martes, 17 de octubre de 2017

Pedro, 50 kilos menos y seguimos

Hoy tenemos el gusto de presentaros uno de los casos más bonitos que hemos tratado últimamente. Estamos tan impresionados con él, que cada vez que le vemos nos sube el ánimo a nosotros. Hace unos días le pregunté si querría compartir con vosotros, los lectores del blog, su experiencia con ALEA Salamanca, y amablemente accedió. Aquí tenéis su testimonio:

1. Pedro, háblanos un poquito de ti. ¿Qué edad tienes? ¿De dónde eres? ¿A qué te dedicas? Y cuéntanos, por favor, cómo ha sido tu recorrido con respecto al sobrepeso,​ ​las​ ​dietas​ ​y​ ​demás… 
Me llamo Pedro y tengo 36 años. Soy de Las Palmas de Gran Canaria y desde hace unos años resido en Salamanca, de donde procede parte de mi familia. Estudié Teleco y actualmente trabajo de informático. 


Mi lucha con el sobrepeso viene de lejos. De niño siempre fui gordito y bastante sedentario. No tuve un peso exagerado, pero llegado a la adolescencia empecé a tener que hacer dieta. He probado muchas, cetogénicas e hipocalóricas con las que bajé en dos ocasiones bastante peso, alrededor de 30 kilos, pero los recuperé. 
Con 22 años llegué a pesar 70 Kilos y tener un cuerpo saludable. Sin embargo, por ese entonces me diagnosticaron un problema de ansiedad que me llevó a una depresión. Comencé a sentir mucha ansiedad por comer sobre todo por la noche y empecé a engordar de forma desmedida hasta llegar a una obesidad muy preocupante. 

El año pasado una amiga me habló de vosotros y de lo bien que le había ido a una amiga suya, que no había vuelto a recuperar el peso perdido y comía absolutamente de todo, hasta “jamón serrano” jeje. Hice un primer intento con el libro, con el que bajé 15 kilos, pero sabía que en mi caso hacía falta un control presencial, un compromiso persona a persona y decidí llamar a la consulta a principios de enero. 


2. Recuerdo el día que te conocí en el despacho de Roberto. Pensé ​qué chico más majo, qué guapo y qué joven. Ojalá consigamos ayudarle. Y ahora tienes 50 kilos menos desde enero… ¿te lo puedes creer? ¿Cómo te sientes? (bien sabes que a nosotros​ ​nos​ ​tienes​ ​¡pletóricos!) 
La verdad es que me cuesta tomar conciencia de todo el “lastre” del que me he desprendido en estos meses. Donde más lo noto es en la sensación de salud que ahora tengo. Ya no me canso tanto, estoy más ágil y con la moral mucho más alta. Incluso me noto más joven, pues antes me sentía “un viejo de treinta y pico”. 
Ha supuesto un verdadero cambio de actitud. También lo noto en el armario. Es genial poder elegir la ropa que quieres, la que te gusta y no conformarte con la que simplemente te entra, pues parece que la moda no está hecha para personas con sobrepeso, en fin... Era un verdadero problema que me afectaba bastante a la autoestima. 


 3. ¿Cuáles han sido las mayores dificultades con las que te has enfrentado en este tiempo? 
El comienzo siempre es difícil. Cuando pesas 146 kilos y empiezas la dieta, tienes que mentalizarte de que va a ser un camino largo y que, por muy bien que lo hagas, los verdaderos resultados vendrán a la larga. Bajas 3 kilos y luego otros 3… pero sigues teniendo una obesidad muy evidente y en ocasiones resulta frustrante. Además, desde un principio me propuse abandonar el sedentarismo. Empecé caminando 3Km y acababa roto. Al día siguiente me levantaba agotado y dolorido. Sin embargo seguí poco a poco incrementando la distancia y el ritmo. Ahora camino una media de 10 km diarios, a un ritmo fuerte e incluso he empezado a trotar. 


