jueves, 18 de diciembre de 2014

Galletas de jengibre

¡Buenos días, amigos! 
A solo unos días de zambullirnos en las Navidades, os mostramos en este último post (haremos un pequeño parón hasta después de Reyes) cómo hacer unas sencillas galletas de jengibre bajas en calorías para que puedan disfrutarlas todos los miembros de la familia: desde los más pequeños hasta los que están a dieta.

Esta vez no nos ha dado tiempo a hacerlas, por eso no hemos podido incluir una foto propia. Pero os prometo que están geniales, las probamos hace tiempo y quedan buenísimas. 
La foto que veis es de la web "danzadefogones.com". 


Fotografía de "danzadefogones.com" :) 

Estas galletas tienen más calorías que las hicimos el otro día (galletas de Navidad light) porque contienen azúcar. (Podíamos haber sustituido el azúcar moreno de la receta y haber puesto en su lugar edulcorante sin calorías tipo estevia, pero perderíamos ese color oscuro característico de las galletas de jengibre).


Ingredientes:
  • 250 g de harina
  • 150 g de margarina baja en calorías tipo Ligeresa
  • 50 g de azúcar moreno y 25 g de edulcorante sin calorías tipo estevia
  • 5 g de bicarbonato
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo
  • 1 huevo
  • sal

Elaboración:
- Precalienta el horno a 180ºC.
- Toma un bol y echa dentro los ingredientes en polvo: el azúcar, la estevia, la harina, el bicarbonato, el jengibre, la canela y una pizca de sal. Mezcla bien.
- Bate el huevo y añádelo a la mezcla. Antes de mezclarlo echa también la margarina. En ese momento amasa todos los ingredientes hasta conseguir una masa homogénea. 
- Ahora solo tendrás que hacer galletas, bien con moldes o manualmente, y hornearlas durante unos 20 minutos. Tendrás que dejarlas enfríar al sacarlas del horno, durante el enfriamiento quedarán crujientes. 

* * Nuestro consejo es que (al menos para ti, para que tengas el control de lo que comes) separes un pedacito de masa y la partas en porciones de 20 gramos cada una. Así conseguirás galletas de 80 calorías cada una. 
De esa forma podrás tomar en el desayuno (o en la merienda) 2 galletas (y si eres chico, 3). 


¡Felices fiestas! 





martes, 16 de diciembre de 2014

Compensar en Navidad

¡Hola amigos! 
Estamos casi a punto de coger unos días libres coincidiendo con la Navidad, pero antes de despedirnos queremos hablaros de algo muy interesante. Algo, que si sabemos cómo hacerlo, puede salvar el resultado de la dieta.
Estamos hablando del concepto de COMPENSAR LOS EXCESOS.



Casi seguro que a todos os viene a la mente la siguiente escena: nos vamos de cena con los amigos, nos pasamos un montón y encima terminamos la noche bebiendo unas copas. Y a todo esto, estamos a dieta. Seguro que lo que muchos harán será que al día siguiente se pondrán a "lechuga y pechuga"... 
O peor: puede que haya habido algunos incautos que hayan llevado a la práctica eso de la "lechuga y pechuga" el día anterior a la salida en cuestión.

Seguro que es una escena que os suena.


Bien, hoy queremos hablaros de cómo compensar bien. Sin hacer burradas que de nada sirven.
Y decimos que no sirven de nada por dos motivos:
  • 1. El que compensa antes de salir a comer o cenar por ahí, llegará con tanta hambre (por lo poco que ha comido las horas o los días anteriores) que se pasará mucho más de lo que habría podido si se hubiera alimentado normalmente.
  • 2. El que compensa después, encima de que lo pasa mal la siguiente jornada generalmente nunca llega a equilibrar la balanza. 

El primer consejo (y además el más eficaz) que podemos daros para que vayáis a la cena o comida con serenidad es que almorcéis o merendéis lo más tarde posible. Es decir, si tenéis una cena con amigos, merendad a eso de las 20:00 o 20:30. De esa forma llegaréis a la cena recién merendados, con el estómago un poco ocupado aún y os será más sencillo cuidaros en la cena. 

