martes, 19 de febrero de 2013

Anemias nutricionales


La anemia se define como una deficiencia del número o del tamaño de los glóbulos rojos de la sangre o como una disminución de la hemoglobina (proteína que transporta el oxígeno) que estos contienen. 

Aunque algunos tipos de anemia están causados por hemorragias, enfermedades genéticas o enfermedades crónicas, la mayoría de las anemias están causadas por el déficit de los nutrientes requeridos para la formación normal de los glóbulos rojos, principalmente hierro, vitamina B12 y ácido fólico. 
A estas anemias se las denomina anemias nutricionales


Las principales anemias nutricionales son las siguientes: 



Anemia ferropénica 

Anemia fenorropénica
Este tipo de anemia se debe al déficit de hierro y es la anemia nutricional más habitual en la población. Se caracteriza por la producción de glóbulos rojos pequeños y por un bajo nivel de hemoglobina y puede producir síntomas como fatiga, palpitaciones, menor capacidad de aprendizaje, menor fortaleza para el trabajo intenso, falta de apetito o retraso en el crecimiento. 

La prevención de este tipo de anemia se realiza mediante el consumo de productos ricos en hierro como las carnes, el pescado, el pollo, el hígado, los preparados a partir de sangre, los cereales, las legumbres y las verduras de hoja verde. 

La disponibilidad del hierro de estos alimentos varía de unos a otros y mientras que el hierro de los alimentos de origen animal se absorbe bien (sobre un 15%), el hierro en los productos vegetales se absorbe en menor cantidad (3-8%). 
Es importante señalar que hay sustancias como la vitamina C (presente en frutas y hortalizas frescas) que aumentan la absorción de hierro, mientras que hay otras sustancias como los oxalatos, los fitatos o los taninos (presentes en los cereales sin refinar, la soja, el té o el café) que disminuyen la absorción de hierro. 



Anemia megaloblástica 

Anemia megaloblástica
Este tipo de anemia se debe al déficit de ácido fólico y de vitamina B12 y se caracteriza por la producción de glóbulos rojos grandes e inmaduros. Las principales causas de este tipo de anemia son una dieta pobre en frutas y verduras y una absorción inadecuada del ácido fólico de la dieta debida al consumo de fármacos o alcohol o a que la persona padece la enfermedad celiaca. 

La prevención de este tipo de anemia se realiza mediante el consumo de alimentos ricos en ácido fólico como el hígado, el pescado, las verduras de hoja verde, los cítricos y los cereales. 



Anemia perniciosa 

Prevenir anemiaEs un tipo de anemia megaloblástica que se debe al déficit de vitamina B12 y produce debilidad, fatiga, perdida de pelo, irritabilidad y pérdida de memoria. Este déficit se produce por la falta de factor intrínseco (proteína necesaria para la absorción de la vitamia B12 de la dieta) y en raros casos como consecuencia de una dieta vegetariana estricta ya que esta vitamina se encuentra exclusivamente en los productos de origen animal. 

La prevención de este tipo de anemia se realiza mediante el consumo de productos ricos en vitamina B12 como la carne (principalmente de ternera y cerdo), los huevos, la leche y los derivados lácteos. 



Otras anemias nutricionales 

También existen otros tipos de anemias nutricionales menos frecuentes como la anemia sideroblástica (debida a un déficit de vitamina B6) o la anemia debida al déficit de cobre. 



AUTOR: Jorge Herráez Agüera

Diplomado en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Complutense de Madrid (UCM).
Licenciado en Ciencia y Tecnología de los alimentos en la UCM.



Bibliografía 

Krause Dietoterapia, L.K. Mahan. 
Tratado de nutrción A. Gil Hernandez 
www.fao.org




EXTRA: 
Si deseas conocer la lista de alimentos más ricos en hierro 
y que por lo tanto te ayudarán a vencer la anemia
hecha un vistazo a este artículo: 



1 comentario:

  1. Me parece un excelente trabajo, claro y conciso. Me fue de gran ayuda.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!! :)