jueves, 25 de febrero de 2016

Tiramisú para chuparse los dedos

Hoy estamos contentos :) ¿Sabéis por qué? Muy sencillo. Porque os traemos una ricura increblemente ligera, fácil de hacer y tan buena que rebañaréis hasta la última gota...
¿A quién no le gusta un rico y tradicional tiramisú? No conozco a nadie que no le guste, la verdad. Por eso hemos estado indagando en la forma de hacerlo muy ligero pero igual de bueno. ¡Y hemos encontrado una manera! Y además, no lleva huevo, así que es apto para lo que sufren alergia al huevo. 
Os la contamos un poquito más abajo...



Este postre solo aporta 150 calorías, es ideal para tomarlo como postre en alguna comida o cena especial o MEJOR: como merienda si lo acompañamos con una pieza de fruta :)  



INGREDIENTES PARA DOS PERSONAS

- 2 yogures desnatados edulcorados (nosotros usamos los Activia 0.0 edulcorados)

- 2 cuadraditos de chocolate con leche
- 6 cucharadas de café solo
- 1 vaso de leche desnatada
- 2 bizcochos duros
-1 cucharada de postre de chocolate en polvo (nosotros usamos Paladín)

ELABORACIÓN
Yo los preparé en los típicos vasitos de yogur de cristal, pero podrían valer copas de cristal o incluso vasos bajos de vino.

1. En un plato echa la leche y añade 3 cucharadas de café.
2. Derrite el chocolate (en el microondas un pocos segundos).
3. Echa los yogures en un vaso de batidora, añade las 3 cucharadas de café y el chocolate derretido. Mezcla bien con la batidora. Quedará una crema homogénea y muy suave. 
4. Tienes un bizcocho para cada vasito. Toma el primero y pártelo en 4 pedazos. Mójalos (uno por uno) en la leche con café que pusiste en el plato y coloca dos pedacitos en el fondo del primer vaso. Ahora añade un poquito de crema de café y chocolate. Humedece los dos trocitos de bizcocho en la leche y colócalos sobre la primera capa de crema. 
5. Repite el proceso con el otro bizcocho y la crema restante.

* Para terminar: con un colador esparce por la superficie de los tiramisús un poquito de chocolate el polvo, tapa cada vasito con papel transparente y deja enfriar en el frigorífico al menos 2 horas. 

¡No vas a creerte lo riquíííííííísimos que están! 



martes, 23 de febrero de 2016

¿Se engorda más con la menopausia?

¿Qué es la menopausia o climaterio?

El climaterio es el periodo de transición en la vida de una mujer que va desde la etapa reproductiva, hasta la no reproductiva. La función ovárica va disminuyendo progresivamente a la par que lo hace la producción de hormonas sexuales, lo cual pone de manifiesto una serie de síntomas. Estos síntomas son muy variables de unas mujeres a otras y afectan de una manera u otra a su bienestar físico y psíquico. 



Por lo tanto, se denomina menopausia al cese permanente de la menstruación. Se considera que se ha producido la menopausia, cuando una mujer lleva 12 meses consecutivos sin menstruación, sin que haya una causa patológica. Actualmente, la edad media se establece alrededor de los 48 años, con un intervalo normal de 4 años antes o después (es decir de los 44 a los 52 años aproximadamente). 


¿Cómo cambia el cuerpo? 

Siempre hemos escuchado que con la menopausia se engorda, aunque también es cierto que en algunas ocasiones, eso no es así, ya que suele darse una redistribución de la grasa, sin cambios de peso. 

Uno de los datos más importantes es que, al aumentar la grasa corporal o al haber una redistribución de la grasa donde ésta se concentra en su mayor porcentaje en cintura o caderas, es que hay un mayor riesgo cardiovascular, riesgo para sufrir diabetes tipo II, hipertensión arterial (HTA) e infarto de miocardio. 

Por otra parte, los factores que desencadenan el aumento de peso en la mujer son:
• el desorden endocrino
• aumento del tamaño y número de adipocitos
• una disminución del metabolismo basal (en parte debido a la disminución de músculo en estas edades). Es decir, gastamos menos energía, por lo que debemos adaptar nuestra dieta a estos cambios y consumir las calorías que realmente necesitamos. 


¿Cómo podemos adaptar la alimentación en esta etapa? 

