollón de ideas saludables que se pueden preparar en un momentín y harán que comencemos el día como debe ser :) 

Desayunos ALEA #1
Tostada de pan con aguacate, fresas y café con leche


 Ingredientes para un desayuno extra saludable y extra rico :) 

Ingredientes Plan 1Plan 2Plan 3Plan 4
Pan (mejor integral)30 g35 g45 g50 g
Aguacate40 g45 g50 g65 g
Fresas100 g120 g140 g160 g
Bebida vegetal o leche desnatada con café1 taza1 taza1 taza1 taza


Elaboración:


Si tenías el pan congelado, mételo en la tostadora y deja que se haga un poquito.
En ese tiempo tritura el aguacate con un tenedor dentro de un cuenco y añádele un poquito de sal y de pimienta negra molida. Mezcla muy bien y cuando el pan esté listo, extiende la mezcla por encima.

A nosotros nos gusta tomar el café sin endulzar: te recomendamos que lo pruebes. Quizá las primeras veces te resulte un poquito fuerte, pero en cuanto le cojas el gusto no entenderás disfrutar del café de otra manera... 





Si deseas perder peso y sobre todo, 
deseas aprender a comer mejor, 
pincha sobre mí :)



Soy María Astudillo Montero, 
fundadora y codirectora de ALEA desde el año 2006.
Coautora de La dieta ALEA, 2015 Ed. Zenith/Planeta.

martes, 24 de abril de 2018

Viajes y dieta, ¡que no cunda el pánico!

Sabiendo que quedan por delante unos cuantos puentes primaverales de esos que invitan a salir unos días, Jéssica os ha preparado unos consejos que nunca bien mal recordar para que esos momentos afecten lo menos posible. Vamos allá.



Si eres de los que viaja a menudo por temas laborales o, mejor aún, por ocio, pero, no quieres que afecte negativamente a tu peso, sigue estos sencillos pasos para ayudarte a conseguirlo: 


1. Organízate las comidas del día en función del plan: Imagina que ya tienes concertada y con menú cerrado la comida de ese día pero, realmente, el resto es cosa tuya. Pues bien, trata de controlar la cantidad que comes (ya que no podrás elegir qué comer, pero sí hasta dónde) e intenta no repetir en la cena lo mismo que en la comida (así lograremos que los nutrientes de ese día estén equilibrados). Haz lo mismo en caso de que tuvieras la cena concertada. Intenta equilibrar y compensar. 

2. Haz un buen desayuno (esto no es sinónimo de muchas calorías, si no, que sea equilibrado y tenga presente la fruta, el lácteo y los cereales). Empezando así de completo el día, no arrastrarás hambre. 

3. No tienes que “pre-compensar”. Lo típico de… “como luego me voy a pasar, no tomo la media mañana o no meriendo”. Pues no, todo lo contrario, precisamente si vas con hambre entonces sí que te vas a pasar, porque llegarás con ansiedad y, a parte, como ya lo habías planeado… ¡error! 

4. Haz la media mañana y la merienda habitual, tenla en cuenta si vas a pasar el día entero fuera. Llévatela o intenta tener a tu alcance alimentos que puedan formar parte de estas comidas tan importantes del día: fruta, frutos secos, un café con leche, una infusión...etc.

5. Prueba la gastronomía típica de la zona, ¡por supuesto! ¿Qué mejor que probar cosas ricas? Puedes hacerlo, pero volvemos al punto 1: controla cuánto comes si de verdad te importa tu peso y tu salud. Y, si tomas alcohol… con moderación. 

6. Intenta mantener las 2-3 frutas al día (que siempre se olvida fuera de casa) a parte de que te viene fenomenal para encontrarte activo, además te ayudará a que vayas bien al baño, cosa que en los viajes suele empeorar… 

7. Y por último, mantente hidratado con agua, infusiones, zumos naturales y… ¡disfruta del viaje! :D




Soy Jéssica Ramos Ribeiro, 
dietista-nutricionista y antropometrista ISAK nivel I.
Puedes encontrarme en ALEA Consulta dietética


jueves, 19 de abril de 2018

Zanahorias caramelizadas con almendras y pollo (o tofu)

Esta receta de hoy es una cosa TAN sencilla pero TAN sabrosa, que te costará creer que en tan poco tiempo y con tan pocos ingredientes, esto es posible :) 
Vamos a por ella (con la boca hecha agua...):



Ingredientes para la cena (o para un segundo plato*): 


Ingredientes Plan 1Plan 2Plan 3Plan 4
Zanahorias200 g240 g280 g320 g
Almendras naturales15 g15 g20 g20 g
Pechuga de pollo
o bien
Tofu
80 g

150 g
90 g

170 g
120 g

200 g
140 g

220 g
Pan como acompañamiento15 g20 g 25 g30 g

Y también...
► Aceite de oliva virgen extra:

  • 1 cucharada de postre para los planes 1 y 2
  • 1 cucharada sopera para los planes 3 y 4
► Salsa de soja: 1 cucharada o 2, según tu gusto.
► Azúcar: 1 cucharada de postre. 


