martes, 11 de junio de 2013

TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA II





Por Sandra Fernández García

Diplomada en nutrición y dietética especializada en trastornos alimentarios





En mi artículo anterior os hablé sobre los trastornos alimentarios más conocidos como la anorexia nerviosa y bulimia nerviosa.
Pero, también comenté brevemente otro tipo de trastorno alimentario, el comedor compulsivo. En este artículo voy a explicaros mejor, este tipo de trastorno, menos conocidos, probablemente porque sus consecuencias físicas no son tan trágicas como las de la anorexia o bulimia, pero con este trastorno que os explicaré, hay que tener cuidado, ya que puede ocasionar sobrepeso u obesidad con todas las consecuencias que tienen los afectados y de los cambios de peso rápidos y repetidos, como el riesgo de diabetes o de problemas cardiovasculares.

El trastorno del comedor compulsivo también se conoce como trastorno por atracón. Se parece a la bulimia ya que los afectados se dan atracones que pueden llegar a miles de calorías pero a diferencia de esta no hay conductas compensatorias como vómitos, ingesta de laxantes o deporte en exceso.
Las causas, al igual que en otros TCAs, son desconocidas, aunque están relacionadas con problemas por experiencias infantiles adversas, comentarios despectivos sobre el peso, obesidad infantil y familiar, estos problemas psicológicos, deben ser tratados para superar este trastorno. Generalmente los afectados tienen la tendencia a refugiarse en la comida mucho antes de empezar a darse atracones regularmente. Situaciones de estrés agudo o de inseguridad afectiva pueden precipitar el inicio de una fase aguda de hasta varios atracones al día durante meses o años.

En la mayoría de los casos el comedor compulsivo oculta su problema. Las razones son varias:
- El comer demasiado añade sentimiento de culpa al problema en sí. En ocasiones el ansia de comer es tal que se llega a gastar todo el sueldo en comida o a robar, también para esconder el trastorno a los vendedores, por ejemplo.
- Esta enfermedad es muy desconocida, con lo que, o bien el mismo afectado no sabe que está enfermo, piensa que es débil, se culpa y avergüenza, o bien teme que no le comprendan.
- En la mayoría de los casos el afectado no puede identificar el problema que le lleva a los atracones y se siente incapaz de expresar su malestar con palabras.

El síntoma principal consiste en episodios recurrentes de atracones que se caracterizan por las dos condiciones siguientes:
- Ingerir, en un corto período de tiempo, una cantidad de comida definitivamente superior a la que la mayoría de las personas podría consumir en el mismo tiempo y bajo circunstancias similares.
- Sensación de pérdida del control sobre la ingesta durante el episodio (p.ej. sensación de que no se puede parar de comer o no puede controlar qué o cuánto está comiendo).

Los episodios de atracón se asocian a tres o más de los siguientes síntomas:

- Ingerir la comida mucho más rápido de lo normal.
- Comer hasta sentirse desagradablemente lleno.
- Consumir grandes cantidades de comida a pesar de no tener hambre.
- Comer a solas para esconder su voracidad.
- Sentirse a disgusto con uno mismo o deprimido o sentirse culpable después del atracón.
- Profundo malestar al recordar el atracón.

Los atracones tienen lugar al menos dos días a la semana durante seis meses.

El atracón no se asocia a estrategias compensatorias inadecuadas (p.ej. purgas, ayuno, ejercicio físico excesivo) y no aparece exclusivamente en el transcurso de una anorexia o una bulimia.
Aun así personas que sufren atracones con menos regularidad, o que consiguen controlarse pero sienten la compulsión también deberían plantearse buscar ayuda profesional.

El trastorno por atracón se puede superar. Si las circunstancias que han llevado a la fase aguda de atracones cambian pueden controlarse los atracones hasta su desaparición. La curación total pasa por analizar las causas, muchas veces con su raíz en la infancia, y por aprender mecanismos para afrontar los problemas de manera menos dañina para el cuerpo.
Si te sientes identificado con los síntomas que he nombrado pero además tienes otros, por ejemplo, si te provocas el vómito después de cada atracón, o si practicas deporte de manera compulsiva para perder las calorías, quizá debas echar un vistazo a mi artículo anterior, en el que hablo sobre bulimia nerviosa.


Sandra Fernández García
Diplomada en nutrición y dietética especializada en trastornos alimentarios



Referencias bibliográficas

  • García-García, E., Kaufer-Horwitz, M., Pardío, J., Arroyo, P. La obesidad: perspectivas para su comprensión y tratamiento Editorial médica Panamericana; 2010

2 comentarios:

  1. Es terrible. Y cada vez empiezan más jóvenes. Un saludo,

    ResponderEliminar
  2. muy interesante..gracias por la publicacion

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!! :)