En primer lugar, tenemos que mantener los hábitos saludables que toda persona sana debería llevar, es decir, dieta mediterránea y actividad física. 
Deberemos tomar la cantidad de proteína, hidratos de carbono y grasa adecuada pero, además, deberemos hacer mayor hincapié en lo siguiente: 
  • No olvidar la ingesta de agua ( alrededor de unos 2 litros/ día). 
  • Tomar alimentos ricos en Omega-3 (nueces, pescados azules, espinacas). 
  • Mantener un buen aporte de vitamina B, tanto proveniente de carne/ pescado como en forma de cereales integrales y legumbres. 
  • El consumo de frutas será de 3 piezas/día. 
  • La ingesta de grasa será proveniente de aceite de oliva y frutos secos, así como el aguacate, moderando la bollería, embutidos y fritos.
  • La ingesta de calcio adecuada sería unos 1.500 mg al día:
* Podría ser la equivalencia de 2 vasos de leche (500 mg Ca), 1 yogur (175 mg Ca), 200 g de acelgas (225 mg Ca), 1 sardina en aceite. 
* Lo ideal respecto a la leche, sería tomarla desnatada y enriquecida en calcio y vitamina D. (No hay problemas para encontrarlas en el mercado, pero fíjate bien siempre en el etiquetado del producto).


Pero, después de todas estas recomendaciones, llega la gran pregunta: ¿podemos tomar soja así como sus derivados? ¿Es cierto que las isoflavonas reducen los síntomas de la menopausia? 
Vale, sí. Podemos tomar soja. Pero no podemos tomar soja en exceso. 

Entonces ¿cómo es eso de que sí podemos tomarla pero con cuidado? Pues es debido a que la soja contiene en su composición los tan conocidos (o no) flavonoides, isoflavonas, bioflavonoides… seguro que habéis escuchado todos estos nombres alguna vez y los asociáis a este alimento. 

Los flavonoides son unos compuestos que se encuentran en semillas, verduras, frutas… los cuales han sido estudiados y no podemos afirmar que todos sean beneficios, pero sí que hay evidencias de efectos antiinflamatorios, antivirales o antialérgicos, cardioprotectores, mencionando también su papel protector en la osteoporosis y en algunos tipos de cáncer.


Y ya por último ¡a hacer actividad física!

Como ya hemos dicho anteriormente, la realización de actividad física en las diferentes etapas de la vida es aconsejable al 100% siempre y cuando nos lo permitan nuestras circunstancias físicas y personales. Es por ello que, junto con todos estos consejos, lo ideal sería realizar al menos 2 días a la semana un ejercicio aeróbico moderado junto con actividades de fortalecimiento muscular así como flexibilidad.


Es decir, podríamos combinar el baile con gimnasia de mantenimiento, o hacer bicicleta y Pilates, caminar a buen ritmo y un poco de Yoga, pesas, abdominales… eso ya depende de ti. Elige el que más se adapte a ti y a tus gustos y ¡aprovecha para pasar un buen rato disfrutando de la actividad y saliendo de la rutina diaria! 


Por nuestra parte, nada más por hoy. Esperamos que podáis poner en práctica estos pequeños consejos. 


¡Hasta la próxima!


jueves, 18 de febrero de 2016

Sándwich especial de aguacate, queso y humus

¡Muy buenos días, amigos! 
Hoy os traemos algo diferente... Pero ¡riquísimo y super fácil! Solo tenéis que conseguir unos ingredientes ricos-ricos y combinarlos tal como os vamos a explicar.

Seguro que más de uno y más de una se ve en esta situación alguna noche: termino tarde de currar, no tengo hecha la cena, me apetece una "guarrería"... quizá pida una pizza o me coma una hamburguesa o descongele en el horno algo precocinado...
Bien, pues para noches de esas os traemos hoy esta receta :) Lo mejor de todo es que es mucho más saludable que cualquiera de las opciones guarretas que os decíamos arriba. Así que vamos allá...

Sándwich especial con aguacate y humus

Esta receta es adecuada para cenar :)  




INGREDIENTES

- 1 pan con semillas (yo lo compré en Hipercor, pero lo hay en todos los supermercados y panaderías)
- 40 g de aguacate fileteado
- 30 g de philadelphia light
- 30 g de humus (yo lo compré en Aldi)
- 30 g de zanahoria
- 30 g de pepino
- 30 g de coliflor (o cualquier otra verdurita, pero la coliflor así queda de vicio! Sabe super suave...)