Para la cena o la comida, aquí te dejamos el primer post diciembre hablando sobre ello: 


En segundo lugar, el tema de compensar:
Lo más eficaz es hacerlo los días posteriores. Para ello varios consejos:
  • 1. Que tu bebida de elección sea el agua: no aporta calorías (no engorda) y te ayudará a eliminar líquido.
  • 2. Organiza un plan de comidas y cenas ligeras y fáciles de hacer (nuestros pacientes tienen los "días de choque": recetas equilibradas y muy ligeritas).
  • 3. Que tu desayuno tenga: 1 vaso de leche desnatada (con infusión o café), 1 rebanada de pan (2 si eres chico) y 1 pieza de fruta. 
  • 4. Que tu merienda y tu almuerzo sean una pieza de fruta (o dos si eres un chico).
  • 5. Que tus postres sean infusiones (o café) sin azúcar.
Siguiendo estos consejos conseguiréis no pasaros mucho en el evento fuera de casa y además al día siguiente os pondréis en marcha con energía, de forma ligera pero saludable y cogeréis ritmo para seguir con vuestra dieta. 









jueves, 11 de diciembre de 2014

Galletas de Navidad

¡Buenos días amigos! 

Lo prometido es deuda: ayer os contábamos que habíamos hecho unas galletas de Navidad que además de estar de vicio eran aptas para la dieta. Y aquí las tenéis. 
Son fáciles de hacer, baratas, no son engorrosas y podréis hacerlas con vuestros hijos para pasar un rato divertido.

Antes de comentar la receta os contamos cómo podéis tomarlas:
Nosotros hemos hecho galletas que pesan unos 20 gramos cada una. De esa forma conseguimos que tengan unas 60 calorías. 
Nosotros usamos Ligeresa y como edulcorante, estevia en polvo. Si hubiéramos usado mantequilla normal y azúcar habrían tenido unas 110 calorías por galleta, ¡casi el doble!

Así, con galletas de unos 20 gramos, podemos tomar como postre un par. Y si es en el desayuno, podríais tomar 3 galletas. 




Ingredientes:
  • 250 gr de mantequilla tipo Ligeresa
  • 100 gr de edulcorante en polvo tipo estevia
  • 1 huevo pequeño
  • 400 gr de harina (aproximadamente)
  • Unas raspitas de piel de mandarina
  • Un chorrito de ron

Elaboración:

1. Pon la mantequilla en un bol de cristal y con una cuchara ve aplastándola hasta conseguir una textura blandita. 
2. Añade a continuación el edulcorante tipo estevia y mezcla hasta conseguir una masa suave y homogénea. 
3. En ese punto añade el huevo, el ron y las raspitas de mandarina. Mezcla muy bien.
4. Añade la harina poco a poco, y mezcla bien con la cuchara. Se irá formando una masa de cierta consistencia.

* Una vez esté lista, debes dejarla reposar en el frigorífico entre 2 y 4 horas para trabajarla mejor después.

Una vez pasado el tiempo de reposo, parte la masa en varias porciones para trabajarlas mejor. 
Extiéndela sobre una superficie lisa y si tienes moldes haz uso de ellos. 
Si no los tienes, puedes hacer bolitas de unos 20 g cada una y aplastarlas con los dedos. De esa forma te quedarán galletas redondas e irregulares, como las que te mostramos justo ahora: 



Para hornearlas: precalienta el horno a unos 200ºC y mételas durante unos 15 minutos. Si te gustan más doradas déjalas un par de minutos más. 

martes, 9 de diciembre de 2014

Turrones sin azúcar, CUIDADO


Desde hace unos años se han puesto de moda los dulces sin azúcar. Y los postres navideños no son una excepción: encontramos mazapanes, polvorones y turrones en los que un texto junto a la marca indica "apto para diabéticos" o "sin azúcares añadidos".






Estos mensajes nos llevan a pensar varias cosas:
  • 1. que no engordan (o al menos, que  engordan mucho menos que la variedad normal). FALSO
  • 2. que son más sanos. FALSO
  • 3. que podemos tomar más cantidad porque son más ligeros. FALSO.
  • 4. como son aptos para diabéticos, los pueden consumir sin miedo a las consecuencias. FALSO


Vamos a explicaros algunos detalles en los que de entrada uno no cae, pero que debe tener presente antes de llevarse un pedazo de turrón a la boca (estas explicaciones son igualmente extensibles al resto de dulces navideños o no).