He pasado de no poder atarme los zapatos a comenzar a correr en menos de un año. En un principio también sentí dificultades en el plano social. Sé que vosotros hacéis mucho hincapié en mantener vida normal y adaptarse a los compromisos sociales y dais muchos recursos y técnicas para poder afrontarlos. Sin embargo, al principio me daba tanto miedo despistarme y volver a comer sin control, que tuve que apartarme un poco para dar ese empujón tan grande que necesitaba. Ahora ya compagino el cuidarme con la vida social, aunque sigo teniendo miedo a bajar la guardia. Tengo que seguir trabajando en ese aspecto jeje. 


4.​ ​¿Por​ ​qué​ ​crees​ ​que​ ​esta​ ​vez​ ​ha​ ​sido​ ​todo​ ​diferente? 
Bueno, creo que la clave ha estado principalmente en la motivación, en mi caso recuperar la salud perdida. Cuando tomas conciencia de que la responsabilidad por cuidarte recae sólo en tus manos y coges las riendas, ahí empieza el cambio. De nada vale que te digan médicos, amigos y familiares que tienes que adelgazar si tú no tienes el convencimiento necesario. 

Cuando llegué a ALEA me encantó el cariño con que me recibió Roberto y las ganas de entender mi problemática en particular, sin juzgar, proponiendo soluciones desde la empatía. Además, vuestro interés porque estuviera siempre en contacto, que os trasladara mis necesidades y antojos, para así no abandonar... eso me dio gran impulso. Todo el equipo ALEA mantiene la misma línea de buen rollo, cariño y alegría por tus avances. Eso me encanta!!! 

Además, al contrario que en otras dietas, tengo la sensación de que esta vez, más que ir a bajar peso sin más, estoy aprendiendo a comer sano, estoy afianzando hábitos saludables. ¿Y de eso se trata no? Adelgazar no ha de ser un proyecto puntual, porque si no atacas a la causa de la obesidad, volverás a recuperar el peso perdido. 

Otra cosa que ha marcado la diferencia es que las recetas son ricas y elaboradas. Creo que otros planes se olvidan este tema y se centran en el aspecto restrictivo de la dieta. Me encanta cocinar y además de las recetas diarias, disfruto mucho de las que colgais en el blog, se nota que compartimos esta pasión por la cocina. 


5. Seguro que hay algo que podríamos mejorar, ¡cuéntanoslo para que te ayudemos mejor! 
Quizás tener a alguien en el equipo especializado en deporte para gente con sobrepeso. Que te ayude a gestionar dicho aspecto, a planificar rutinas y plantear objetivos, siendo consciente de las limitaciones iniciales. Eso estaría genial! :) 


 6.​ ​¿Cómo​ ​afectaba​ ​a​ ​tu​ ​vida​ ​el​ ​sobrepeso? 
Pues afectaba directamente a mi salud física y emocional. Llevo años durmiendo con una CPAP debido a las apneas de sueño, relacionadas en gran parte con el sobrepeso. Ahora estoy estudiando el poder prescindir de ella y ojalá pueda. Además, cuando os conocí acababa de pasar por una afección de corazón, una pericarditis que me asustó bastante. 
Por otro lado, cuestiones como montar en un avión o en cualquier transporte, se hacía muy complicado, por no mencionar el tema de la ropa, que suponía un verdadero quebradero de cabeza. 

Se podría decir que en general llevaba una vida muy limitada y con muchas más preocupaciones. 


7. Y ahora, con todo lo que has adelgazado, ¿cómo te encuentras comparándolo con la​ ​época​ ​anterior? 
Ha sido un cambio radical de estilo de vida y me siento genial. Soy consciente de que todavía me queda camino por recorrer y que no todo está ganado, pero cada vez veo más cerca mi objetivo de salud. 