Elaboración:
  1. Parte en daditos la zanahoria y también la pechuga de pollo o el tofu.
  2. Calienta el aceite indicado en una buena sartén antiadherente y añade los dados de zanahoria. Déjalos hacer a fuego medio durante 3-4 minutos.
  3. A continuación, añade los dados de pollo o tofu y mezcla bien. Déjalos hacer hasta que tomen un color dorado.
  4. Añade ahora el azúcar indicado, mezcla y tapa la sartén. Déjalo así 3-4 minutos más.
  5. Por último: añade la salsa de soja y mezcla todos los ingredientes. 
  6. Sitúalo en un plato y en la misma sartén, sin añadir nada más, tuesta las almendras partidas (yo usé un mortero). Decora el plato esparciéndolas por encima de las zanahorias y el pollo y disfruta...



Este plato está pensado para ser una cena completa, pero si te apetece tomarlo en la hora de comer, podrías tomar de primero una ensalada de entre 200 y 300 g de verduras variadas, aliñada con una cucharada de postre de aceite de oliva virgen extra, un poquito de sal y vinagre o zumo de lima o limón a tu gusto. 
A la ensalada podrías añadirle unos trocitos de pan tostado para no dejar de lado la ración de hidratos de carbono complejos que éste aporta. (Y recuerda, mejor integral.)

En ese caso la cantidad de pan sería...
  • Plan 1: 40 g
  • Plan 2: 60 g
  • Plan 3: 80 g
  • Plan 4: 100 g


Si deseas perder peso y sobre todo, 
deseas aprender a comer mejor, 
pincha sobre mí :)



Soy María Astudillo Montero, 
fundadora y codirectora de ALEA desde el año 2006.
Coautora de La dieta ALEA, 2015 Ed. Zenith/Planeta.

martes, 17 de abril de 2018

Menú primavera 2018

A pesar de este loco comienzo de primavera (con más días de lluvia que en todo el otoño y el inviernos pasados), parece que ya llegan los ansiados días de sol. Y con ellos platos más livianos, más coloridos, más sabrosos y saludables gracias a los maravillosos alimentos de primavera.



Tomar alimentos de temporada nos asegura varias cosas muy valiosas:
- Ahorramos en la compra.
- Le hacemos gasto a los agricultores de la zona, o como mínimo: de nuestro país.
- Las verduras y las frutas están realmente mucho más ricas :) 

¿Qué frutas y verduras podemos encontrar ahora (y en las próximas semanas) en su punto?
  • Aguacates, kiwis, naranjas, albaricoques, cerezas, fresas, sandías...etc. 
  • Alcachofas, espárragos, lechugas, zanahorias, tomates, pimientos, espinacas...etc.


Hoy os proponemos un menú semanal para estos meses del año. Puede serviros de inspiración: tanto haciéndolo al pie de la letra como adaptándolo a vuestros gustos o necesidades, tenéis a continuación una herramienta muy útil. 


Pinchando en la imagen podréis descargar el menú de primavera creado por Leticia Álvarez (dietista-nutricionista y máster en nutrición clínica), de ALEA Consulta dietética :) 





¿Sabías que podemos crear para ti dietas únicas? Con los alimentos que te gustan, evitando los que no te hagan gracia, enseñándote a comer rico y sano :) En definitiva: orientando tu dieta hacia la dirección que necesites.
Si deseas más información, haz clic sobre Leticia. 



Soy Leticia Álvarez Musetti, 
dietista-nutricionista y máster en Nutrición Clínica.
Puedes encontrarme en ALEA Consulta dietética y aleaDIETS.com 




jueves, 12 de abril de 2018

Berenjenas al roquefort

Hace años probamos una receta muy parecida a esta en un restaurante de Salamanca. Y justo hace unas noches no sabía qué preparar para cenar. Plantada frente a la nevera abierta de par en par, lo vi: tenía unas cuñas de queso Roquefort, un poquito de nata para cocinar y un par de berenjenas hermosas (aunque variando la verdura, podríais preparar esta receta igualmente). Este fue el resultado: 


Ingredientes para la cena: 


Ingredientes Plan 1Plan 2Plan 3Plan 4
Berenjenas280 g360 g380 g430 g
Queso Roquefort30 g40 g50 g60 g
Nata ligera80 ml100 ml120 ml140 ml
Pan para acompañar15 g20 g25 g30 g

Pimienta negra y un poquito de sal, al gusto.