¿Engordan menos?
Para nada: un turrón de media aporta unas 500 calorías por 100 g. 
Si el turrón lleva fructosa (en lugar del azúcar tradicional) aportará las mismas calorías. La ventaja de la fructosa es que no produce subidas tan fuertes de glucemia, por eso es preferible para las personas que sufren diabetes. 
Si el turrón en vez de azúcar tradicional o fructosa está endulzado con un edulcorante que no aporte calorías, nos encontraremos ante unas 430 calorías por 100 g. Vemos diferencia con respecto al normal, pero no tanta como para pensar que no engorda.

¿Son más sanos?
Lo cierto es que no, porque aunque estén endulzados con edulcorantes sin calorías, aportan la misma cantidad de grasas. El perfil graso de los turrones (y de los polvorones) no es ni de lejos sano... Por eso y por la cantidad de calorías en vehiculizan en una pequeña porción debemos tomar estos dulces de forma puntual. 

¿Podemos tomar más cantidad?
No. Tanto si es la variedad normal como si es la que no contiene azúcar o posee fructosa, debemos cuidar que la ración no sea desmedida.
Una porción de unos 30 gramos es suficiente como para darnos un gusto sin estropear ni nuestro peso ni nuestra salud. 

¿Los diabéticos pueden tomar la cantidad que quieran?
Para nada. Deben hacer caso del mismo consejo que hemos comentado en las lineas superiores: una porción de 30 gramos de vez en cuando será adecuada.
No por estar hechos con fructosa o con edulcorantes sin calorías, están exentos de crear problemas: la cantidad de grasas saturadas y grasas trans elevarán nuestro colesterol y nuestros triglicéridos. 


RESUMIENDO: 
Disfruta de los dulces navideños con cabeza: puedes tomar una ración de forma puntual, pero recuerda que no es bueno abusar de nada. 



jueves, 4 de diciembre de 2014

Canapés de Navidad

Hace unos días os lo adelantábamos: durante todo el mes de Diciembre iremos colgando una serie de artículos orientados para haceros la vida y la dieta más sencilla en Navidad.

En el artículo de hoy os vamos a contar la forma de hacer tres tipos de canapés diferentes a los habituales, muy ricos y además ligeros. Estamos seguros de que vuestros invitados se chuparán los dedos. Aquí tenéis un adelanto y más abajo todos los detalles...

Canapés de Navidad ALEA




CANAPÉ DE TOMATE CHERRY Y QUESO AZUL

25 calorías por unidad

Ingredientes:
6 tomates cherrys 
30 g de queso azul (o cualquier otro queso blandito que prefieras)



Elaboración: 
Lava bien los tomatitos, sécalos y haz un corte en la parte superior. Con la punta de un cuchillo ve dejándolo lo más vacío que puedas. La idea es rellenar ese hueco con una pequeña porción de queso.
Detalle del tomatito vacío. 
Una vez los hayas rellenado todos puedes servirlos fríos o bien (a mí me gustan mucho más así) calentarlos en el horno unos 5 minutos: el queso se derretirá. 



BANDERILLA DE QUESO Y UVAS

30 calorías por unidad

Ingredientes:
6 tomates cherrys 
6 uvas 
6 rodajitas de pepino
60 g de queso de Burgos LIGHT



Elaboración: 
Lava bien los ingredientes frescos. 
Toma un palillo y clava un tomatito, una rodaja de pepino, una porción de queso de Burgos y por último una uva. 
* Si te gusta, puedes servir cerca una salsa ligera de yogurt para untar antes de llevarte este delicioso bocado a la boca. 



VOLOVANES DE ESPINACAS Y BECHAMEL

51 calorías por unidad

Ingredientes:
8 volovanes de hojaldre pequeñitos
Bechamel (puede ser de brick) (1 cucharada de postre por cada volován)
Espinacas cocidas



Elaboración: 
Pon un poquito de bechamel en el fondo de cada volován.
Coloca encima unas hojitas de espinacas cocidas en agua con sal y pon un poco más de bechamel encima.
* Puedes gratinarlos en el horno para tomarlos calientes o servirlos del tiempo.