8. Si algún día te saltas la dieta, ¿cómo te enfrentas a ello? ¿Te dejas llevar o te sobrepones? 
Cada vez que por alguna circunstancia me salto la dieta, me tomo como un reto el volver a hacerla bien y no caer en desidia ni en esa frustración que te lleva a tirar la toalla. Lo que intento evitar a toda costa es bajar la guardia y tener pensamientos como “ya que lo he hecho un poco mal hoy, qué más da otro día…” 


9. A veces cuando alguien tiene que perder mucho peso, 30, 40 kilos o más, como en tu caso, sienten que es una meta imposible. Y llegan a plantearse opciones drásticas como operaciones (un dato al hilo de esto: varios médicos cirujanos y anestesistas que conocemos están en contra 100% de estas operaciones, pues reducir el estómago, por ejemplo, es una amputación de un órgano sano. No es necesario, hay alternativas y personas como tú, Pedro, sois la clara evidencia de que sí se pueden mejorar​ ​los​ ​hábitos​ ​alimenticios​ ​y​ ​adelgazar​ ​de​ ​forma​ ​saludable​ ​y​ ​lógica). ¿Cómo estás consiguiendo mantener la ilusión durante el periodo de adelgazamiento?​ ​ ​¿Tienes​ ​alguna​ ​estrategia​ ​para​ ​no​ ​tirar​ ​la​ ​toalla? 
Sí, es verdad. Cuando estuve malo de pericarditis, uno de los cardiólogos que me trató me recomendó encarecidamente que me sometiera a cirugía bariátrica, porque en casos de tanto exceso de peso como el mío, era la mejor opción. Por un lado me asustó bastante, pero por otro lado me tocó tanto el orgullo que me dije “No pienso pasar por quirófano”. Aunque pienso sinceramente que aquel cardiólogo hablaba en serio y de 3 buena fe, no sabe lo que me ayudó su comentario a hacer acopio de fuerza de voluntad y motivación para iniciar la dieta. 


En cuanto a estrategias, me repito constantemente una frase a modo de mantra “Todavía queda todo por hacer”. Así no bajo la guardia, ni pienso que por haber perdido tanto peso, ya me puedo despreocupar. 
 Por otra parte, me he tomado el bajar de peso, como un aspecto de un proyecto mayor, de desarrollo personal. Para ello me está viniendo muy bien el mindfulness y la alimentación consciente. Prestar atención plena al momento de la comida te permite, no sólo disfrutar más de la misma, sino sentir el punto en el que estás saciado y así no comer de forma mecánica e impulsiva. También estoy empezando con el Yoga. Creo que para quienes sufrimos de ansiedad nerviosa, es una gran herramienta a tener en cuenta. 


10.​ ​¿Cómo​ ​te​ ​ves​ ​dentro​ ​de​ ​5​ ​meses? 
 Me veo más cerca de llegar a mi objetivo de salud e igual de motivado por mantenerlo de por vida. 


11.​ ​¿Y​ ​dentro​ ​de​ ​5​ ​años? 
Me gustaría que para entonces, el tener una vida sana estuviera totalmente normalizado en mi día a día…​ Que no supusiera un esfuerzo. También quisiera tener integrado totalmente el deporte en mi vida, pues creo que es fundamental para la salud física y emocional 



Pedro,​ ​gracias​ ​por​ ​tu​ ​generosidad. Y​ ​por​ ​tu​ ​sonrisa. 




¿Deseas adelgazar? ¿Mejorar tu alimentación? 
Podemos ayudarte:

 



7 comentarios:

  1. Eres un campeón, mucho ánimo. Qué bien se está sin esas mochilas tan pesadas!!!

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena, eres un ejemplo a seguir, yo llevo veinte kilos perdidos con el libro pero hace mas de dos meses que no.pierdo nada, ojala vuelva a perder, no dejare de comer así nunca es lo mejor que he hecho, os descubri en noviembre de 2016, os seguire siempre, recuerdos y abrazos y felicitaros a todo el equipo sois unicos , gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Maribel!
      Qué alegría leerte por aquí, ¡enhorabuena por todo lo que llevas! Y también por esa mentalidad de no querer cambiar tu nuevo estilo de vida. Precisamente para no volver a engordar lo adelgazado uno tiene que seguir alimentándose con mimo, como tú haces.
      Si deseas perder un poquito más te animamos a ello con mucho cariño, ¡estamos seguros de que lo conseguirás!

