jueves, 7 de febrero de 2019

Tortilla de patata al vapor




Muy buenos días, queridos lectores :) 
Hoy os traemos una receta estupenda: una tortilla de patata pero hecha en poquísimo tiempo y con un utensilio de cocina muy interesante. Y que conste aquí que esto no es un artículo patrocinado, os vamos a hablar de ello porque realmente nos ha gustado mucho. 
Se trata del estuche Lékué para cocinar al vapor (también os daremos una opción parecida y casera en caso de que no lo tengáis).

Hace años algunos pacientes nos hablaron de ello, pero por el simple hecho de no tenerlo a la vista, no lo compramos. Sin embargo esta Navidad, paseando por un centro comercial vi un stand de la marca y me acordé. Compré un estuche (tuve la suerte de que venía un librito con recetas de cocina muy sencillas y saludables) y desde ese día no he dejado de usarlo.

Hoy os vamos a contar cómo hacer una señora tortilla de patata, os va a encantar :)


Ingredientes: 

Ingredientes Plan 1Plan 2Plan 3Plan 4
Patata200 g250 g300 g350 g
Cebolla50 g80 g100 g130 g
Ajo1 diente1 diente1 diente1 diente
Huevos1122
Aceite de oliva virgen extra1 cda. de postre1 cda. de postre1 cda. de postre1 cda. de postre
Pan para acompañar30 g40 g50 g60 g


Con esas cantidades, tendríais una comida completa.
Si tomáis la mitad (de todo), sería una cena estupenda.


Elaboración: 

Primero pelamos la patata, la troceamos muy finita y la depositamos en un cuenco. 
Después, hacemos lo mismo con la cebolla y el ajo. Ponemos a punto de sal.


Pasamos esta mezcla al Lékué y la metemos en el microondas durante 10 minutos, a potencia máxima:


Tras esos 10 minutos, encontraremos la patata súper blandita y con un aroma que quita el sentido ;)


Ahora batimos el huevo, le añadimos una pizca de sal y mezclamos con la patata.

Ya solo nos queda cuajarla: utilizando una sartén antiadherente con unas gotas de aceite en pocos minutos tendréis lista una tortilla de patata tradicional pero con muchísimas menos calorías* que podréis disfrutar cualquier día :)


* ¿Cuántas calorías menos tiene esta tortilla con respecto a una tortilla tradicional?
La mayor diferencia es el aceite empleado. 
En esta hemos usado 1 cucharada de postre que nos aportará unas 50 calorías.
Si en una tortilla normal usamos por ejemplo 4 cucharadas soperas de aceite (=8 cucharadas de postre) nos aportarían 400 calorías. 
Es decir, utilizando esta técnica nos ahorramos unas 350 calorías. ¡Es una cifra que impresiona! 

¿No tienes estuche de cocinado al vapor?
No es problema, puedes "fabricarte" uno casero. Para ello utiliza un plato resistente al microondas, pon la patata con la cebolla y el ajo dentro, y tápalo bien con film transparente. Tras 10 minutos en el microondas encontrarás la patata y las verduras súper blanditas y listas para el siguiente paso. 

Un truco extra:
La segunda vez que la hice me gustó más porque en la elaboración hice una cosa distinta: 
1. Puse las patatas al vapor solas, con una pizca de sal y cebolla y ajo en polvo.
2. Rehogué un poco la cebolla y el ajo hasta que se pusieron doraditos. En ese punto las patatas ya estaban listas, lo mezclé todo (huevo batido, patatas blanditas y cebolla+ajo rehogados) y sin añadir más aceite en la sartén, cuajé la tortilla.
Me gustó más porque me encanta el saborcito del rehogado, y de esa manera, solo cambiando un paso lo conseguí. Mismas calorías, ¡pero más sabor!







Coautora de nuestros libros.
Podemos vernos en ALEA Consulta diétética.



Ey, una cosita más: ¿nos ayudas a extender los hábitos saludables y recetas sanas por todo el mundo? 
Tan solo dale a compartir ↓↓↓ y pondrás tu granito de arena. ¡¡GRACIAS!!


9 comentarios:

  1. Buenas como ser que plan es el mio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Enel!

      Los planes de dieta se corresponden con los de nuestros libros :) En ellos se detalla cómo elegir uno u otro.
      PERO, si no tienes los libros te recomiendo hacer el número 2 o 3 (que serían unas cantidades medias) y listo :) Quedarás genial!

      Eliminar
  2. Que maravilla!!! Esta misma noche a probarla (siempre con la mitad de cantidad de todo...) Ya os contare a ver que tal.
    Muchas gracias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Genial, Raquel! Pues ya nos contarás!!
      Ay, te voy a indicar un truco (después lo añadiré al artículo):
      La segunda vez que la hice me gustó más porque en la elaboración hice una cosa distinta:
      1. Puse las patatas al vapor solas, con una pizca de sal y cebolla y ajo en polvo.
      2. Rehogué un poco la cebolla y el ajo hasta que se pusieron doraditos. En ese punto las patatas ya estaban listas, lo mezclé todo (huevo batido, patatas blanditas y cebolla+ajo rehogados) y sin añadir más aceite en la sartén, cuajé la tortilla.
      Me gustó más porque me encanta el saborcito del rehogado, y de esa manera, solo cambiando un paso lo conseguí. mismas calorías, pero más sabor!

      ¡Un besote, Raquel!
      María.

      Eliminar
  3. Yo rehogo la cebolla en la sarten donde voy a cuajar la tortilla,cuando está transparente la mezclo con las patatas cortadas,meto al microhondas y cuando estan las junto con el huevo,pongo la sal y a la sarten

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra técnica maravillosa, Marijo!
      Antes para preparar la tortilla de patata se usaba media botella de aceite (¡exagero, lo sé! Pero antes se usaba un montón!!), y ahora tenemos unos cuantos trucos para hacer recetas igual de ricas pero más saludables!

      Eliminar
  4. Buenas tardes,
    Lo primero, ¡qué receta tan rica!, tiene una pinta estupenda, esta noche la voy a probar :-)
    Quería preguntaros una cosilla:
    ¿Se podría desayunar huevo revuelto? En mi caso sería plan 1
    Tengo vuestros libros, pero en ellos no se habla de esta opción, y no sé si puedo meter la pata si desayuno huevo revuelto.
    Muchas gracias por vuestra labor, me encantan vuestras recetas, son tan sencillas y ricas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Paloma!
      Pues muchísimas gracias por tu confianza :) Terminar así la mañana es maravilloso!!
      En respuesta a tu pregunta, sí: podrías desayunar un huevo revuelto algunos días, con un pedacito de pan (de unos 30 g, para el plan 1), una fruta como acompañamiento (o frutos secos) y como el huevo es un poquito más calórico y aporta una buena cantidad de proteínas, esos días podrías en vez de tomar leche o bebida vegetal, podrías optar por una infusión o un café solo (y así no te pasarás ni un ápice!).

      ¡Buen provecho y un abrazo desde Salamanca!
      María.

      Eliminar
    2. Muchísimas gracias por vuestra rápida respuesta :-)

      Eliminar

Gracias por tu comentario!! :)