Detalle del tamaño del volován. 





martes, 2 de diciembre de 2014

Cómo no olvidar tu dieta en las cenas de empresa de Navidad

Inauguramos diciembre, el mes del invierno y de la Navidad, con una serie de artículos orientados a haceros estos días más llevaderos a los que estáis a dieta.

Para algunas personas diciembre y dieta son incompatibles, pero queremos demostraros que no es así. A pesar de ser un mes complicado (después entraremos en por qué es complicado) uno puede seguir su "camino dietil" y seguir avanzando. De hecho en los últimos años son más las personas que comienza a hacer dieta en estas semanas previas a las vacaciones de Navidad.



Estos días inevitablemente la cosa se complica: tenemos a nuestra disposición en cualquier lugar (nuestra casa, la de nuestros amigos, nuestro centro de trabajo o de estudios...) un montón de dulces navideños; turrones, mazapanes, polvorones, roscos de vino,  frutos secos, empanadas y docenas de tentaciones más. Y para colmo nos salen cenas y comidas con amigos, con familiares y de empresa hasta debajo de las piedras...

En el artículo de hoy vamos a daros las claves para que esas comidas y cenas de empresa o con amigos causen el menor efecto posible en vuestro peso y vuestra salud. Son apuntes que quizá ya conozcáis, pero os prometo que a todos nos viene bien recordar estas cosas de vez en cuando. ¡Así que vamos allá! 

Consejos de oro para que las comidas y cenas de empresa de Navidad no pasen factura en la báscula: 

1. Evita el alcohol:
El brindis al final de la cena no te lo puedes perder, pero sí puedes evitar copas de vino, cervezas y cócteles. 
Una copa de refresco de cola con whisky aporta más de 300 calorías. Así que imagina de cuántas podrás librarte si evitas el alcohol.



2. Opta por refrescos light.
Si te gusta beber algo fresquito y con burbujas, pide que sea LIGHT o ZERO. Cada refresco normal aporta 150 calorías, mejor si lo pides light o zero. Sobra decirlo, pero lo diremos: la mejor elección para beber es siempre el agua. 

3. Vigila en pan.
Aunque es un alimento tremendamente sano y necesario, es algo de lo que es muy fácil abusar. En estas comidas y cenas, que seguro serán muy copiosas trata de tomar una ración muy pequeña de pan. Unos 20 gramos (una rebanada) será adecuado. 

4. Evita lo evitable y tira por lo sano: 
Los fritos de acompañamiento; patatas, croquetas, gambas rebozadas, rabas... Cualquier alimento que haya sido frito aportará un montón de grasa innecesaria. Así que si puede evitarlo, mejor que mejor.
En su lugar puedes tomar unos riquísimos espárragos con vinagreta, con un poquito de mayonesa o tal cual. 

5.  El postre: sí, pero poquito. 
Exacto: disfruta de un pedazo de postre igual que el resto de invitados, pero hazlo con más cabeza. Toma una pequeña porción, lo degustarás igual y ni tu peso ni tu salud te pasarán factura. 

6. Ojo con las cantidades:
Esta es la clave, amigos: la cantidad de alimentos que tomamos en cada comida o cena. 
Podemos comer de todo, pero con cabeza. Intenta comer una cantidad parecida a lo que tienes en tu dieta para comer y para cenar. Con eso, tienes medio camino ganado.

Recordamos el método del plato, infalible para hacer una buena elección de ingredientes:

La mitad del plato: verduras y hortalizas
Un cuarto del plato: hidratos de carbono (¡que nadie de los deje!***)
Un cuarto del plato: alimento proteico

*** El cuarto de los hidratos y el cuarto de las proteínas, engordarán casi lo mismo, así que que nadie se prive de los hidratos, DEBEN SE LA BASE DE NUESTRA ALIMENTACIÓN :) 

Os dejamos esta imagen con distintas opciones cumpliendo el método del plato.

Método del plato, metodo del plato




Y para terminar, una reflexión: seguro que al cabo del tiempo recordarás las risas que pasaste en ese encuentro más que la comida que tomaste. Lo importante ocurre alrededor de la mesa no sobre ella.