martes, 24 de abril de 2018

Viajes y dieta, ¡que no cunda el pánico!

Sabiendo que quedan por delante unos cuantos puentes primaverales de esos que invitan a salir unos días, Jéssica os ha preparado unos consejos que nunca bien mal recordar para que esos momentos afecten lo menos posible. Vamos allá.



Si eres de los que viaja a menudo por temas laborales o, mejor aún, por ocio, pero, no quieres que afecte negativamente a tu peso, sigue estos sencillos pasos para ayudarte a conseguirlo: 


1. Organízate las comidas del día en función del plan: Imagina que ya tienes concertada y con menú cerrado la comida de ese día pero, realmente, el resto es cosa tuya. Pues bien, trata de controlar la cantidad que comes (ya que no podrás elegir qué comer, pero sí hasta dónde) e intenta no repetir en la cena lo mismo que en la comida (así lograremos que los nutrientes de ese día estén equilibrados). Haz lo mismo en caso de que tuvieras la cena concertada. Intenta equilibrar y compensar. 

2. Haz un buen desayuno (esto no es sinónimo de muchas calorías, si no, que sea equilibrado y tenga presente la fruta, el lácteo y los cereales). Empezando así de completo el día, no arrastrarás hambre. 

3. No tienes que “pre-compensar”. Lo típico de… “como luego me voy a pasar, no tomo la media mañana o no meriendo”. Pues no, todo lo contrario, precisamente si vas con hambre entonces sí que te vas a pasar, porque llegarás con ansiedad y, a parte, como ya lo habías planeado… ¡error! 

4. Haz la media mañana y la merienda habitual, tenla en cuenta si vas a pasar el día entero fuera. Llévatela o intenta tener a tu alcance alimentos que puedan formar parte de estas comidas tan importantes del día: fruta, frutos secos, un café con leche, una infusión...etc.

5. Prueba la gastronomía típica de la zona, ¡por supuesto! ¿Qué mejor que probar cosas ricas? Puedes hacerlo, pero volvemos al punto 1: controla cuánto comes si de verdad te importa tu peso y tu salud. Y, si tomas alcohol… con moderación. 

6. Intenta mantener las 2-3 frutas al día (que siempre se olvida fuera de casa) a parte de que te viene fenomenal para encontrarte activo, además te ayudará a que vayas bien al baño, cosa que en los viajes suele empeorar… 

7. Y por último, mantente hidratado con agua, infusiones, zumos naturales y… ¡disfruta del viaje! :D




Soy Jéssica Ramos Ribeiro, 
dietista-nutricionista y antropometrista ISAK nivel I.
Puedes encontrarme en ALEA Consulta dietética


4 comentarios:

  1. Por mi trabajo viajo continuamente y claro que me busco excusas. Los 7 puntos son sencillos (en el fondo los sabía), pero verlos así, tan expuestos, me ha motivado a seguirlos. A ver si lo consigo y no me enredo más con esto de los viajes. Gracias equipo ALEA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien, Pilar!! Me alegro mucho :)
      Desde luego es muy complicado hacer vida normal cuando se viaja mucho, pero si uno es constante en sus buenos hábitos, poquito a poco va saliendo todo solo, sin tanto esfuerzo como al inicio. Así que mucho ánimo! Si en algún momento flaqueas, acuérdate de nosotros como si fuéramos un amuleto :P
      ¡Un abrazo!
      María.

      Eliminar
  2. Hola! llevo tiempo queriendo deciros que estoy encantada!! He perdido los 11 kilos que me sobraban con vuestro libro, haciendo varios viajes en los meses de dieta, por cierto, y con Navidades también de por medio. Siento que he aprendido a comer mucho mejor, ahora estoy en mantenimiento y de momento todo bien, aunque me cuesta desprenderme del hábito de pesar los alimentos porque me da miedo quedarme por debajo o por encima con determinadas cosas como carnes, verduras, legumbres, pasta/arroz/cus cus... pero no me molesta hacerlo, por lo tanto sigo con ello (en el plan 2, claro).
    En los viajes he incorporado las tomas de media mañana y media tarde, con la planificación necesaria para ello, claro, y controlando un poco las comidas, más el hecho de que te me suelo mover mucho más (kilómetros andados), todo va bien.
    Realmente miro para atrás y pienso que es increíble, no paso hambre, no siento que renuncio a nada, y sí que como sano y equilibrado. Suena a frases manidas o "de libro" y de autoayuda, pero es cierto y a todo el mundo que se lo he recomendado y se ha puesto a ello le ocurre lo mismo, así que bravo!!
    Un abrazo!
    Ali

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Ali,
      muchísimas gracias por compartir tu experiencia con nosotros. De verdad, da un gusto leerte...! Madre mía, si es que me dan ganas de traerte a la clínica para que des una charla sobre el cambio de hábitos! Enhorabuena en serio, has hecho y estás haciendo un trabajo fantástico (y más con Navidad y viajes entre medias...).
      Esa sensación que tienes como de no haber estado a dieta es algo que nos dicen mucho los pacientes en la clínica (algunos cuando comienzan nos han llegado a llamar para preguntar si realmente la dieta era de adelgazamiento, pues no se creían que pudieran comer así "durante una dieta"). Tratamos de no prohibir, sino de aprender a decir sí de otra manera ;) Y tú lo has interiorizado al 100%.
      Jo, y muchísimas gracias por recomendarnos!!! Cada pequeño granito de arena que ponéis los que nos recomendáis hace que haya personas mejor alimentadas y con mejor salud por el mundo, impresiona, pero así es :)

      Ali, sigue con el pesaje de los alimentos hasta que te sientas cómoda. Yo misma a veces los peso (sobre todo cereales, legumbres, pescados...), como bien dices: así sé que ni me quedo corta ni me paso. Un truqui para que lo hagas más rápido, válido para arroz, pasta, legumbres, quinoa, espelta, cereales, sería tomar un vaso y pesar tu ración (los 60 g, por ejemplo) y ver hasta dónde llegan (suele ser como la mitad de un vaso o 2/3).

      En fin, GRACIAS de nuevo por contarnos tu experiencia, has hecho que nos acerquemos al finde con una gran sonrisa!!
      Un abrazo desde Salamanca,
      María.


      Eliminar

Gracias por tu comentario!! :)