martes, 12 de noviembre de 2019

Noodles con langostinos y salsa de soja




Hace unos días encontramos en el supermercado unas bolsitas de langostinos cocidos. Estaban ya pelados y la sugerencia era incluirlos en una ensalada o en una tostada.
Pero se nos ocurrió prepararlos con unos fideos gorditos que teníamos en casa, unos noodles de arroz que se cocinan en pocos minutos.
Con la idea de "langostinos + noodles + el nuevo wok que teníamos idea de estrenar" compramos salsa de soja y unos brotes de bambú envasados en bote de cristal que conjugaban perfectamente con estos ingredientes. 
Nos quedó un plato redondo :) Sabrosísimo, nutritivo, equilibrado y ligero. 

¿Te animas? Pues te contamos cómo prepararlo: 


Ingredientes para una comida:

Ingredientes Plan 1Plan 2Plan 3Plan 4
Noodles (o cualquier tipo de fideo tipo oriental)40 g60 g80 g100 g
Cebolla50 g60 g70 g80 g
Pimiento rojo y/o verde50 g60 g70 g80 g
Brotes de bambú (o puerro)50 g60 g70 g80 g
Langostinos pelados80 g100 g 120 g140 g
Aceite de oliva virgen extra1 cda de postre1 cda de postre1 cda sopera1 cda sopera

También: un diente de ajo, pimienta negra y salsa de soja a tu gusto.


Elaboración:

1.  Parte las hortalizas en tiras finitas y rehógalas dentro de una sartén antiadherente o wok.  La gracia de este plato es que las verduras estén "al dente", es decir: cocinadas pero no demasiado, han de crujir un poquito cuando las mastiques.

2. Entre tanto, cuece los noodles en agua ligeramente salada. Según el tipo que sea tardará más o menos en cocerse, revisa el etiquetado.

3. Cuando las verduras estén doradas añade los langostinos y un poco de pimienta negra. Déjalos hacer al punto que te guste.

4. Cuando estén cocinados, añade los noodles bien escurridos y adereza con salsa de soja. Da unas cuantas vueltas al contenido de la sartén o wok y disfruta de cada riquísimo bocado. 














martes, 5 de noviembre de 2019

Trucos para llevar mejor la dieta



Cuando una persona está siguiendo una dieta puede pasar que lleve fenomenal todo el proceso y que incluso le parezca facilísimo y en cambio en otros casos puede que por el camino llegue algún momento de bajón. 
Para evitar que esto ocurra vamos a darte algunos consejos que te ayudarán a llevar mejor la dieta: 


- En primer lugar como le decimos siempre a nuestros pacientes, es muy importante no ver la dieta como un régimen estricto sino como una especie de guión con el que aprenderás hábitos saludables que te ayudarán a conseguir tus objetivos y a poder mantenerte a largo plazo. Si lo ves como algo súper estricto y restrictivo de lo que no te puedes salir, lo más probable es que te agobies y que acabes tirando la toalla a la primera circunstancia que se te presente en la que no puedas hacer las cosas tan bien como te gustaría. 

- No te obligues a comer cosas que no te gustan y no te prives siempre de aquellas que sí. Aunque es importante ampliar el espectro de alimentos e intentar que tu alimentación sea lo más variada posible para que no te falten nutrientes y no te resulte aburrida, siempre tendremos en cuenta tus aversiones y gustos. 
Habrá cosas que deberás comer con menos frecuencia y en menos cantidad, es decir, que tendrás que dosificar un poco, pero no hay nada prohibido. De hecho es muy importante que aprendas a incluir esos alimentos menos saludables y/o más energéticos pero que te gustan mucho. De esa manera tu alimentación en general seguirá siendo saludable y será más llevadera a largo plazo. 

- Evita dar explicaciones a tus familiares, amigos o conocidos, es mejor un “no gracias” a secas cuando te ofrecen algo, que decir que no puedes porque estás a dieta. De esta manera evitarás que algunas personas te hagan comentarios o tengan actitudes que puedan llegar a molestarte. 

- También evita compararte con los demás, cada persona es diferente, con diferentes características, gustos, estilo de vida, circunstancias. Así que céntrate en ti, en hacer las cosas lo mejor que puedas, en lo bien que te sientes al mejorar tus hábitos, en que te lo vas notando en tu salud, tu ánimo, en tu energía, en lo que ves cuando te miras al espejo, en la ropa… Esto es mucho más importante que ver un número que te guste más o menos en una báscula o que tener más o menos centímetros que otra persona. 

- No evites los eventos sociales. Muchas veces con las prisas por conseguir los objetivos cuanto antes y las ganas de hacerlo todo perfecto se tiende a pensar que es mejor no ir a ese cumpleaños, a esa comida o cena con amigos o irse de escapada un fin de semana. 
Esto es un error porque la vida social es importante y necesaria también, y aunque es verdad que aunque te cuides mucho cuando comes fuera siempre te afectarán un poco esas comidas con respecto a lo que cocinarías en casa, si esos días no te olvidas de tus objetivos y sigues pensando en cuidarte, intentando elegir lo mejor posible y moderándote en las cantidades seguirás viendo los resultados de seguir bien la dieta la mayor parte del tiempo. 

Espero que estos consejos te ayuden a llevar mucho mejor este camino hacia unos hábitos más saludables y a conseguir todos tus objetivos.




Soy Leticia Álvarez Musetti, 
dietista-nutricionista y máster en Nutrición Clínica.
Si necesitas ayuda profesional puedo ayudarte. 
Puedes encontrarme en ALEA Consulta dietética.