viernes, 17 de enero de 2020

Alimentos (y hábitos) anticatarros

¡Muy buenos días, lectores!
Hoy os traemos un artículo breve pero muy curioso.



En esta época del año, con el frío recorriéndonos cada rincón del cuerpo, son muy habituales los catarros. E igual de habituales son los remedios para evitarlos o curarlos. No hay bloque de anuncios en la televisión en el que no nos muestren las bondades de tal y cual producto o alimento. Nos aseguran que fortalecerá nuestro sistema inmune y algunos hasta nos convencen de que si lo tomamos seremos casi invencibles.

Pero, ¿cuál es la realidad?
Pues es un poco más triste, la verdad. No existen estudios científicos que avalen esas ideas, productos o alimentos.
Lo cierto es que el invierno trae consigo más infecciones, y que tan solo las vacunas (o el pasar la infección adecuadamente) consiguen "reforzar" nuestro sistema inmune. 

Entonces, ¿es mejor no comprar esos productos o alimentos?
Pues depende, como todo en la vida :) Depende de cada persona concreta.
No se me ocurriría decirle a un abuelito que deje de tomar su vaso de leche caliente con miel de la tarde si lleva treinta años haciéndolo y disfruta de una buena salud.
Pero tampoco recomendaría a un estudiante que se alimenta correctamente un complejo vitamínico para prevenir catarros. 

Vale, está claro. Pero, ¿podemos hacer algo para evitar los catarros (o para llevarlos mejor)?
¡Claro! Hay una serie de rutinas que nos ayudarán a mantener en buena forma a nuestro sistema inmune. De esa forma se enfrentará mucho mejor y más eficazmente a los virus y bacterias que si estuviese debilitado.
Veamos esas rutinas:
- Hidratarnos correctamente: Si sientes una gran sed en algún momento, es que deberías haber bebido antes. Sé que en invierno cuesta más terminarse el vaso o la botella de agua, pero debería ser un hábito diario, un objetivo a cumplir cada día. 
- Disfrutar de una gran variedad de frutas y verduras: Sí, porque ellas son fuente de salud indiscutible, y a muy diferentes niveles. Entre otros, nos aportan fibra (que cuida de nuestro intestino)y  nos aportan vitaminas (fundamentales para el funcionamiento del sistema inmune (y del resto del organismo, la verdad).
- Elegir alimentos integrales en lugar de los refinados.
- Evitar o llevar al mínimo semanal el consumo de carnes rojas y sus derivados.
- Incluir varios platos solo vegetales a lo largo de la semana.
- Mantener un buen nivel de actividad física (si caminas todos los días 30 minutos a buen ritmo, ya tendrás mucho hecho).
- Lavarse las manos a menudo (con jabón, frotándose bien y aclarándose al final).
- Si tienes tos o estornudas, no lo hagas sobre tu mano, mejor sobre el brazo. La idea es no propagar con las manos los virus o bacterias a tu familia, compañeros o amigos.
* Si ya has caído, las infusiones con equinácea, menta, eucalipto, etc. pueden ayudarte con la congestión y hasta con el dolor de garganta, y son una forma estupenda de hidratarnos.







Si te sientes un poco perdid@ a la hora de retomar los buenos hábitos o estás pensando en hacer dieta por primera vez, podemos ayudarte :) 
Nuestra clínica está en Salamanca y también atendemos a distancia si nuestra ciudad te queda lejos.

Pincha en la imagen para más información.



sábado, 11 de enero de 2020

Ideas para mejorar tu (vida) alimentación

¡Muy buenos días, queridos lectores!

Os hemos echado de menos en estas semanas de descanso. Ya sabéis que nos ha coincidido con ser un miembro más en la familia así que os podéis imaginar el lío y las fiestas que hemos pasado :)

Comentábamos estos días que ahora más que nunca os entendemos perfectamente con eso de que a veces es muy difícil cuidarse: cada día nos hemos visto inmersos en mesas repletas de comidas y bebidas, nos traían a casa cajas de bombones para celebrar la llegada del bebé, pero no solo bombones: también roscones, pastas de té, pastelitos, bollos caseros...etc. En fin, una locura total...