      ¡Un abrazo!
      María.

      Eliminar
  3. Antes de nada quisiera dar la enhorabuena a Pedro que es un ejemplo de superación de 10! Qué maravilla!

    Os escribía porque llevo unos dos meses siguiendo vuestra dieta y aunque pensaba que no sólo no perdería sino que engordaría, ya que llevaba décadas enganchada a dietas malas malignas, empecé a perder y a ganar ilusión en pensar que podía adelgazar comiendo lo que hacía años que no comía.

    El problema viene desde hace unas tres semanas que no pierdo casi nada y alguna semana hasta he engordado, para ser justos diré que a veces me he pesado nuevamente entre semana para ver si es una ilusión óptica o se debe a retención de líquidos o algo y es cierto que el peso varía mucho de un día para otro, a veces más a veces menos, y me lo tomo bien esperando que a la semana siguiente las cosas vuelvan a su cauce, pero nunca llega el ansiado 'bajón acumulado' jajjaa... No hago más que revisar las cantidades y no encuentro el error, estoy en mi plan y suelo tirar para las opciones más saludables, bebo muchísima agua y hago pis como una poseída, así que no sé qué puedo estar haciendo mal. Hace un par de semanas tuve una boda y lo di todo sobre todo en la barra libre, jajaja, pero salvo eso, no he hecho ninguna maldad y ya os digo que llevo tres semanas sin un gramillo de menos.
    ¿Qué puede ser? Si sigo al pie del cañón ¿volveré a perder? ¿O debería reducir un poco o bajar de plan o algo? Ahora estoy en el plan 2.
    Casi nada, jajaja

    Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenos días!
      Veamos, cada persona es un mundo, y aunque la estadística está para cumplirse (me refiero a que si esperamos que alguien pierda cada semana por ejemplo 800 g, estará muy cerca de esa cifra si hace bien la dieta), también hay personas que van por encima o por debajo del ritmo esperado.

      Nos cuentas que estás haciendo todo tan bien como al principio, genial.
      Si no hay comidas fuera, o picoteos entendemos que tu ritmo de adelgazamiento puede ser un poco más lento que el de otras personas. Por ello, para mejorarlo, podríamos bajar de plan. Pero no directamente al plan 1.

      Te recomendaría hacer dos semanas lo siguiente: los días pares haz el plan 2, y los días impares haz el plan 1 (o sea, ve alternando entre el 2 y el 1).
      La tercera y cuarta semana reduce las comidas menores a las del plan 1.

      Si después de este mes de bajada de plan siguieras perdiendo muy despacito, podrías a partir de la 5ª semana, hacer todos los días del plan 1 :)

      Si te parece bien, dentro de unas semanas (o días, lo que prefieras), nos cuentas cómo vas, ¿vale?

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Un grandisimo trabajo de estos 2 farmacéuticos compañeros de facultad
    Nosotros desde nuestra farmacia a pesar de que siempre nos apoyamos en un suplemento que ayude al paciente (sobre todo al principio) a bajar algo de peso mas rápidamente y este asi mas animado , siempre incidimos en la educacion alimentaria. y aprender a comer por eso hemos recomendado mucho este libro de la dieta Alea.. te ayuda a adelgazar pero sobre todo te educara en alimentacion y por nuestra experiencia , esta es la unica "dieta que funciona"

    enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues solo nos queda decir... ¡muchísimas gracias!
      Nuestro pequeño libro es como un grano de arena en este mundo complicado, pero nació con la esperanza de ayudar a personas que no podían acudir a un profesional que les aconsejase, así que gracias de corazón, por ayudarnos en esta tarea.
      ¡Un abrazo desde Salamanca!

      Eliminar

Gracias por tu comentario!! :)