martes, 28 de marzo de 2017

¿Cuál es el objetivo de una dieta?

Buenos días, amigos :) 

Hoy tenemos listo un artículo más bien motivacional, de esos en los que nuestra idea es que al terminarlo uno sepa que es capaz de conseguir todo aquello que se proponga. 

Llevamos más de diez años conociendo a personas que desean estar mejor. Y hay muchos deseos, tantos como personas:
  • aprender a comer sin miedo a engordar
  • adelgazar y conseguir mantener un peso saludable para siempre
  • aprender a cocinar sano, pero rico
  • aprender a organizarse en relación a la comida
  • tener más fuerza de voluntad
  • no estar todo el día amargado a cuenta de los kilos de más
  • mejorar el rendimiento deportivo...etc.
Las razones son tan variadas que cada uno de vosotros podría darme otras siete en menos de un minuto, seguro. 
Y sin embargo casi todas las personas cuando comienzan nuestra dieta sienten una especie de picor... Es una sensación de incredulidad: se pasan por la cabeza pensamientos como ¿de verdad será mi última dieta?, ¿seguro que adelgazaré comiendo de todo?, ¿tendré fuerza de voluntad para llegar al final? 

Pues con el peso de la experiencia de todas las personas que hemos conocido desde que comenzamos nuestra andadura, os aseguro que sí: que es posible si uno pone de su parte. 
(Ojo, también hay (y las habrá siempre) personas que por diversas circunstancias tienen que dejar el camino antes de llegar al final, pero la gran mayoría consigue mejorar sus hábitos.)

El sobrepeso lleva consigo un montón de enfermedades (todos lo sabemos: hipertensión, colesterol y azúcar altos, riesgo de infartos...etc), pero hay algo de lo que se habla menos: los sentimientos que a cada uno le provocan. Hemos conocido personas muy entristecidas a cuenta de su situación. Otras sentían gran ansiedad. Otras incluso sufrían depresión. Y en casi todas hay una pizca de falta de confianza en sí mismas. 

Desde el primer día que comenzamos el proceso de cambio intentamos hacer ver a cada persona que podrá con ello, que no es imposible, que con un poquito de ilusión y esfuerzo podrá mejorar poco a poco cada una de esas cosas. 
Y no será de un día para otro (el que os diga eso, os miente vilmente). Pero si uno se esfuerza a diario cada semana que pase se sentirá más fuerte, más feliz y más sano. 

¿Cuál es el objetivo de una dieta? 
Adelgazar, me diréis. 
Pero hay ALGO MÁS. 
Con una buena dieta deberíamos... 
  • aprender a alimentarnos mejor de lo que lo hacemos 
  • corregir pequeños y grandes errores en nuestra alimentación diaria, 
  • aprender trucos para cocinar más ligero,
  • hacer la compra más saludable, 
  • aprender qué hacer en momentos de ansiedad...etc.
Todo eso debería aportarnos un buen tratamiento dietético. 

Si estás leyendo esto, con una gran probabilidad estás siguiendo nuestro método. Y si es así, te damos la enhorabuena porque además de ir caminando hacia tu peso saludable estás aprendiendo por el trayecto un montón de hábitos y costumbres saludables que harán de tu vida algo más sencillo. 
Nosotros no te prometemos que vayas a adelgazar 30 kilos en tres meses. Nosotros te prometemos que si te esfuerzas un poquito y tienes ilusión, haremos todo de nuestra parte por allanar el camino para que te sea más sencillo recorrerlo. Porque sabemos de verdad que puedes conseguirlo. No es un imposible, ¡ni mucho menos! 


