martes, 3 de junio de 2014

Antioxidantes: dónde están y cómo pueden ayudarte

Una vez más hemos colaborado con una periodista que necesitaba elaborar un artículo hablando sobre los antioxidantes. Aprovechando el repaso del tema os dejamos las preguntas que contestamos para que conozcáis más a estos pequeños pero importantes desconocidos:



- ¿Por qué son buenos los alimentos antioxidantes?

Los antioxidantes son sustancias bioactivas presentes en alimentos de origen vegetal y que tienen un impacto positivo en la salud.
Estas sustancias, actúan reduciendo algunos impactos ambientales negativos y previniendo la aparición de diversas enfermedades de evolución crónica.
Su consumo se ha relacionado con la prevención de estas enfermedades: defectos del tubo neural, diversos trastornos digestivos, la obesidad, las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, la diabetes, las cataratas, la degeneración macular asociada a la edad, algunas enfermedades neurodegenerativas, la osteoporosis, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica…



- ¿Qué bien le hacen al cuerpo por dentro y por fuera?

La acción de estos compuestos ocurre a nivel molecular: modulan enzimas, disminuyen la agregación plaquetaria, producen cambios en el metabolismo del colesterol, regulan las hormonas esteroideas, reducen la presión arterial, poseen actividad antibacteriana y antiviral…

Después esos beneficios se muestran de forma palpable: estamos más sanos y fuertes, somos menos propensos a sufrir enfermedades metabólicas y bacterianas o víricas. De alguna forma nos hacen envejecer mejor, pues al estar más sanos nuestro cuerpo sufre menos y presentamos un mejor aspecto.



- ¿Qué alimentos antioxidantes recomendáis? ¿Cuáles son los cinco mejores, por ejemplo, y cómo nos ayudan?

El tomate y la sandía son fuentes de LICOPENO: nos protegen contra enfermedades cardiovasculares y contra diferentes tipos de cáncer: próstata, cervix, mama, pulmón, faringe, esófago, estómago, páncreas, colon y recto.
 

El brócoli y las espinacas contienen LUTEÍNA y ZEAXANTINA: nos ayudan contra cataratas y la degeneración macular asociada a la edad.


Cebollas, manzanas, apio y té verde son ricos en FLAVONOIDES: que nos protegen contra el cáncer, las enfermedades coronarias y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.




- ¿Existe alguna contraindicación que tengamos que tener en cuenta en este tipo de alimentos?

Más que contraindicación, hemos de tener en cuenta una precaución: ningún alimento solo nos proporciona una salud de hierro.
No porque el tomate o el apio por ejemplo, contengan sustancias beneficiosas para la salud hemos de tomarlo en cantidades exageradas.

En el punto medio está la virtud, como decía Aristóteles. Hemos de alimentarnos cada día de forma variada y equilibrada y solo de esa forma conseguiremos y mantendremos un buen estado de salud. 





2 comentarios:

  1. Buenos días, me encanta vuestro blog y mirando hacia atrás y ver este artículo me he acordado del kefir, ¿Qué opinión tenéis de él? A mi me gusta tomarlo en el desayuno junto con unos cereales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Luna!
      Muchísimas gracias por tus amables palabras, así da gusto trabajar, jeje!!
      Qué buena pregunta: el kéfir. Me has dado una idea para hablar sobre "lácteos alternativos" :)

      Las propiedades nutricionales del kéfir dependen de la leche con la que se obtenga, pero en general podemos asemejar los datos a los de un yogur o un vaso de leche. Quizá lo más destacable es que contiene menos cantidad de lactosa, lo cual hace que sea un poquito más digestivo (sobre todo para personas que no toleran bien los lácteos tradicionales).

      Un vaso de kéfir por las mañanas acompañado de cereales (y una pieza de fruta) conforman un desayuno genial :) Así que mientras disfrutes con ello, no dejes de hacerlo.

      ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar

Gracias por tu comentario!! :)