martes, 23 de mayo de 2017

¿En la sala de espera para la operación bikini?


Algunos lo llaman operación bikini, podría ser también trikini, bañador o playa nudista, o para otros quizás será operación traje o vestido para esa boda que tienen dentro de poco o ese evento especial. 

Durante esta época, en la que se acerca el verano y la época de bodas, bautizos y comuniones, nos encontramos muchas veces con personas que quieren acudir a consulta buscando una pérdida de peso rápida para lucir cuerpo en verano o ponerse esa ropa del armario reservada para una fiesta y que ya no cierra, o sí cierra pero los botones o cremalleras están a punto de estallar. Primero que nada, si esto último que hemos comentado es tu problema ¿has pensado en renovar tu armario? Esa es la solución más rápida que podemos darte que no perjudica a tu salud, a lo mejor un poco a tu economía pero nada más. 



Nosotros damos prioridad a tu salud, aunque no juzgamos tus motivaciones para bajar de peso.


Si quieres bajar de peso lo mejor es hacerlo de forma progresiva, nada de locuras, con alimentos y masticando, nada de zumos o batidos milagrosos, o productos mágicos o eliminado grupos de alimentos. Con este tipo de estrategias descabelladas puede que consigas perder peso, pero perderás fundamentalmente agua, y no grasa que es lo que interesa que pierdas y, además recuperarás esos kilos o incluso más tan rápidamente como los habías perdido. 
Eso no educa, así no aprendes a comer, no es una estrategia dietética que puedas mantener a lo largo del tiempo. Cuando vuelvas a comer igual que antes, volverás también a tu peso de antes o más, con las consecuencias psicológicas que esto conlleva ya que puede llegar a ser muy frustrante, podrías llegar a perder la fe en ti mismo y en futuros tratamientos que sí que pueden ayudarte, como lo es el cambio de hábitos progresivo con una dieta (forma de comer) saludable.


Así que no tengas prisa, para nosotros tu salud es lo primero, haciendo las cosas bien, llegarás a tu objetivo de una forma saludable y como consecuencia seguramente también te verás y sentirás mejor. 


Cuando pienses en la primavera y el verano, no te agobies, piensa en que los días son más largos, más horas de sol para pasar tiempo al aire libre y sintetizar mucha vitamina D (sin quemarte tampoco ¡eh!), dar paseos, noches cálidas para bailar mucho en las fiestas de los pueblos, desempolvar la bicicleta, comer frutas de temporada tan ricas como las fresas, el melón, frambuesas, tiempo de gazpacho y de que nos apetezcan mucho más las ensaladas, unas tostaditas de pan con tomate en alguna bonita terraza (en esta época los tomates están mucho más ricos :) 


Así que no sufras por el verano, piensa en la vida y en disfrutar de ella, para eso tener una buena salud y un buen estado de ánimo es fundamental.



4 comentarios:

  1. Buenas tardes.
    La cantidad de carne y pescado ya cocinada es la misma que en crudo?
    Por ejemplo si pongo un lomo de salmón al horno cuanto puedo tomar?
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Charo, buenos días :)

      El peso de la carne y los pescados ya cocinados varía muy poquito (a diferencia de otros alimentos que se hidratan y crecen durante la cocción).
      Así que podrías poner la misma cantidad que se indica en crudo de una carne o pescado cocinado y no errarás demasiado.
      ¡Un abrazo!
      María.

      Eliminar
  2. Hola!!
    Me compré vuestro libro hace unos meses y me encanta. He ido adelgazando y sobre todo aprendiendo a comer y estoy muy contenta. Quería haceros una consulta, resulta que ahora en junio, por mi trabajo solo voy a poder tomar sandwich o bocadillo a la hora de comer cuatro días en semana. Había pensado hacerlos variados, de los que tenéis en vuestro libro o blog, ¿como lo veis para seguir haciendo la dieta? Me preocupa dejar de adelgazar por ello porque sé que no es la mejor opción y que se estropee el trabajo de estos meses!! Estando en el plan 1, cuanto pan sería, 50gramos? Muchas gracias por vuestra ayuda!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Laura, ¡mil gracias por tu confianza!
      Es una alegría muy grande para nosotros conocerte a través de estas líneas :)

      En cuanto a tu duda: realizando bocadillos para comer esos días de trabajo con 50 g de pan (y con un poco de verdura fresca y algo de proteínas: pavo o jamón cocido, salmón ahumado, aún enlatado, huevo, queso...) conseguirás tu objetivo.
      Tan solo te recomendaría variarlos, si te es posible, a lo largo de la semana por alguna ensalada que puedas llevar en fiambrera. Puedes preparar ensaladas de arroz, pasta o legumbres para equilibrar la frecuencia de consumo de alimentos.

      PERO, si te es más complicado o imposible, la opción de los bocatas variados será buena también.
      Trata de que el pan sea integral de panadería (en mi panadería me parten un pan grande con una máquina en rebanadas, las congelo y las voy sacando según me hacen falta) y recuerda tomar una pieza de fruta o un lácteo al finalizar la comida :)

      Haz tus cenas de dieta (y el resto de comidas menores) y listo. Seguirás acercándote a tu objetivo sin duda.

      ¡Un fuerte abrazo!
      María.

      Eliminar

Gracias por tu comentario!! :)