Elaboración:
  1. Precalienta el horno (o la plancha) a 200º C.
  2. Pon en un cuenco el queso Roquefort y con un tenedor, deshazlo. Cuando esté como una pasta, añade la nata, una pizca de pimienta negra y mezcla con suavidad hasta obtener una salsa homogénea. 
  3. Por otro lado, pela las berenjenas y pártelas longitudinalmente en láminas de medio centímetro (o un poquito más) de grosor.
  4. Colócalas sobre la bandeja de horno (mejor con un trocito de papel vegetal) (o bien, sobre la plancha). Con una brocha (o con una cucharada sopera) reparte la salsa de queso y nata que hiciste. Primero pinta una cara, y después voltéalas para impregnar también la otra cara. Reserva un poquito de salsa.
  5. Mételas en el horno durante unos 10-12 minutos y justo antes de servirlas, añade por encima la salsa que reservaste. 
* Como comentaba al inicio, podéis preparar esta receta con cualquier otra verdura: calabacín, brócoli, coliflor, repollo... cada una le dará un toque distinto y ¡súper rico! 




¿Sabías que podemos elaborar para ti una dieta personalizada? 




Soy María Astudillo Montero, 
fundadora y codirectora de ALEA desde el año 2006.
Coautora de La dieta ALEA, 2015 Ed. Zenith/Planeta.





martes, 10 de abril de 2018

Cereales integrales

A pesar de la gran información disponible hoy en día, casi de cualquier cuestión en que pensemos, el tema de los cereales o granos integrales suele traer consigo muchas dudas y preguntas.
Hace unos días os hablábamos de cómo elegir el mejor pan, pues hoy lo haremos sobre los cereales integrales y os contaremos algunas cosas muy, muy interesantes :) 


Empecemos por el principio:

A continuación veréis las partes que forman un cereal entero (o lo que conocemos como cereal integral):

Los granos enteros pueden llegar a tener hasta un 75% más de nutrientes que su variedad refinada, pues contienen más fibra, más vitaminas, minerales y proteínas (casi todo ello presente en el salvado y en el germen).


¿Qué beneficios tienen?

Cada cierto tiempo llegan hasta nosotros nuevos estudios científicos que demuestran que el consumo de granos enteros se relaciona con una mejor salud. Os dejaremos algunos datos que hablan por sí solos:
El consumo de entre 3-5 raciones diarias de alimentos integrales disminuye el riesgo de sufrir... 
- diabetes tipo II
- cardiopatías
- distintos tipos de cáncer digestivo
Y además, favorecen el mantenimiento del peso porque ayudan a regular el apetito.



¿Cómo podemos incorporarlos a nuestra alimentación?

Muy sencillo :) 
A la hora de comprar alimentos como cereales de desayuno, pan, pasta, arroz u otros cereales como espelta, avena, trigo sarraceno...etc. debemos invertir 30 segundos de nuestro tiempo en revisar el etiquetado. En él el primer ingrediente debería ser el nombre del cereal seguido por la palabra "integral".
O sea, en el caso de pan: harina de trigo integral.
En el caso del arroz: arroz integral.
Con la pasta: harina de trigo integral.



¿Y cuántas raciones deberíamos tomar al día?

Recomendamos entre 3 y 6. 
Y es muy sencillo llegar a ellas, vamos a poner un ejemplo en el que la persona consumirá 4 raciones:
  • Desayuno: cereales integrales
  • Almuerzo: tostada de pan integral 
  • Comida: paella con arroz integral
  • Cena: pan integral


Si os apetece profundizar un poco más en el tema os dejamos este artículo del EUFIC: los granos enteros.





Soy María Astudillo Montero, 
fundadora y codirectora de ALEA desde el año 2006.
Coautora de La dieta ALEA, 2015 Ed. Zenith/Planeta.







¿Deseas adelgazar? ¿Mejorar tu alimentación? 
Podemos ayudarte:


jueves, 5 de abril de 2018

Ternera o seitán guisado al estilo tradicional -fácil-

Tenemos el gusto de mostraros una de las nuevas recetas del libro Adelgaza por fin con la dieta ALEA. Se trata de un guiso cocinado en 15 minutos nada más, pero cuyo resultado hará que se convierta en uno de vuestros platos estrella :) Las cantidades indicadas son para una cena.


En origen creamos la receta con filete de ternera como ingrediente, pero como en el nuevo libro os contamos cómo adaptarla si no coméis carne (como es mi caso), la preparé con seitán y el resultado fue tan maravilloso que le gustó hasta a mi padre, que es carnívoro hasta la médula.


Durante los diez minutos en los que la salsa espesó y quedó con ese tono tan apetecible, añadí un par de hojitas de laurel y el toque fue sublime... Ojalá pudiera enviaros un pedacito, o al menos el aroma tan rico que desprendía...
Y sí, con recetas como esta es posible adelgazar ;)



Nuestro nuevo libro ya está a la venta. 
Si deseas reforzar tu autoconfianza y tu fuerza de voluntad, si necesitas perder peso y mejorar tus hábitos alimentarios... pincha en la imagen :) 








Soy María Astudillo Montero, 
fundadora y codirectora de ALEA desde el año 2006.
Coautora de La dieta ALEA, 2015 Ed. Zenith/Planeta.
Y también de ADELGAZA POR FIN CON LA DIETA ALEA, 2018 Ed. Zenith/Planeta.



¿Deseas adelgazar? ¿Mejorar tu alimentación? 
Podemos ayudarte: