jueves, 4 de abril de 2019

Torrijas ligeras y riquísimas



¡Muy buenos días! 
Qué bonita sensación la de que acordarse de un sabor o de un aroma y que nos transporte a una época del año, a sus temperaturas, a sus tradiciones... Me pasa siempre que pienso en las torrijas :) Ya se están dejando ver por la mayoría de tiendas y ya lleváis unos días teniéndolas en mente. 
Parece un dulce demasiado fuerte para meterlo dentro de un plan de alimentación saludable. PERO...

Si las hacéis como os vamos a contar hoy reduciremos el contenido de calorías de manera alucinante.
Estamos hablando de restar cerca de 300 calorías por torrija. Es una cifra demasiado importante como para no tenerla en cuenta...


¿Cuándo tomarlas?

Plan 1 y 2: 
  • En el desayuno: podemos tomar 2 torrijas más una pieza de fruta, más un lácteo.
  • Como merienda: podemos tomar 2 torrijas más un café solo o una infusión.
Plan 2 y 3: 
  • En el desayuno, podemos tomar 3 torrijas, más una pieza de fruta, más un lácteo.
  • Como merienda: podemos tomar 3 torrijas más un café solo o una infusión.


¿Qué nos hará falta?
  • Una barra de pan del día anterior (si cada torrija pesa unos 20-30 g, tendréis una medida perfecta), os saldrán 8-10 torrijas.
  • Dos huevos.
  • 400 ml d leche desnatada.
  • Canela en polvo (al gusto).
  • Estevia, sacarina o un poquito de azúcar (yo usé azúcar porque no tenía en casa ningún edulcorante sin calorías. Utilicé 3 cucharadas soperas (=30 g) y me pareció suficiente, pues no quería que quedasen demasiado dulces. Como me salieron 10 torrijas cada una se llevó 3 g de azúcar, como veis una cantidad ínfima comparada con cualquier otro postre. Así que si queréis usar azúcar en vez de otro edulcorante, adelante).




¿No echáis de menos un ingrediente típico de las torrijas?
Sí, ¿verdad? No he puesto en la lista el aceite
Y es que no lo vamos a utilizar. Y de esa manera ahorramos tantísimas calorías en esta receta. 

Solo tres cucharadas de aceite aportan 300 calorías. Pensad que cada torrija, si la friéramos, "chuparía" esa cantidad de aceite perfectamente. Así que cocinándola como os voy a contar, olvidáos de este ingrediente :)



Cómo hacerlas
En primer lugar, precalienta tu horno. A 220ºC.
  1. Parte la barra de pan en porciones regulares de unos 20-30 g de peso cada una.
  2. Disuelve el azúcar o el edulcorante que elijas en la leche indicada (si está tibia, el proceso será más rápido). Añade canela a tu gusto,  echa la leche en una fuente amplia y colócala a la izquierda de tu encimera.
  3. Bate los huevos en un plato y ponlo a la derecha de la fuente con leche.
  4. Por último, pon la bandeja de horno a la derecha del plato con huevo batido y extiende un papel de horno.
Ahora que ya has preparado lo que necesitas, viene lo interesante:
  1. Pon las rebanadas de pan en la leche y déjalas unos instantes. Han de rebosar leche :)
  2. Con cuidado para no romperlas, sácalas de la leche y colócalas dentro del plato con huevo. Dales la vuelta para que se impregnen por los dos lados.
  3. Por último, sácalas del huevo y situálas ordenadamente en la bandeja de horno.
En este punto tu horno estará ya caliente. Ponlo en la posición del GRILL y mete la bandeja con las torrijas.
No hará falta darles la vuelta entre medias. Con que las tengas unos 7-8 minutos (quizá más o menos tiempo según cómo funcione tu horno), la verás doradas y con una caja exterior crujiente.




Antes de servirlas, puedes espolvorear un poquito de azúcar (un poquito será suficiente). Y sí... están buenísimas. Con el mismo sabor, pero muchíííííísimo más ligeras que las torrijas de siempre :P
¡Que las disfrutéis!








Ey, una cosita más: ¿nos ayudas a extender los hábitos saludables y recetas sanas por todo el mundo? 
Tan solo dale a compartir ↓↓↓ y pondrás tu granito de arena. ¡¡GRACIAS!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!! :)