Os cuento para ir terminando un caso muy bonito que nos tiene muy contentos.
Sabéis que con el libro La dieta ALEA hemos llegado a miles de hogares españoles desde que se publicó. 
Una de las partes más bonitas de esto es que muchos nos mandáis mensajes o incluso llegáis a escribirnos a este blog para contarnos vuestra evolución. Pues bien, una de esas personas ha sido un chico la mar de amable que semana a semana está compartiendo sus progresos conmigo a través de emails. 
Esta semana cuando llegué a la clínica prontito, con las luces todavía por encender vi una gráfica de su evolución. Él mismo la hizo y me la envió. ¡Me dio un subidón! Os la muestro con su permiso: 



Está siguiendo nuestra dieta a través del libro. Él y su familia están alimentándose así. Es una manera tradicional, mediterránea, baja en grasas malas, equilibrada en el resto de nutrientes, variada (¡y rica!) de comer. 
Ha preparado un dossier de comidas y cenas ayudándose de las recetas del libro y del blog. 
Ha recuperado la costumbre de salir a correr... Y no hay más que leer cualquier email suyo para notar lo contento que está (y yo, ¡ni os cuento!).



En fin, queridos lectores, si pasáis por algún momento de bajón o de dudas, no tiréis la toalla. Descansad un rato, pero no salgáis del camino. Merece la pena. 







◄◄◄••••••••••••►►►



Si no sabes cómo podríamos ayudarte, te dejo las opciones que tenemos:
  • Si vives en Salamanca podemos atenderte en nuestra clínica de nutrición, estamos en la Plaza Gabriel y Galán (a dos pasos de la Puerta Zamora). Aquí tienes la web para que puedas conocernos y saber cómo trabajamos: www.aleaconsultadietetica.com
  • Pero si la clínica te queda lejos, podemos atenderte a través de la web que creamos para ayudar a las personas como tú. Con ella pasamos consulta virtual desde el año 2009. Aquí tienes el enlace: www.aleadiets.com    El equipo de aleaDIETS estará encantado de ayudarte :) 
  • E incluso tienes nuestro libro en librerías, miles de personas lo recomiendan cada semana y por ello vamos de camino a la séptima edición. Se titula "La dieta ALEA", de la editorial Zenith/Planeta. 



jueves, 23 de marzo de 2017

Sándwich de pescado

¡Buenos días, queridos lectores! 
Hoy os tenemos preparada una receta que nació por casualidad. Y que nos ha gustado tanto en casa que la hemos repetido varias veces desde la primera vez que la hicimos ;) 
Se trata de un sándwich de pescado, más concretamente, de merluza. ¿Raro? ¡Riquísimo en realidad! Os sorprenderá para bien hasta el infinito y para los peques de la casa es una forma genial de tomar pescado. 


Un sábado que llegamos a casa un poco tarde a mediodía y con no muchas ganas de cocinar, y recordando que hacía dos días había descongelado unos filetes de merluza, se me ocurrió planear un sándwich fácil, sabroso y equilibrado para tomar a medía. Este fue el resultado :) 

Ingredientes para una comida: 

Ingredientes Plan 1Plan 2Plan 3Plan 4
Rebanadas de pan50 g70 g90 g100 g
Tomate fresco100 g140 g200 g240 g
Lechugas o canónigos40 g50 g60 g70 g
Queso tipo philadelphia light30 g 40 g50 g60 g
Merluza70 g80 g90 g 100 g
Aceite de oliva virgen extra1 cuch. de postre1 cuch. de postre1 cuch. de postre 1 cuch. de postre
Ajo y especiasal gustoal gustoal gustoal gusto


Elaboración:

1. Preparamos la merluza a la plancha con el aceite indicado, una pizca de sal, un poquito de ajo picado y especias a nuestro gusto. Yo le puse un poquito de jengibre en polvo, cebolla en polvo y pimienta negra
Cuando esté lista la rompemos con un cubierto de palo (vamos a dejarla como si fuera el atún desmenuzado de las latas).

2. A la vez en una plancha (o tostadora) tostamos el pan a nuestro gusto.


3. Lavamos bien las verduras y las secamos con papel de cocina. 

4. En un cuenco ponemos el queso de untar y añadimos la merluza desmenuzada. Lo mezclamos muy bien para hacer como un paté suave de pescado. 

5. Extendemos esta mezcla por la primera rebanada de pan, colocamos las rodajas de tomate con un poco de sal y por último extendemos las hojas de lechuga y la segunda rebanada de pan para cerrar el sándwich.




Si partimos el sándwich en dos, tendríamos 2 cenas rápidas, sanas y ricas para tomarlas en esa noche y la siguiente.






Muchas más recetas equilibradas, ricas y ligeras... AQUÍ


 
Soy María Astudillo Montero, 
Especialista en Nutrición y elaboración de dietas.
Dirijo este blog.
 Soy co-fundadora de ALEA. 

martes, 21 de marzo de 2017

Ana, que subía y bajaba de peso cada mes de su vida.

Queridos lectores, hoy tenemos el gusto de mostraros la experiencia de una mujer que nos deja sin palabras. La suya es una historia parecida a la de otras personas (en mayor o menor grado) así que esperamos que su testimonio ayude a otras muchas a encontrar un camino diferente y saludable. Os dejamos con ella: 



1. Cuéntanos quién eres y a qué te dedicas.
Hola. Creo que debería empezar diciendo, como en las grupos de apoyo: Hola me llamo Ana y creo que soy comedora compulsiva. Tengo 56 años y hace tiempo hice de mi vocación mi profesión: soy cocinera.


2. Antes de esta dieta, ¿habías probado alguna otra? ¿Qué tal te fue (fueron)? ¿Recuperaste el peso al terminar esa dieta (dietas)?
Si digo todas, me quedaré corta; estoy segura de que si pensamos en la dieta más rara, loca o extraña, la he hecho. En mi descarga diré que en la mayoría de los casos recomendada por médicos endocrinos. 

Seguía a raja tabla las indicaciones y conseguía el objetivo: perder peso. Muchas veces poniendo en riesgo mi salud: dietas sin fruta, a base de pastillas aceleradoras de tiroides, algunas en las que se podía comer toda la grasa que se quería, otras en las que repetías el mismo grupo de alimentos día tras día... Pero una vez alcanzada la meta, en cuanto intentaba volver a comer normal, recuperaba el peso a toda velocidad o incluso más. Podía subir y bajar veinte kilos en el mismo año. Nunca, jamás, mantuve el peso final un mes, pues o estaba bajando o estaba subiendo.


3. Con esta dieta, ¿cuánto peso perdiste? ¿Hace cuanto que terminaste? ¿Lo has mantenido?
Perdí 18 kg. Terminé hace algo más de dos meses y por primera vez en mi vida estoy manteniendo el peso perdido.


4. ¿Qué es lo que más te ha gustado de esta dieta?
Que puedo comer absolutamente de todo. De esta forma no siento ansiedad por nada en especial. Y, aunque en principio las cantidades parecen muy pequeñas, en realidad son suficientes.

Ejemplo de menú de nuestro libro La dieta ALEA

5. ¿Y lo que menos?
Pues no he encontrado nada que no me guste; incluso el tener que pesar los alimentos es algo a lo que ya estaba muy acostumbrada.


6. Explícanos las diferencias principales entre tu antigua alimentación y la actual.
Al empezar el cuestionario dije que creía ser comedora compulsiva y es porque podía pasarme todo el día comiendo sin tener hambre. Y cuando digo todo el día es toooodo el día. Con mi profesión tengo los alimentos continuamente a mano y pudiendo probar las elaboraciones tenía la excusa perfecta para comer a todas horas.

Hoy, con la ayuda del libro, mantengo el mismo plan de alimentación pero con cantidades más grandes, como de todo, sigo cuidando no pasarme con las grasas, soy más selectiva, ya que he aprendido a disfrutar de la comida con conciencia, a permitirme algún capricho de vez en cuando sin sentirme culpable, he perdido la bipolaridad de: estoy a dieta, no como nada, no estoy a dieta, me como todo, no utilizo la comida como refugio de un estado de ánimo y sobre todo tengo la sensación de que el control de lo que como lo tengo yo. 