ELABORACIÓN

1. Pon en la tostadora las dos mitades del pan.

2. En lo que se tuesta parte en pedacitos muy pequeños la zanahoria, el pepino sin piel y la coliflor. Disponlos en un cuenco y añade el queso indicado. Mezcla bien y reserva.

3. Cuando el pan esté listo, toma la primera parte (la rebanada de abajo) y úntala con el humus. Después ponle el aguacate y por último la mezcla de queso y verduras. Cierra el sándwich y tómalo calentito...

Repetirás seguro ;)



martes, 16 de febrero de 2016

¿Dónde encontramos el calcio?

¡Buenos días! 


Hoy vamos a hablaros sobre qué alimentos son ricos en calcio, cuáles son ricos en vitamina D y qué hacer si no podemos tomar lácteos, para poder cubrir las necesidades de nuestro organismo a partir de otros alimentos. 

Seguro que os estáis preguntando que qué tendrá que ver la vitamina D (colecalciferol) en todo esto, si íbamos a hablar sobre el calcio. Pues bien, tanto el calcio como la vitamina D van de la mano. La vitamina D ayuda a la correcta absorción del calcio, digamos que son el equipo perfecto, es por ello que las leches desnatadas siempre van enriquecidas, al menos, con vitamina D. 

Como dato interesante os diremos que las recomendaciones son de 5 microgramos diarios de colecalciferol. (200 UI de Vitamina D) salvo en edades más avanzadas… ¡puede llegar a triplicarlo! 

¿Qué podemos hacer para tener nuestro organismo con unos buenos niveles de vitamina D? Algo muy interesante es que, con la exposición solar diaria de unos 15 minutitos, nuestro cuerpo resintetiza esa vitamina D, pero como existen ciertas dificultades a veces, como algunas medicaciones que no permiten tener una exposición solar mantenida en el tiempo, o vivir en zonas donde apenas hay luz, también tenemos que ingerirlos mediante nuestra dieta habitual. 

Así que os ponemos unos ejemplos para que podáis ver qué alimentos son los más ricos en esta vitamina, serían entre otros:
• los níscalos
• algunos tipos de queso
• pescado azul
• pescado en conserva
• el calamar
• mantequillas y margarinas… 

Alimentos ricos en vitamina D

Esto no quiere decir que ahora tengamos que abusar de ciertos alimentos, si no que lo tengamos en cuenta y, a la hora de consumirlos, sepamos qué estamos comiendo y cuál es su función. 

Por supuesto, no hay que olvidar que todos los alimentos tienen muchos más nutrientes a parte de la vitamina D, ¡que no se te olvide! Aún así, si los niveles fueran muy bajos y lo necesitáramos, se puede considerar la opción de suplementarla. 



Y ahora vamos a por el calcio, ¿cuánto necesitamos? Pues en este punto hay que diferenciar entre sexos, ya que si eres mujer necesitarás en torno a 1200-1300 mg a lo largo de toda tu vida, mientras que si eres hombre, oscilará entre los 1000-1300 mg, siendo en edades más avanzadas donde más se necesita. Ya sabiendo este tipo de cosas… ¿dónde lo encontramos?: 

Bien, como siempre decimos, los lácteos son los alimentos que más calcio nos aportan, un calcio con una biodisponibilidad muy buena y que podemos absorber perfectamente. 

Cuando hablamos de lácteos nos referimos a leche de vaca (entera, semi y desnatada), leche de cabra, leche de oveja, incluso la leche condensada, evaporada y en polvo. Por otro lado tendríamos toda clase de yogures, quesos (sobre todo el “Parmesano”, “Gruyer” y “Emmental”) incluso cuajadas y natillas, una vez más, teniendo en cuenta la existencia de los demás nutrientes. 



Todo esto suena muy bien y muy fácil de hacer cuando se toman lácteos pero el problema llega cuando no se pueden tomar lácteos por alergias o intolerancia, porque no nos gusta su sabor o porque directamente, prefieres buscar otras alternativas. Pues bien, aquí vamos a darte algunos alimentos ricos en calcio para que puedas ingerirlo en tu dieta habitual. 

Si te gusta la soja y sus derivados, podrías tener en ellas una opción, tanto utilizando las bebidas, tomando sus brotes o en forma de tofu. 

