jueves, 21 de diciembre de 2017

Roscón de Reyes

Hace un par de días, Leticia Álvarez, Dietista-Nutricionista y Máster en Nutrición Clínica, nos hablaba de cómo hacer con los dulces navideños. Una de sus recomendaciones era la de hacer nuestros propios dulces en casa. Siguiendo su propio ejemplo, una tarde preparó este roscón tan bonito que véis a continuación y tuvimos el gusto de irlo merendando hace unas semanas... Os dejamos con Leticia:





El roscón de reyes es el desayuno-postre más típico de un día tan especial en nuestra cultura como el Día de Reyes.
Existen muchas variedades de este bizcocho pero hoy te traigo esta versión saludable y más ligera que la del roscón tradicional que eres libre de personalizar y que por supuesto huelga decir que también eres libre de tomarte ese día un trocito de roscón convencional si quieres, pero si buscas una opción mejor desde el punto de vista nutricional aquí tienes esta, eso sí te advierto que no es una receta rápida precisamente, es para prepararla con cariño y paciencia.





Ingredientes


- 600 g de harina de avena integral (aproximadamente) Yo usé esta porque es mi favorita pero puedes usar la que prefieras y, si es integral mejor.
- 5 g de sal 
- Levadura de panadería seca 1 sobre (unos 6 g). 
- Vainilla natural o aroma de vainilla
- 1 naranja, usaremos media para rallar su cáscara y la otra media para decorar. 
- 2 cucharadas de agua de azahar
- 200 mL de leche desnatada
- 3 huevos
- 25 g de estevia líquida u otro edulcorante, eso sí, tendrás que tener en cuenta que la medida de harina utilizada en esta receta está adaptada a este tipo de edulcorante. Por otro lado no conviene abusar de los edulcorantes por muchos motivos pero son una buena alternativa al azúcar y una buena forma de reducir la cantidad de calorías de este postre. 
- Aceite de oliva virgen extra 60 mL
- Un puñadito de almendras laminadas y/o molidas 



Preparación


1- Infusiona la leche junto con la ralladura de naranja, la vainilla y el agua de azahar, retírala del fuego, cuélala y deja que se temple.

2- Coloca en un bol la harina, la levadura seca y la sal, mezcla estos ingredientes y forma un volcán con las manos. 

3- Añadir la leche ya templada a la harina en el huequito que hemos dejado en medio (en el medio del volcán) y comenzar a amasar desde fuera hacia dentro.

4- Añade 2 de los 3 huevos, la estevia y amasa. 

5- El siguiente paso es añadir el aceite y continuar amasando hasta conseguir una masa homogénea, elástica y un poquito pegajosa. En este momento si quieres puedes meter dentro de la masa la típica haba y alguna figura (teniendo cuidado de que sean aptas para el horno claro). 

6- Deja reposar la masa en un bol, tapándola con un paño húmedo, hasta que doble su tamaño (unas 2-3 horas, depende de la temperatura del lugar).

7- Después de que la masa haya leudado le damos la forma de roscón, podemos ayudarnos de un recipiente para bizcochos de los que tienen hueco en medio.

8- Una vez le hayamos dado forma, batimos el huevo que habíamos reservado y con la ayuda de un pincel de cocina pintamos la masa y por encima le ponemos rodajas de naranja cortadas por la mitad y las almendras laminadas y/o molidas. 

9- Ahora ya tienes tu roscón decorado así que ya puedes meterlo al horno (que habrás precalentado 10 minutos a 200ºC). 



Después de media hora de horno a 180ºC lo tendrás listo para degustar, esperamos que lo disfrutes mucho :) 




A pesar de ser casero, este postre (como la mayoría...) aporta una gran cantidad de energía (=calorías). El roscón entero sobrepasa las 3000. Si lo partimos en 12 porciones tendremos que cada una de ellas aportará unas 250 calorías. Es una cifra alta, muy alta. Pero si lo tomamos de forma puntual en el desayuno, o incluso en la merienda, podríamos llegar a un punto intermedio entre "ni probarlo o comerlo entero de dos asentadas"... 








¿Deseas adelgazar? ¿Mejorar tu alimentación? 
Podemos ayudarte:

2 comentarios:

  1. Hola a todo el equipo Alea,primero que todo desearos un feliz año a tod@s.
    Os escribo para preguntaros sobre un par de dudas que tengo,la primera es que quisiera incorporar a mis desayunos y Meriendas los copos de avena pero no sé en qué cantidades debería comerlas,en el desayuno sería el peso de los cereales? Y en la merienda parodia mezclar los con yogur y fruta ,me gustaría que me pudierais dar algo ejemplo.
    Por otro lado quería que me dieras vuestra opinión sobre el aceite de coco,ya que últimamente leo mucho sobre él y me gustaría que me dijeras si es tan saludable como he leído.
    Como siempre muchísimas gracias por que siempre estáis ahí.
    Espero que este año nuevo venga igual o mejor que el anterior para todos,besos😙😙😙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Lupe, ¡feliz año para ti también! Ojalá que recordemos el 2018 porque hayamos tenido muchos días bonitos :)

      Vamos con esas dudas:
      - Para desayunar, efectivamente, deberías poner el peso de los cereales en copos de avena. Los copos que encontramos en el super son cereales menos procesados que otros (por ello son más saludables), pero engordan lo mismo (o casi lo mismo) que cualquier otro. Así que fíjate qué cantidad de cereales te corresponde según el plan, y pon ese peso en copos de avena.

      - Para merendar podrías hacer lo siguiente. Mezclar 1 yogur desnatado, 1 pieza de fruta y 30 g de copos de avena. Lo mezclas muy bien y eso te serviría para 2 días. (si lo tomases todo a la vez sería una merienda demasiado grande, pero si lo partimos en dos, quedaría perfecta).

      - Sobre el aceite de coco: Es cierto que se ha puesto de moda en los últimos meses y se ha hablado de que tiene unas propiedades muy buenas para la salud. Sin embargo hay que tener cuidado con él, pues posee uno de los contenidos en grasas saturadas más altos que podemos encontrar en la naturaleza. Si abusamos de las grasas saturadas nos subirá el colesterol malo.
      Estas grasas son necesarias para la salud, pero en una cantidad no muy grande. Y usando aceite de coco, nos pasaríamos de esa cifra saludable sin querer.

      Para cocinar diariamente lo más saludable es el aceite de oliva pero podemos alternar con otros aceites vegetales para disfrutar de todas sus propiedades nutricionales. Y lo dicho, el de coco, con mucha moderación (o lo que es lo mismo: de vez en cuando nada más, jejeje!).

      Si te gusta el sabor que aporta, hay una alternativa más sana: la "leche" de coco que se comercializa en bricks pequeñitos, pronto subiremos algunas recetas con ese ingrediente y no olvidaré charlar de ello, para que podamos comparar las propiedades nutricionales del aceite y de la leche de coco.

      ¡Un abrazo grande, Lupe!
      María.

      Eliminar

Gracias por tu comentario!! :)