7. ¿Practicas deporte? ¿Con cuánta frecuencia?
No. Solo practico yoga una vez a la semana. Aunque estoy intentando caminar 30 minutos diarios y cambiar pequeños gestos como usar menos el coche y el ascensor.


8. ¿Merece la pena el esfuerzo físico y la dieta?
Siempre. El cambio es más que físico, mejora tu salud, tú estado de ánimo, tu agilidad, tu autoestima...


9. ¿Crees que mantendrás este estilo de vida de aquí en adelante?
Lo intentaré con todas mis fuerzas.


Una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida fue el día en que me puse en contacto con vosotros y decidí seguir la dieta online, bien es cierto que cuando recibí la documentación pensé que era demasiado estricta; es más, en una crítica que leí del libro decían que las cantidades eran homeopáticas y pensé que no iba a ser capaz de seguirla. Nada más lejos de la realidad. 

Después de hacer una famosa y carísima dieta de batidos proteicos y recuperar en un abrir y cerrar de ojos todo el peso que había perdido, la empecé como último recurso. 

Desde el primer momento conté con el apoyo del equipo Alea. Me solucionabais cualquier duda que tenía, me facilitabais menús (riquísimos por cierto) que evitaban que la dieta se volviese monótona. Cuando llegó el verano y me surgió el problema de aumento de trabajo adaptasteis la alimentación a los nuevos horarios ayudándome así a seguirla correctamente... Al llegar al peso deseado me propusisteis una dieta de transición al mantenimiento y la sensación de que seguís ahí me da la seguridad para continuar. Es la primera vez que siento que alguien me está enseñando las pautas para alimentarme correctamente y estoy decidida a que esta sea mi última dieta. ¡Lo único que lamento es no haberos conocido antes!

Ha sido un auténtico placer haberos conocido.





Ana, no te agradeceremos lo suficiente tus palabras y tu cariño. 
¡El día que te veamos en persona te vamos a pegar un buen abrazo! ¡GRACIAS!



◄◄◄••••••••••••►►►


Tras publicar este artículo muchas personas nos han preguntado cómo podríamos ayudarles de forma directa, así que os dejo aquí las opciones:
  • Si vives en Salamanca podemos atenderte en nuestra clínica de nutrición, estamos en la Plaza Gabriel y Galán (a dos pasos de la Puerta Zamora). Aquí tienes la web para que puedas conocernos y saber cómo trabajamos: www.aleaconsultadietetica.com
  • Pero si la clínica te queda lejos, podemos atenderte a través de la web que creamos para ayudar a las personas como tú. Con ella pasamos consulta virtual desde el año 2009. Aquí tienes el enlace: www.aleadiets.com    El equipo de aleaDIETS estará encantado de ayudarte :) 
  • E incluso tienes nuestro libro en librerías, miles de personas lo recomiendan cada semana y por ello vamos de camino a la séptima edición. Se titula "La dieta ALEA", de la editorial Zenith/Planeta. 

viernes, 17 de marzo de 2017

Paninnis de atún, margaritas y 3 quesos

Muy buenos días, queridos lectores.

Ayer, jueves (día de receta) se nos complicó la existencia (catarros, gripes y fiebres de entretiempo...) y nos fue imposible poder publicar el artículo que correspondía. Así que hoy para compensar os traemos una receta... ¡tan sencilla y rica a la que nadie podrá resistirse! 




Y cuando digo que es fácil, me quedo cortísima. Ya veréis. Es la comida ideal para uno de esos días en que uno no tiene mucho tiempo ni muchas ganas de meterse en faena culinaria.