Por otro lado estaría la opción de tomar bebidas de avena, arroz o almendras. Pero realmente en estas bebidas no estás tomando el calcio que te puede aportar un lácteo, no estás sustituyéndolo ya que, solo se parecen en la forma que tenemos de tomarlo, pero para nada en su composición. 

Si por ejemplo comparamos el calcio que aporta un vaso de leche (entera, 184 mg, semi, 182 mg o desnatada, 194 mg) frente a un vaso de cada una de ellas, veremos que la leche de avena aporta 120 mg, la de arroz apenas nada de calcio o valores bajos que provienen del enriquecimiento, la de soja 120-160 mg y la de almendras, otra vez nos encontramos con los mismos valores, o no hay nada de calcio o muy poco, esta última además puede sorprender, ya que las almendras sí son fuente de calcio. 


Por ello, os queremos dar más recursos, mirad a continuación los alimentos que contienen calcio a parte de los lácteos

Tendríamos la trucha, la sardina, los berberechos, las almejas, anchoas, la yema del huevo, así como el té... aunque con el té tendríamos que tomar una cantidad tan alta para llegar a las recomendaciones diarias, que no tendríamos tiempo en todo el día. 

Por otra parte, los frutos secos, sí, los frutos secos son uno de los que más calcio tienen así como los berros y la col, pero claro, la biodisponibilidad no es tan buena como en alimentos de origen animal.

Alimentos vegetales ricos en calcio

Lo único que ocurre con estos alimentos es, que para tomar una buena ración de calcio, necesitamos ingerir bastante cantidad, mientras que con un lácteo, la cantidad ingerida es acorde a nuestras cantidades. 

Poniendo un ejemplo más práctico, si quisiéramos ingerir el calcio que nos aporta un vaso de leche, tendríamos que tomar ¡casi una col entera! ¿Ves la diferencia? Comer tanto, para nosotros, es exagerado. 

Con todo esto, simplemente queremos que tengáis recursos suficientes como para saber qué es lo que podéis o queréis comer para estar bien nutridos, así que, según lo que te apetezca, tienes donde elegir, eso sí ¡hazlo de la mejor manera posible! Y por último, recuerda que si complementas alimentos ricos en calcio con alimentos ricos en vitamina D, su absorción será mucho más favorable, ¡que no se olvide! 


¡Hasta pronto! 

Jéssica Ramos Ribeiro, Dietista-Nutricionista



jueves, 11 de febrero de 2016

Menú especial de San Valentín

¡Muy buenos, y románticos días, amigos! 
Ayer mismo estaba preparando una receta exquisita y sorprendente para hoy (era una hamburguesa con queso, humus y aguacate) pero... justo recibimos la propuesta de una chica que nos invitaba a preparar un menú especial teniendo en cuenta que este fin de semana se celebrará el día de San Valentín. 
Y, ¿sabéis qué? Nos pareció una idea estupenda así que la vamos a llevar a cabo.

Menú de San Valentín

Podemos celebrar este día como más le apetezca a uno: en pareja, en familia, con amigos, solo en casa viendo una buena película... El caso es intentar tener un buen día y ¡hay mil formas para ello! 
Nosotros ponemos nuestro granito de arena con una propuesta de comida/cena espectacular y encima sana y ligera. Y con postre, ¡claro que sí! 

Vamos allá. El menú propuesto es...

♥ Espirales con requesón, nueces y albahaca
♥ Tarta de manzana buenísima

Empezamos por el dulce: 


♥ TARTA DE MANZANA ♥

Postre de San Valentín

Hemos elegido esta receta porque es facilísima de hacer y encima se puede preparar un buen rato antes, así no tendrás que estar pendiente del horno mientras disfrutas de la comida/cena.

INGREDIENTES:
- 35 g de harina de trigo
- 50 mL de leche desnatada
- 1 huevo mediano
- 10 g de mantequilla
- 500 g de manzana reineta
- 25 g de azúcar
- 1 cucharadita de levadura en polvo

Partiendo la tarta en 6 porciones cada una de ellas tendrá: 105 calorías --> IDEAL para el postre de la comida o de la cena.
IDEAL también junto con un café con leche desnatada y sacarina como MERIENDA.


ELABORACIÓN:
  1. En un cuenco de cristal mezcla el huevo con el azúcar, la leche y la mantequilla.
  2. Añade los 35 g de harina junto a la levadura y mezcla bien. 
  3. Echa la manzana troceada en láminas sin piel y vierte esa mezcla dentro de un recipiente antiadherente resistente al horno. Déjalo unos 20-25 minutos a 200ºC y desamolda cuando esté fría.
Y seguimos con el plato principal...