El efecto que esos excesos han tenido en nuestras cabezas es justo el de ponernos más fácilmente en el lugar de las personas que desean seguir una dieta cuyo objetivo sea adelgazar (o cualquier otro: desde mejorar la analítica a aprender a comer saludable).
Y por eso hoy os traemos algunos consejos que nosotros mismos hemos puesto en marcha estos primeros días del año. Algunos pueden parecer demasiado simples, pero aplicados todos o la mayoría de ellos, harán que la vuelta a la rutina sea mucho más sencilla.
¡Vamos a por ellos!

1. Regala todo lo que te haya sobrado:
Sí, aunque al principio te dé pena o te sientas mal porque esa caja de bombones te la hayan regalado por Reyes, piensa que será mejor compartirla con tus seres queridos, amigos o compañeros de trabajo que terminártela tú sol@.
Otra opción es guardarla en el fondo de la despensa para alguna ocasión especial :) La idea es siempre la de compartirla (recuerda: "¡Divide y vencerás!").

2. Repasa tu despensa:
Ojea con calma lo que tienes y lo que necesitarás para retomar los buenos hábitos. Quizá necesites ir la frutería a por verduras y frutas (¡es algo que suele desequilibrarse muchísimo en estas fechas!). Prepara una lista de la compra saludable (nada de "guarrerías") y acércate a comprar cuando tengas un rato libre. 

3. Comienza el día con un buen desayuno y con una buena reflexión:
Un desayuno sano y que te sacie. Levántate 10 minutos antes de lo normal para disfrutar de un momento para ti.
Piensa en el día que tienes por delante y organízalo como más te guste. Quizá tengas mil cosas que hacer o solamente dos, pero planéalas con mimo, anótalas en una bonita libreta o en un tu móvil: intenta hacer las cosas con calma y disfrutando de cada hora que este nuevo día te ofrece :)

Para desayunar te proponemos...
- Una pieza de fruta (por ejemplo 2 mandarinas o 2 kiwis o 2 rodajas de piña).
- Un café con leche desnatada o bebida vegetal.
- Varios panecitos tostados (mejor integrales); les puedes poner un poquito de tomate con sal, o un poco de queso tipo Philadelphia light (mejor huye de los extras dulces, piensa que en las fechas pasadas has tomado de sobra...).
- Un buen vaso de agua (que te ayudará a ir mejor al baño y a no retener líquido).

4. Busca un momento para (mimarte) cocinar:
Tal vez dispongas de tiempo a lo largo del día y puedas preparar tus comidas y cenas en el acto. Pero si estás en el extremo opuesto (eres una de esas personas que van corriendo todo el día y casi no tienen tiempo ni para mirarse al espejo), busca un momento del día (o de la semana) para preparar tus comidas y cenas. Como mínimo las de entre semana (de lunes a viernes sería lo ideal, puesto que los fines de semana solemos tener más tiempo libre, ¿verdad?).
Si dejas todo organizado con antelación, las horas de las comidas y de las cenas serán casi como estar en un restaurante: solo tendrás que calentar el plato y degustarlo.

5. De postre:
Si estos días pasados te has saltado mucho los buenos hábitos, podrías tratar de compensar un poco durante un par de semanas. ¿Cómo? Pues aprovechando para hacer un postre más ligero: podrías tomar una infusión en lugar de otro alimento, pues no aportan calorías.

6. Entre horas:
Fruta. ¡¡Que no falte!! Puedes tomar una o dos piezas de fruta o frutos secos naturales durante el transcurso de la mañana y lo mismo por la tarde. Te saciarán y te aportarán nutrientes indispensables para una buena salud. Acompáñala con uno o dos vasos de agua (o con infusiones si te gustan) y listo.



Si te sientes un poco perdid@ a la hora de retomar los buenos hábitos o estás pensando en hacer dieta por primera vez, podemos ayudarte :) 
Nuestra clínica está en Salamanca y también atendemos a distancia si nuestra ciudad te queda lejos.
Pincha en la imagen para más información.