Ingredientes (con esa cantidad tendríamos una cena estupenda): 

Ingredientes Plan 1Plan 2Plan 3Plan 4
Rebanadas de pan50 g70 g90 g130 g
Tomate fresco200 g280 g300 g350 g
Cebolla20 g30 g40 g50 g
Tomate frito1 cucharada 1 cucharadacucharadascucharadas
Queso tipo mozzarella rallada40 g50 g60 g 70 g 

Esta sería la base con tomate y queso, ahora os cuento cómo hacerlos de tres formas. Cada una de ellas sería una comida (no las tres a la vez, ¡je,je!)


Si lo queremos de atún...

Ingredientes Plan 1Plan 2Plan 3Plan 4
Atún al natural1 latita1 latitalatitaslatitas


Si lo queremos 3 quesos...

Ingredientes Plan 1Plan 2Plan 3Plan 4
Queso Roquefort30 g30 g40 g40 g
Queso Parmensano20 g20 g30 g30 g


Si lo queremos margarita... (pondremos más queso mozzarella, os indico aquí la cantidad total)

Ingredientes Plan 1Plan 2Plan 3Plan 4
Mozzarella rallada60 g80 g90 g100 g



Elaboración:

En primer lugar precalentamos el horno a 180ºC. 


Ahora vamos a preparar la salsa rápida de tomate

1. Lavamos bien el tomate fresco indicado y lo trituramos junto a la cebolla con la batidora unos segundos (a mí me gusta encontrarme tropezones así que en pocos segundos estaba a mi gusto). 

2. Lo mezclamos con el tomate frito indicado y añadimos un puñado de orégano y sal al gusto. 

3. Extendemos esta salsa de tomate sobre las rebanadas de pan de forma uniforme.

4. Extendemos también la mozzarella y por último colocamos el "topping" elegido.

Tal cual, metemos los panninis en el horno (mejor sobre papel de cocina) y los dejamos hacer unos 10 minutos. 





Están de vicio y se tarda ¡poquísimo! Un montón de tiempo menos que pedir una pizza y mucho, muchísimo más sanos :) 

¡Feliz día! 




Muchas más recetas equilibradas, ricas y ligeras... AQUÍ


 
Soy María Astudillo Montero, 
Especialista en Nutrición y elaboración de dietas.
Dirijo este blog.
 Soy co-fundadora de ALEA. 

martes, 14 de marzo de 2017

Dieta contra el estreñimiento

Buenos días :) Si hace unos días Jéssica Ramos, Dietista-Nutricionista de ALEA, nos indicaba una dieta de dos días para evitar la diarrea, hoy nos propone justamente lo contrario: cómo alimentarnos para vencer al estreñimiento. Nos propone el menú completo de dos días. Os dejo con ella. 



Hablamos de estreñimiento cuando se va al baño menos de 3 veces por semana, se requiere más esfuerzo y las heces tienen mayor consistencia.
Las poblaciones que más suelen sufrirlo son la anciana y la femenina.

En general, el estreñimiento tiende a mejorar bebiendo más agua durante todo el día y tomando fibra procedente de cereales integrales, frutas, verduras y legumbres (un poquito más de lo habitual en cada ingesta, sin realizar una ingesta muy alta en fibra de una sola vez).

Realizando este tipo de modificaciones, se verá una mejoría en la frecuencia, volumen y en el reblandecimiento de las heces, por lo que así el tránsito intestinal mejorará e, incluso, volverá a su ritmo habitual.


Hoy, os propongo un par de días en los que la dieta pueda ayudar para mejorar y/o revertir esta situación.



