martes, 10 de octubre de 2017

Si hago deporte, ¿puedo comer todo lo que quiera?

Muchos nos hemos hecho alguna vez esta pregunta tan típica por todo el esfuerzo realizado en una actividad física. 
Es verdad que cuando hacemos deporte sentimos que hemos gastado “tanto” y lo hemos hecho tan bien que nos merecemos cualquier cosa. 



Pero esta percepción es errónea. De forma habitual, refiriéndonos a actividades físicas como correr, nadar, caminar, escalar, deportes de equipo, musculación o cardio durante una hora gastamos una cantidad de energía que oscila entre las 200-400 Kcal aproximadamente en función de cuál sea la actividad.

Este consumo, traducido a la energía que aportan los alimentos sería algo así como una merienda de:

- 1 plátano y un yogur con puñadito de frutos secos para cumplir las 200 Kcal o 
- 2 plátanos, un puñado de frutos secos y medio sándwich de pavo y queso para las 400 Kcal.


Por lo tanto, de forma saludable sí que es una cantidad buena de comida, pero… si estas calorías las ingerimos a partir de alimentos poco saludables y ricos en azúcares y grasas saturadas como bollería, patatas fritas de bolsa, golosinas… lo primero de todo, no sería la mejor opción debido al aporte de estos nutrientes en altas cantidades y, lo segundo, nos quedaríamos con hambre porque son productos que en pequeñas cantidades son muy calóricos, con lo que en seguida llegaríamos a esas 200 – 400 Kcal. Comeríamos más para saciarnos produciendo un aumento en las calorías y haciendo así que se produzca también un aumento de peso de forma progresiva…

Como véis es más fácil de lo que parece llevar una alimentación saludable y, a parte, te quedas más lleno… por lo que llegarás mucho más a gusto a la siguiente comida y no con un hambre atroz.

Así, controlando un poquito la saciedad, también controlas cuánto comer. Seguro que haciendo una merienda/almuerzo saludable, tu comida/cena es mucho más ligera que si tomas alimentos o productos densos calóricamente que te hacen llegar con más hambre porque apenas sacian.

Al final, si os dais cuenta es la pescadilla que se muerde la cola:
  • Como alimentos de todos los grupos controlando la cantidad con una frecuencia de 3-4 horas ► Llego sin tanta hambre a la siguiente comida ► No tengo ansiedad por comer ► Como cantidades coherentes. 
  • Como alimentos/productos altos en calorías, grasas y azúcares simples ► En el momento me quedo saciado y lleno pero a partir de la hora ya tengo hambre de nuevo ► Tendencia a picar ► Llego a la siguiente comida con mucha hambre ► Como más cantidad y me quedo muy lleno. 

Con lo cual, aprovechad si hacéis deporte para mejorar vuestra alimentación y conseguir un mejor rendimiento y, por supuesto, una apariencia física estupenda ;)







¿Deseas adelgazar? ¿Mejorar tu alimentación? 
Podemos ayudarte:

2 comentarios:

  1. Lo primero, enhorabuena por vuestro blog y vuestro libro. Si bien no soy lo suficientemente consecuente para haceros todo el caso que debería, me ayuda mucho leeros para esforzarme en alimentarme bien, para no engordar e incluso adelgazar un poquito. Hasta ahora es la única dieta que me convence!
    Pero el tema del deporte me "irrita" un poco. Creo que, teniendo razón en todo lo que decís, la forma de enfocarlo contribuye a que gente "antideporte" (lo he tenido que oír) al leeros diga "ves? lo que yo decía". Hay, sin embargo, quien piensa que si se pasa una hora nadando en la piscina esa tarde se puede permitir un helado. Y quien piensa que a igual cantidad de comida, si ese día has hecho deporte, te “aprovechará” menos. O que si un día te has pasado, si haces deporte un rato lo puedes compensar al menos en parte. A mí eso me ayuda a motivarme para hacer deporte, siendo realista y sin pensar que el valor que marca la balanza va a bajar a ritmo vertiginoso por ello. Creo que estaría bien hacer más hincapié en este punto. Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, y gracias por seguirnos :)
      Cualquier motivación es buena para hacer deporte, también el querer compensar un poquillo los excesos del fin de semana... pero no debe ser la principal, claro. Lo que queríamos transmitir con el artículo es que un cuerpo que hace deporte es un cuerpo más saludable, con menos riesgo de enfermedades, y que por eso esa rutina ha de estar siempre presente durante la semana. Hacer deporte para adelgazar suele ser infructuoso, pues no se va a la raíz del problema que causa sobrepeso: la descompensación entre lo que necesitamos y lo ingerimos.

      En resumen, que me enrollo, jeje: nadie debería ser "antideporte", pues es un hábito fundamental para tener una buena salud, aunque hacer ejercicio para compensar los excesos no es un buen negocio, pues a largo plazo acabaremos ingiriendo más calorías de las que gastamos en una hora de spining (además, como indicamos en el artículo, de que las calorías ingeridas cuando "pecamos" suelen estar vehiculizadas en base un mal perfil nutricional: grasas saturadas, muchos azúcares simples... etc).

      ¡Hagamos deporte regularmente, alimentémonos bien seamos moderados con los excesos en cantidad y frecuencia, esa es la clave!

      Un saludo,
      Roberto :)

      Eliminar

Gracias por tu comentario!! :)