♥ ESPIRALES CON REQUESÓN, NUECES Y ALBAHACA ♥

Menú de San Valentín

Esta receta es para chuparse los dedos... Combina a la perfección los sabores fuertes de la guindilla y las nueces. Y tranquilos: el ajo que lleva tiene truco para que no huela el aliento, jejeje!!  


INGREDIENTES PARA DOS PERSONAS:
- Berenjena: 300 g
- Tomate fresco: 300 g
- 1 guindilla fresca (o una pizca de cayena)
- 2 dientes de ajo (sin la parte verdosa interior, así conseguirás que no repitan)
- 30 g de albahaca fresca
- 100 g de requesón o ricotta
- 6 nueces peladas
- 30 g de parmesano
- 1 cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra
- PARA COMER: 100 g de pasta
- PARA CENAR: 60 g de pasta

Poniendo la cantidad de pasta indicada "para comer" tendréis dos platos ideales para la comida. Y haciendo lo propio con la cantidad "para cenar", obtendréis dos cenas geniales :) 


ELABORACIÓN:

1. Pon agua salada a cocer en una gran cazuela. Cuando esté hirviendo añade la guindilla entera (o cayena) y la berenjena cortada en rodajas de 1 centímetro (puedes dejar la piel). Cuando pasen 5 minutos hirviendo añade ahí mismo la pasta y deja cocer unos 7 minutos. Pasado ese tiempo escurre y reserva. (¡Retira la guindilla!)

2. Entre medias, en una sartén antiadherente, pon el aceite a calentar. Echa los ajos fileteados y deja que se doren un poquito. Añade después el tomate partido en dados medianos, la albahaca (reserva un poquito para echarla por encima antes de servir) y una pizca de sal. Apaga el fuego y deja que se haga todo con el calor residual.

3. En la cazuela vacía de agua, echa los macarrones y la berenjena (puedes trocearla con un cuchillo para que queden trocitos más pequeños), añade la salsa de tomate y albahaca, echa el queso ricotta o requesón, y mezcla muy bien. 

4. Cuando hayas repartido las raciones añade un poquito de parmesano por encima de cada una de ellas y unas hojitas de albahaca. ¡¡Y prepara el babero!! 




*** 
Si para beber deseas vino opta por una copita de un blanco muy fresco y bébela poco a poco. 
Cada copa de vino aporta casi tantas calorías como una porción de postre, 
así que ¡vigila el consumo de alcohol! 
***

martes, 9 de febrero de 2016

Isabel: desechó los productos milagro y apostó por comer mejor :)

¡Hola, amigos!
Todas las semanas tenemos pacientes tanto en la clínica como a través del ordenador con aleaDIETS que terminan su periodo de dieta con nosotros. No todos los casos son iguales: hay personas que necesitaban perder más de treinta kilos y otras cinco nada más. Pero todos tienen en común que se despiden de nosotros con una sonrisa y con la tranquilidad de saber que han hecho las cosas muy bien y, lo más importante: que han aprendido a comer mejor, han aprendido a detectar malos hábitos y los han cambiado por otros adecuados y únicos en cada uno. 
Hoy tenemos el gusto de acercarnos a la vida de una de estas personas, se llama Isabel, hizo dieta con nosotros a través de la web y ha tenido la amabilidad de compartir su experiencia con nosotros. 

1. Cuéntanos quién eres y a qué te dedicas: 
Soy Isabel, tengo 35 años, tengo un niño de 9 y trabajo como empleada de hogar y estudio la carrera de administración y dirección de empresas.


2. Antes de esta dieta, ¿habías probado alguna otra? ¿Qué tal te fue (fueron)? ¿Recuperaste el peso al terminar esa dieta (dietas)? 
No había estado a dieta con un especialista anteriormente, pero sí que había probado muchas cosas para perder peso, como pastillas adelgazantes, infusiones y cualquier “cosa milagrosa” que veía que a los demás les funcionaba pero a mi no. Había buscado de todo pero de forma muy equivocada. Conseguía bajar un par de kilos pero en cuanto dejaba de tomarlas volvía a recuperar esos kilos. Era una tortura continúa tenía la sensación de ser una esclava de esos productos engañosos.