DÍA 1
  • Desayuno: Infusión + 2 tostadas de pan integral con una cucharadita de aceite de oliva + kiwi
  • Almuerzo: Yogur con bífidus+ 2 ciruelas
  • Comida: Un plato de puré de verdura acompañado de un filete de merluza a la plancha y un trocito de pan + Fruta
  • Merienda: Infusión + 2 mandarinas
  • Cena: Revuelto de calabacín con quinoa + Yogur con bífidus
  • Recena: Vasito de agua antes de dormir

DÍA 2
  • Desayuno: Taza de leche desnatada con cacao en polvo y copos de avena + Pera
  • Almuerzo: Yogur con bífidus + Sándwich de jamón de York
  • Comida: Lentejas guisadas con verduritas +  Lomo de salmón con un trocito de pan + kiwi
  • Merienda: Un puñadito de frutos secos + Zumo de naranja natural
  • Cena: Sopa de verduras + Filete de pechuga de pollo a la plancha con un tomatito en rodajas + Yogur con bífidus
  • Recena: Vasito de agua antes de dormir



Como podéis ver, el ejemplo que os doy es prácticamente cualitativo, es decir, sin hacer hincapié en las cantidades y sí en los alimentos y los nutrientes que aportar para mejorar el estreñimiento.

Recordad que, en función del plan en el que os encontréis, deberéis tomar unas cantidades u otras pero, si no estás siguiendo una dieta, lo puedes adecuar a tu gusto sin problema.

Recuerda que, mantener un estilo de vida activo, también favorece la mejora de esta situación, así que no lo dudes y realiza actividad física siempre que puedas y, si es posible, todos los días.



¡Que tengáis buen día! ;)

Jéssica Ramos Ribeiro, Dietista-Nutricionista


jueves, 9 de marzo de 2017

Vasitos de kiwi, crema de yogur al limón y avena

Queridos lectores, hoy tenemos preparada una receta de esas que dejan casi sin sentido. 
Receta versátil, sencilla, equilibrada, ligera y repleta de nutrientes de calidad.

Sin más… Os la muestro y un poquito más abajo os cuento cómo hacerla: 



Se trata de unos vasitos con base de avena, parte central de crema de yogur al limón y zona superior con trocitos de kiwi.


Os contaré que en nuestra cocina tenemos 3 fruteros y un carrito de esos tan monos de IKEA repleto de frutas y hortalizas. Y la verdad es que siempre hay kiwis Zespri en uno de los fruteros. Aunque esta receta se podría hacer con cualquier fruta, a nosotros nos gusta muchísimo hacerla con kiwi, le da un toque único y encima disfrutamos de todos sus beneficios. 


Hace unos días nos preguntaba un chico estudiante que cómo puede evitar los catarros en esta época del año, nos preguntaba en concreto si necesitaría tomar un suplemento de vitamina C

Para nada es necesario, nuestra respuesta fue que no hace falta tomar pastillas si nuestra alimentación es variada y equilibrada. Por ejemplo, con un solo kiwi cubrimos las necesidades diarias de vitamina C en nuestro organismo. (Podéis comprobar su contenido en nutrientes aquí: kiwis Zespri 

Es una de las frutas más completas que podéis encontrar. Y una de las más recomendadas en la clínica tanto por su gusto, como por sus propiedades. 

Quizá no muchos sabréis que un solo kiwi aporta la misma cantidad de potasio que un plátano. Por ello para deportistas resulta estupendo. 

Además es muy rico en fibra: uno de los consejos típicos y más efectivos que solemos dar en la clínica contra el estreñimiento es tomar en el postre de la cena 2 kiwis: al día siguiente uno irá al baño con mucha más facilidad.



Todo esto, unido a las propiedades de la avena y del yogur hacen de esta receta un desayuno ideal o incluso una merienda super completa. 


Ingredientes para un desayuno o una merienda: 


Plan 1
Plan 2
Plan 3
Plan 4
Kiwis
1
1
2
2
Yogur natural edulcorado
1
1
2
2
Copos de avena
15 g
20 g
25 g
30 g
Miel o sirope de agave
1 cucharada de postre
1 cucharada de postre
2 cucharadas de postre
2 cucharadas de postre
Agar agar
1 pizquita
1 pizquita
1 pizquita
1 pizquita

* Y ralladura de limón a tu gusto.



Elaboración: 

1. Disuelve los polvitos de agar agar en el yogur y añade ralladura de limón. Mezcla muy bien, debe quedar todo homogéneo.

