Psicología



Sabemos que el ánimo puede decaer cuando uno está haciendo una dieta para conseguir adelgazar.

Sabemos que la vida es muy dura: el estrés del trabajo no nos deja ni respirar, las tareas de casa se nos acumulan, algún familiar enferma, alguna discusión con amigos...

En definitiva, son muy diversas las circunstancias que pueden hacernos sentir de bajón


Sea cual sea la razón de esa pérdida de ánimo, a veces, ese estado afecta al cumplimiento de la dieta. Lo sabemos. Es humano :)

Por eso, en ALEA trabajamos de cerca con un gran grupo de Psicólogos que tratarán de ayudaros en ese sentido.

En esta pantalla encontraréis los artículos que han escrito nuestros colaboradores Psicólogos hasta ahora. 
Sabemos que os vendrán genial. Ojeadlos tantas veces como necesitéis, imprimidlos, sacadles una foto! Lo que sea para conseguir mejorar :) 



por Rubén Pérez-Elvira 
 Licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca - Especialista en Neuropsicología clínica por la Universidad Pablo Olavide.



por Cristina Martínez Bernal  
Licenciada en Psicología por la Universidad Pontificia de Salamanca.



por María Fernández Pérez
Psicóloga especialista en Trastornos del Comportamiento Alimentario y Obesidad.



por María Fernández Pérez
Psicóloga especialista en Trastornos del Comportamiento Alimentario y Obesidad.








Si te preocupa algún tema en particular, y no lo has encontrado aquí, por favor cuéntanoslo y el equipo tratará de crear un artículo sobre ello.






2 comentarios:

  1. A mí, cuando estoy muy nerviosa, me da ansiedad y me da por comer... y no precisamente saludable, además de hacerlo casi siempre de forma compulsiva. Me gustaría que pudieran hablar de este tema.

    Otra de las cosas que me preocupan es que no siento sensación de hambre ni tampoco sensación de saciedad, creo que es un problema bastante serio.

    No sé si podréis ayudarme. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Susana, gracias por dejarnos tu comentario y por leernos.

      Tenemos algunos casos parecidos a lo que nos cuentas y solemos actuar de dos maneras:
      - Comenzamos con una dieta adaptada a la persona, a sus necesidades y gustos. Normalmente al organizar la alimentación la ansiedad mejora muchísimo y esos episodios de comer compulsivamente se van alejando entre sí, hasta erradicarlos.
      - Pero cuando vemos que la pauta de alimentación organizada no es suficiente, solemos derivar a nuestros pacientes a un psicólogo para que sea el profesional encargado de encontrar el origen de la ansiedad. Ellos tienen las herramientas para ayudarnos a canalizar las emociones que nos llevan a hacer cosas que no necesitamos (como por ejemplo, sentir nervios, ansiedad y terminar comiendo. Casi siempre esos nervios y ansiedad tienen su origen en cosas que nada tienen que ver con la comida, y sin embargo nuestra cabeza acaba mezclando ambas cosas).

      Resumiendo: si piensas que quizá haya algún aspecto no relacionado con la comida que te hace estar más nerviosa, sería buena idea acudir a un psicólogo colegiado, que base su forma de trabajo en la metodología moderna.
      Pero si piensas que tal vez mejorando tu alimentación este malestar podría terminar, entonces un nutricionista sí podría ayudarte.

      ¡Un fuerte abrazo!
      María.

      Eliminar

Gracias por tu comentario!! :)