3. Con esta dieta, ¿cuánto peso perdiste? ¿Hace cuanto que terminaste? ¿Lo has mantenido?
He perdido un total de 6 kilos en 2 meses, nunca creí que lo conseguiría. Terminé hace una semana y he bajado 200 g más.


4. ¿Qué es lo que más te ha gustado de esta dieta?
Sobre todo la alimentación. Cuando empecé me parecía imposible que solo cambiando mi alimentación consiguiera bajar y es que además he aprendido a comer sano y rico.


5. ¿Y lo que menos?
Dejar de picotear, jijiji y por supuesto mi vicio por el chocolate.


6. Explícanos las diferencias principales entre tu antigua alimentación y la actual.
Antes no es que comiera mal, consumía verduras no era de comer muchos fritos ni salsas pero en raciones muy distintas a las de ahora, incluso me saltaba alguna comida para intentar compensar y así bajar de peso. Qué estupidez!!!! Ahora como 5 veces al día, me encantan los menús que preparáis, hasta mi marido se ha apuntado a comerlos porque tienen buena pinta, jijiji y por supuesto bebo agua, era capaz de pasar todo el día sin probarla.



7. ¿Practicas deporte? ¿Con cuánta frecuencia?
El deporte que practico es mi trabajo, que no es poco pero como ya os conté trabajo, estudio y tengo un hijo no me dan las horas del día.


8. ¿Merece la pena el esfuerzo físico y la dieta?
Por supuesto que merece la pena y te das cuenta cuando empiezas a ver los resultados. No hay nada más gratificante que sentirse a gusto contigo mismo.


9. ¿Crees que mantendrás este estilo de vida de aquí en adelante?
Desde luego que lo mantendré ya no supone un esfuerzo como al principio. Las primeras semanas fueron duras pero si eres constante tu cuerpo se va adaptando y dejas de sentir esa necesidad de comer continuamente.


¿Algo más...?
En primer lugar agradecer vuestro trabajo, para mí ha sido una suerte haberos encontrado. Yo no tenía un problema serio con mi peso pero era lo suficientemente incómodo para condicionar mis días a veces no me apetecía ni salir por no tener que sentirme incomoda con la ropa o simplemente no sentirme cómoda con lo que veía en mí.


Yo animaría a la gente que como yo, necesita sentirse bien con lo que ve en el espejo a los que no se conforman con cambiar a una talla más y por supuesto para los que supone un problema de salud. Solo cambiando tus hábitos alimenticios y además de una forma riquísima sin dietas disociadas sin productos milagrosos sin efecto rebote, en definitiva, un trabajo impecable. Mil gracias por hacerme feliz!!!



•••• 
De parte de todo el equipo de ALEA...
¡¡Gracias, Isabel Por ser tan amable y generosa!! 
Ha sido un gustazo tratar contigo, te deseamos toda la suerte del mundo en tus proyectos, ¡seguimos en contacto! 
••••

jueves, 4 de febrero de 2016

Patatas gajo con dos salsas (deluxe y pimientos caramelizados) y pescado riquísimo

¡Muy buenos días, amigos!

Hoy tenemos una receta de esas de las que uno no se cansa ni aunque la tomase a diario :) Porque ¿hay alguien a quien no le gusten las patatas fritas con salsa deluxe?
Pues por si hay a quien no le guste esa salsa, también os damos otra idea: salsa de tomate y pimientos caramelizados.
Podríamos haber acompañado las patatas con un filete de carne pero se nos ocurrió hacerlo en plan "fish&chips" así que aquí lo tenéis.


Fish and chips con patatas deluxe


Este plato tiene 468 calorías.
Es ideal para COMER como plato único acompañado de una pieza de fruta. 


INGREDIENTES 
- Patatas (mejor pequeñas) sin pelar: 220 g
- Merluza en filete: 120 g
- Media cucharada de aceite oliva virgen extra para la merluza, medio diente de ajo, perejil, sal y pimienta negra. 

Aderezo de las patatas:
- 1 cucharada de postre de mostaza de Dijon
- 1 pizca de pimienta negra
- 1 pizca de sal
- 1 pizca de pimentón dulce 


ELABORACIÓN
Es una receta sencillísima pero que tarda un poquito más de lo habitual en nuestros platos. ¡Aún así merece la pena!
1. Precalienta el horno a 200 grados. Parte las patatitas en gajos (con piel muy limpia) y échalas a un cuenco. Añade el aderezo de las patatas y mezcla muy bien.
2. En una bandeja de horno, sitúa los gajos (uno a uno, sin que se sobrepongan unos a otros) y mételo en el horno. Déjalas hacer así 20 minutos. Pasado ese tiempo dales la vuelta y déjalas hacer de nuevo otros veinte minutos.