2. Toma un vasito o cuenco pequeño y mezcla la avena con la miel indicada. Aplástala con una cuchara o con la base de un vaso más pequeño, la idea es crear una base compacta de copos de avena: 



3. Echa la crema de yogur y déjalo enfriar en la nevera toda la noche.

4. Justo antes de tomarlo, pela y parte el trocitos el kiwi y disponlos por encima. 



Para terminar: una colega me pasó hace unos días un enlace en donde podéis encontrar un montón más de recetas con kiwi, os lo dejo por aquí por si os apetece inspiraros: RECETAS CON KIWI




Muchas más recetas equilibradas, ricas y ligeras... AQUÍ

 
Soy María Astudillo Montero, 
Especialista en Nutrición y elaboración de dietas.
Dirijo este blog.
 Soy co-fundadora de ALEA. 

martes, 7 de marzo de 2017

Dieta para la diarrea

Buenos días, amigos. En época de virus estomacales hemos pensado que sería una buena idea realizar un artículo práctico para vencer esos estados caracterizados por diarrea y/o vómitos transitorios.
Para ello Jéssica Ramos, dietista-nutricionista de ALEA, ha elaborado un menú de dos días para ayudaros a terminar con esa situación.

alimentos contra diarrea


Hablamos de diarrea cuando aumenta la frecuencia de las deposiciones así como la fluidez o volumen de las mismas.
Aunque existen varios tipos, hoy vamos a centrarnos en el tipo agudo (con una duración que no supera las dos semanas) para así poder mejorar e, incluso, revertir tal situación.

Teniendo en cuenta que ya ha pasado el primer día en el que la dieta es más estricta (en muchos casos absoluta, solo con reposición de líquidos) os propongo un par de días en los que la dieta va a ayudar a regular el tránsito intestinal para volver a la regularidad habitual.

De forma progresiva, la dieta va a ir aumentando tanto en grasa como en fibra hasta llegar a la normalidad ya que, poco a poco, habrá una mejor asimilación por parte del intestino; de igual forma pasará con la leche, que será incluida paulatinamente debido a que, de forma transitoria, se asimila peor.
Por otra parte, se evitará la cafeína en esta etapa, ya que favorece esta situación.



Día 1 de dieta contra la diarrea:


Desayuno:
  • Yogur desnatado con bífidus
  • Plátano
  • Tostada con lonchita de jamón de York
Almuerzo:
  • Un par de zanahorias y una barrita de cereales
Comida:
  • Puré de zanahoria con patata
  • Tortilla francesa con un poquito de pan
  • Yogur desnatado con bífidus
Merienda:
  • Té con un sándwich de pavo
Cena:
  • Sopa de arroz
  • Bacalao al ajillo
  • Manzana al horno


Día 2 de dieta contra la diarrea: 


Desayuno:
  • Leche desnatada con café
  • Copos de avena
  • Manzana al horno
Almuerzo:
  • Plátano
  • Un puñadito de frutos secos
Comida:
  • Arroz con pechuga de pollo guisada con zanahoria
  • Yogur desnatado con bífidus
Merienda:
  • Infusión y una manzana
Cena: 
  • Sopa de estrellas
  • Merluza acompañada de espárragos y guisantes
  • Yogur desnatado con bífidus



Como véis os lo ejemplifico de forma cualitativa, sin tener en cuenta las cantidades ya que, según en el plan que os encontréis, cambiarán y, por supuesto, si no estás siguiendo ninguna dieta, podréis adecuarlo a vuestras necesidades. 

Además de los ejemplos de estos 2 días, hay que tener en cuenta que, como ya he dicho anteriormente, hay que mantener una hidratación continua durante todo el día, bebiendo vasitos de agua de forma repartida. Recuerda, si se te suele olvidar beber agua, tener una botella siempre a mano, es la mejor opción. 


¡Hasta la próxima, lectores!


Jéssica Ramos Ribeiro, Dietista-Nutricionista