Podrás aprovechar ese tiempo para hacer cualquier tarea que tengas pendiente :) 
En los segundos veinte minutos haremos el pescado y las salsas.

* El pescado está hecho simplemente a la plancha con un poquito de ajo y especias suaves. Como las patatas y sus salsas nos van a aportar mucho sabor, suavizaremos la receta con un pescado sencillo.


Salsa deluxe:
- 2 cucharadas de queso philadelphia light o similar
- 1 cucharada de mayonesa light
- Media cucharada de mostaza de Dijon
- 20 g de cebolla picadita muy fina
- Medio limón (solo usaremos unas gotas)
- 2 cucharadas de agua
** Tan sencillo como mezclar todos esos ingredientes y ¡disfrutar!

Salsa deluxe casera


Salsa de tomate y pimientos caramelizados:
- 1/2 cucharada de aceite oliva virgen extra
- 1 cucharada de postre de azúcar
- 20 g de cebolla
- 20 g de pimiento rojo
- 2 cucharadas soperas de tomate frito
- 2 cucharadas de agua
** Has de partir la cebolla y el pimiento en trocitos muy finos y pocharlos en una sartén antiadherente. Cuando estén dorados añade el azúcar y da unas vueltas. Añade ahora el tomate y el agua y apaga el fuego. Sirve en un cuenco y listo para gozar... 

Salsa deluxe y de pimientos caramelizados




martes, 2 de febrero de 2016

Alimentación durante el cáncer

¡Buenos días! Me llamo Jéssica Ramos Ribeiro y ya formo parte de ALEA. Es por ello, por lo que me gustaría presentarme de manera oficial, y así, nos vayamos conociendo :)


Como imaginaréis, soy “Dietista-Nutricionista” y me gradué en la Universidad de Valladolid, pero como siempre me ha apasionado el deporte, realicé unos años antes los estudios de “Técnico en Animación de Actividades físico-deportivas”, más conocido como TAFAD y tuve la suerte de poder estudiarlo en Salamanca, la ciudad que me vio crecer y donde resido actualmente. 

Y ya que he comenzado a escribir, le he dedicado un poco de tiempo a una enfermedad que, posiblemente, sea de las más importantes, el cáncer. Espero que sea de vuestro interés y que sintáis que habéis aprendido un poquito más una vez hayáis terminado de leer este artículo.



ALIMENTACIÓN EN EL CÁNCER:

El cáncer es una de las enfermedades con mayor importancia dentro del área sanitaria, no sólo por su frecuencia si no por su morbi- mortalidad. Existen varios tipos de cáncer, varios tipos de tratamientos y, por ello, os queremos explicar un poquito cómo afecta la quimioterapia y cómo podemos sobrellevarla.



Suelen aparecer efectos secundarios en la alimentación aunque no todas las personas los presentan. No obstante, queremos informaros sobre los posibles cambios en el apetito, en el gusto, así como problemas en la analítica.



Cómo afecta la quimioterapia:

La quimioterapia es uno de los tratamientos utilizados frente al cáncer, el cual hace que haya ciertos efectos secundarios como el cambio en el apetito. Algunas de las causas por las que nos cambia el apetito pueden ser la sequedad bucal, la aparición de llagas en la boca, las náuseas o vómitos, incluso problemas dentales o en las encías…

Al tener menos ganas de comer, lo que ocurre es que se consumen menos calorías de las que el organismo necesita para cubrir las necesidades fisiológicas que necesitamos y entonces, ¿cuál es la consecuencia? Pérdida de peso. Esto es debido a que la nutrición que necesita el organismo está siendo insuficiente, ya que se están viendo modificados la energía, las proteínas, grasas e hidratos de carbono y además, el paciente, en este caso, necesita un aporte de calorías mayor de lo habitual con lo que esa restricción calórica se hace más importante.

Si se prolonga en el tiempo esa restricción de alimentos, poco a poco, comienza una malnutrición en el paciente oncológico, esta malnutrición asociada al paciente con cáncer, en su forma más severa, se denomina “síndrome de anorexia- caquexia”, donde la pérdida de masa muscular es mayor que la de grasa corporal. Pero si sabemos cómo hacerlo bien, podemos sobrellevar esta situación de la mejor manera posible para mantener nuestra alimentación y así, ¡nutrir el organismo de forma favorable! 

Por ello, siempre tendremos en cuenta que es mejor coger un par de kilos mientras estamos en tratamiento, que perderlos, ya que tenemos que cubrir las necesidades del organismo en esta etapa de la enfermedad.



Algunos consejos para hacer que esta pérdida de apetito no nos pase factura pueden ser enriquecer los platos, para que, ése día que apenas tenemos hambre, el plato sea contundente y nos aporte buena parte de lo que necesitamos. 
Algunos ejemplos sería echar un poquito más de aceite en las comidas, echarle huevo, queso, nata o leche a la sopa, al puré o a las cremas que se estén tomando habitualmente. Evitar los productos light o bajos en calorías, evitar alimentos que llenan pero aportan pocas calorías como las ensaladas, y si se toman, enriquecerlas con queso rallado, huevo, mayonesa, atún…, por último, si fuera necesario se puede recurrir a los suplementos dietéticos de nutrición enteral (para beber), de sabores ¡que están muy ricos! Y también comentaros que, si a las galletas tipo María le ponemos queso y membrillo, tendríamos un alimento que no llena mucho pero que tiene gran aporte energético.


Por otro lado, en caso de que se tenga apetito, pero el paciente se llene en seguida, lo mejor es hacer 6 comidas al día (frecuentes y de menor tamaño) y siempre que se tenga hambre, independientemente de las tomas habituales o convencionales a las que estamos acostumbrados socialmente.

Y ya, para terminar de hacerlo fenomenal, es preferible comer unas horas antes del tratamiento con quimioterapia, que después.



Como antes hemos indicado, también puede darse otro efecto secundario: cambios en el gusto. Parece que los alimentos saben menos, que los olores se perciben de una forma más sensible y por ello, el paciente oncológico modifica su ingesta. Muchos platos dejan de saber de la forma que sabían habitualmente, muchos olores parece que son más fuertes de lo normal, e incluso, a veces, pueden darse náuseas.

Es por esto por lo que aconsejamos utilizar todas las técnicas culinarias que queramos y condimentar la comida (moderando la sal y los condimentos muy grasos). Lo mejor que puede hacerse es utilizar, preferiblemente, condimentos suaves y aromáticos y dejaremos un poco más de lado los irritantes como ajo, guindilla etc., según tolerancia del propio paciente.

Por otro lado, pueden utilizarse edulcorantes como sacarosa, caramelo, miel…

También es importante tener en cuenta la temperatura en la que se encuentra el alimento, ya que lo mejor es mantenerlo templado ya que suelen darnos una menor saciedad, para que así, podamos comer un poquito más.



Y, por último, otro de los efectos secundarios debido a la quimioterapia: los posibles problemas en la analítica. Uno de los problemas más habituales es la insuficiencia inmunitaria, lo que conocemos habitualmente como bajada de defensas.

Es por eso que seguiremos tomando en nuestra dieta los alimentos como la carne, el pescado, los huevos (o tortillas), que aunque en esta etapa no nos apetezcan tanto, podremos enriquecerlos con salsas, queso, cremas etc.

Otro grupo importante a tener en cuenta es el de las frutas y verduras, que contribuirán a mantener las vitaminas y algunos minerales, para que así el paciente se encuentre mucho mejor. Enlazando con el primer punto, es aquí donde volvemos a hacer hincapié para estar bien nutridos y que, haciéndolo genial, es preferible que tengamos un poquito más de peso, que no todo lo contrario, ya que así se evitará esa posible malnutrición severa.


Por otro lado y como consejo un poco más fuera de lo habitual, podemos potenciar más las defensas con la toma de una planta llamada equinácea (“echinacea sp”) por lo que nos ayudará, ahora que el paciente está un poquito más bajo de defensas y puede resfriarse o tener gripe más fácilmente, a sobrellevar mejor esta etapa. Puede encontrarse tanto en herbolarios o tiendas especializadas en productos dietéticos, así como las secciones de dietética de los propios supermercados.


Esperamos que todos estos consejos os sirvan para que poco a poco, sepáis un poquito más y lo podáis poner en práctica siempre que lo necesitéis.

¡Hasta pronto!